Diez consejos para unos regalos de Navidad más ecológicos y sostenibles

Calendario de adviento hecho en casa

Acaba de comenzar el mes de diciembre pero las calles ya están repletas hace días de luces y mensajes navideños; el bombardeo publicitario invitando a consumir toda clase de productos para vestir, oler, untar, comer o jugar es absolutamente insoportable. Todo invita al consumo. Necesitamos Navidades más ecológicas.

Y no voy a mentir. Las caritas de mis niñas abriendo sus regalos la mañana de Navidad para mí vale oro, y mientras tuve el placer de tener a mi sobrina Victoria cerquita no me perdí un segundo de este momento aunque acabara de meterme en la cama después de una fiesta. Por eso, desde que soy madre, la Navidad me gusta tanto como cuando era pequeña.

La Navidad en casa de mi abuela
¿Quién reconoce a La Ecocosmopolita en esta foto?

En aquellos tiempos la Navidad tal explosión de regalos, sobre todo en comparación con resto del año, que yo estaba convencida de que el Niño Jesús (que era quien pasaba por casa) actuaba totalmente de espadas a mis padres, que no hubieran aprobado nunca tal derroche. Y era fantástico, imposible negarlo.

Pero los tiempos han cambiado y hoy sabemos que es imposible seguir consumiendo al ritmo que lo hemos hecho durante las últimas décadas. Por eso mi propuesta de hoy es que hagamos un esfuerzo para que las fiestas que pronto comienzan y ya se sienten en el aire, dejen una gran huella en nuestros corazones pero una huella ecológica mínima en el planeta. Así que aquí vienen algunos diez consejos para hacer un poco más ecológicas estas Navidades, sobre todo en lo que se refiere a los regalos de los niños. (Y si quieres ideas de regalos ecológicos para todos, no te pierdas este artículo).

10 consejos para bajar la huella de carbono de los regalos navideños de nuestros niños

  1. A la hora de comprar regalos, da prioridad a productos locales y de pequeños productores. Saca jugo a las ferias de artistas, googlea, investiga…. ¿tal vez tienes un amigo artesano? Yo tengo entre muchos otros a mi hermana la Costurilla Handmade, que tiene un amplísimo repertorio de camisetas y bolsos de algodón 100% salpicados de amor a la biodiversidad del azul de Canarias. Y si decides hacer otro tipo de regalo, que sabes que es perfecto para el destinatario, intenta saber algo sobre la política medioambiental y las condiciones laborales de la empresa que produce eso que vas a comprar. Porque también en Navidad debes consumir de acuerdo a tus principios

    La Costurilla Handmade de feria
    Costurilla Handmade de feria en Tenerife
  2. Si quieres sólo tener un pequeño detalle con alguien, hazlo tu mismo. Es una excelente oportunidad para crear algo en familia, ya sea culinario, artístico o, por qué no, una simple tarjeta hecha con muchísimo cariño y cargada de significado. Es una opción mucho mejor que comprar algo lindo y económico que no sirve para nada, tal vez producido en la China y traído desde allá en barco, que estará dando vueltas por su casa y acabará en la basura más temprano que tarde. Si te falta inspiración, pásate por esta entrevista en la que te presento el blog de Marta Barberà –2nd Funniest Thing– sobre reciclaje y DIY, encontrarás tutoriales e ideas de sobras.
    Máscara_de_robot_de_caja_de_cartón
    Regalos llenos de arte. Por Ramón París

     

  3. Controla la cantidad de juguetes que entrarán en casa en las fiestas. Hasta nosotros, que sólo tenemos a una pareja de tíos cerca, solemos llenarnos más de lo que quisiéramos entre las celebraciones de la familia, los amigos, las escuelas, el barrio, etc. Debemos aprender a gestionarlo y romper el paradigma. Los intercambios de regalo entres los amigos o familiares son una forma de lograrlo. También podemos regalar experiencias en lugar de cosas (el año pasado Papá Noel nos trajo entradas para toda la familia, primos incluidos, para un concierto de la Orquesta Reciclada de Cateura y fue inolvidable para todos. También puedes regalar a tu familia una cena especial en casa de particulares, entradas para una obra de teatro o un parque de atracciones, ¡o billetes de avión para un destino que os haga ilusión a todos (esto es un exitazo, lo tengo comprobado)!).
  4. Enseña a tus hijos a valorar y cuidar lo que ya tienen. Así sabrán apreciar y cuidar lo que vendrá.
  5. Invita a los niños a desprenderse de los juguetes que se les han quedado pequeños o que no utilizan. Seguramente alguien más puede aprovecharlos (incluso es posible que los Reyes puedan conseguirles un nuevo dueño o, si los ayudas a organizarlo, logren hacer un intercambio entre varias familias con niños y niñas de diferentes edades). ¿Recuerdas mi artículo Yo no lo tiro?
  6. Reorienta ese apetito de juguetes de moda que asalta a todos los niños, y que gracias a la publicidad que reciben por la tele y por el buzón de correo llega a ser de una voracidad feroz. Por ejemplo, ayúdalos a darse cuenta de que tienen juguetes muy similares que en casa (si ya tiene una Nancy, no hace falta aquella que patina, ¡que viva la imaginación!) y escoge con ellos algunos regalos que les aporten algo nuevo y respondan a vuestras normas básicas como familia.
  7. Prefiere los juguetes hechos con materiales naturales y evita en lo posible juguetes plásticos o con pilas. Los primeros volverán a la tierra. Los segundos, contaminarán cuando los nietos de nuestros hijos caminen sobre nuestros pasos.
  8. Los juguetes educan. Aportan modelos que refuerzan conceptos importantes así que cuidemos el mensaje implícito en los juguetes que escogemos para nuestros niños. ¿Realmente quieres, por ejemplo, un juguete bélico en casa? Te invito a leer dos reflexiones sobre los juguetes y los roles de género: Sexismo en los juguetes y en Sexismo en los catálogos de juguetes.
    jugando a mecánico. No a los juguetes sexistas
    En mi casa de dos niñas hay herramientas de juguete. Y las usan.

     

  9. Reduce o evita los envoltorios. En casa hemos acordado que pediremos a Papá Noel y Reyes que se ahorren el papel de regalo, aunque les propondremos que envuelvan los presentes con algún papel que tengan a la mano para reciclar, por aquello de mantener la sorpresa. Las niñas han estado de acuerdo en que es una lástima que se utilice un hermoso papel que sólo tiene utilidad por algunos segundos, porque ya comienzan a comprender que producimos demasiados residuos. La incógnita es, ¿si vienen en periódico, de qué país serán las noticias?
  10. Si compras algún papel para envolver regalos, prefiere rollos de papel grandes, como el papel kraft, que te durarán más tiempo, serán más económicos y generarán menos basura. Podéis decorarlo en familia y evitarás el plástico que envuelve a cada rollo de papel de regalo estándar (que normalmente también tiene en su interior otro trozo de papel de refuerzo). Además, como se trata de un papel continuo, tendrás menos mermas. Y sobre todo huye de los papeles con colores metalizados que son muy contaminantes. Y, ojo: que no uses el papel de regalo comercial, no quiere decir que no puedas hacer un regalo sostenible pero con una presentación de infarto.

Te invito a celebrar este año la Navidad y a disfrutarla, pero decorando la casa de la forma más sostenible que puedas, manteniendo una coherencia con tu estilo de vida, para que gastos, consumo y residuos no se disparen por causa de las fiestas. ¿Se te ocurren más formas de hacer más ecológicas las Navidades? ¡Compártelas conmigo!

 

(Visited 1.034 times, 2 visits today)

6 comentarios de “Diez consejos para unos regalos de Navidad más ecológicos y sostenibles

  1. Pingback: El ángel de la Navidad de Abril – DIY | La ecocosmopolita

  2. Ana dice:

    Hola! interesante! Aparece como “esta página no existe” el hipervínculo del consejo número 4, por si puedes reconducirnos a otro.
    Graciassss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *