8 consejos para salvar el planeta y tu bolsillo a la vez

comprar de segunda mano para ahorrar y generar menos residuos

 

Esta semana estoy de vacaciones, pero gracias a Edith Gómez, no faltaremos a nuestra cita de los martes. De hecho, lo aprovecharemos para hablar de algo muy importante: ómo ahorrar dinero y hacer nuestra vida un poco más sostenible al mismo tiempo.
Hace no muchas semanas tuvimos a Edith por aquí por primera vez, compartiendo algunos consejos de cómo hacer un poco más sostenible nuestro espacio de trabajo.

¡Que aproveche!

-Yve


Vivimos en un mundo que produce toneladas de basura a diario, algo que va ascendiendo conforme pasan los años. Y el principal motivo son los cambios de hábitos de compra y  la popularización de los productos de un solo uso. Pero, ¿sabías que podrías reducir una buena parte de residuos que generas? Lo mejor es que tan solo hace falta un cambio en tu rutina y en tu mente.

Esto, además, no solo ofrecerá ventajas para la salud del planeta, sino que puede representar un gran ahorro para tus bolsillos.

A continuación, te dejaré algunas pistas sobre esos pequeños hábitos que te pueden ayudar a reducir residuos y ahorrar dinero en tu día a día.

Con estas prácticas que te señalaré a continuación, dedicándole unos minutos al día, te darás cuenta de que puedes usar tu ingenio y creatividad para adaptar objetos a múltiples usos. Te sorprenderá la de cosas que puedes hacer con ellos:

  1. Dale una segunda mirada -y una segunda vida- a tu ropa

    La ropa, por mucho que te parezca vieja, inservible o crees que es hora de deshacerte de ella para comprar algo mejor, te recomendamos considerarlo.

    Siempre puedes hacer algo con esa ropa y prendas. Un ejemplo común es el de los guantes. Si se te ha desaparecido uno ¿por qué no hacer un lindo peluche del que te sobra?

    Si te gustaría hacer un regalo o conservar un lindo oso hecho con tus manos y tienes un guante que no te sirve de nada, pues empieza a dejar volar tu imaginación. O puedes hacer un oso de trapo con una camiseta que ya no te sirve, y hasta darle una alegría a un niño que hoy está viviendo el horror de la guerra.

    Otra opción es practicar el swap o intercambio de ropa con tus amigas.

  2. Ojo con tus electrodomésticos

    Cuando se daña aquella vieja lavadora o aquella tostadora, ¡no! no la tires. Sácale provecho para amortizar la siguiente que debes comprar.

    Algunas muy buenas soluciones para hacer lo anterior son:

    • Busca una empresa que acepte tu electrodomėstico antiguo como parte de pago del nuevo. Cada vez hay más empresas que ofrecen este tipo de alternativas y apuestan por una economía circular.
    • Intenta repararlo. Investiga si hay alguna empresa que presente ese servicio, busca tutoriales, acércate a algún colectivo que fomente la reparación. Encontrarás algunas sugerencias para este punto en el post sobre la obsolescencia programada de La Ecocosmopolita.
    • Vende el electrodoméstico como averiado: pues muchas personas no tienen los medios como para comprar uno nuevo o simplemente disponen de los conocimientos que tú no tienes para repararlo. Puede que tu basura se convierta en el tesoro de otro.
    • Vende algunas de sus piezas: en el caso de electrodomésticos de amplias proporciones, muy rara vez llegan a dañarse todos los complementos. Trata de sacar todo lo que contiene y comprueba cuanto puedes ganar por cada pieza (hay algunas que pueden llegar a ser muy cotizadas ya que no se encuentran en el mercado común).
  3. Aroma terapia en vez de aerosoles

    La hierba buena es una planta exquisita en olor y excelente para la digestión, dolores de cabeza, resfriados y gripe, irritación de la piel y más. Reemplaza con esta y otras plantas aromáticas tus aerosoles y ambientadores artificiales que, de hecho, son nocivos para la salud y el  medio ambiente.

    Sembrarla y cuidar la hierba buena es muy sencillo:

    • Hazlo a partir de esquejes de otras plantas y de preferencia en las primeras semanas de primavera (puedes hacer esto poniendo los esquejes en un vaso con agua).
    • Puedes hacerlo en una maceta o en la tierra. Para hacerlo práctico y poder eliminar aerosoles de tu vida, hazlo en macetas y las transportarás cuando gustes.
    • Drena o instala un pequeño sistema que evite que el agua se estanque.
    • Trata de evitar que el sol la hostigue todo el día. Colócala en un lugar en donde tenga lo suficiente y no más.
    • Riégala con frecuencia de modo que esté la mayor parte del tiempo húmeda pero sin que las raíces queden encharcadas, pues se pudriría.Quiéres más consejos para cultivar plantas aromáticas? Entonces no te pierdas este post de una experta, Marta de Plantea en Verde.
  4. Limita tus compras a la producción local

    Hacer esto te permitirá evitar muchas cosas que pueden significar más basura dentro de tu hogar, como embalajes que debes romper -y por lo tanto desechar- a la hora de llegar al consumible. Además, las producciones locales por lo general suponen un menor gasto tanto para ti como para el productor, debido a que hay menor inclusión de materiales prescindibles, ofreciendo a su vez menos contaminación. La Ecocosmopolita habla sobre este tema en profundidad en la entrevista a Autòctons.

  5. “De segunda mano” no es para nada malo:

    Páginas muy reconocidas que trabajan a nivel mundial, como EBay o Wallapop son un lugar de concentración para los vendedores por vocación, los más experimentados y en muchas ocasiones, el vendedor casual. En un post anterior de este mismo blog se nombran muchas otras ideas de lugares donde encontrar (y ofrecer) artículos de segunda mano. Así podrás encontrar artículos que en muchas ocasiones están en perfectas condiciones o llevar los mismos para propósitos de utilizarlos como repuestos o materia prima para algo más.
    Recuerda además que de una forma u otra consumimos el planeta con cada compra, así que compra responsablemente.

  6. Evita todos los productos de un solo uso

    Empieza a utilizar cosas que puedes transportar siempre contigo y reutilizar, y obvia productos como botellas de agua, latas de soda, aperitivos en pequeños empaques. Hay grandes razones para decir no a los productos desechables y muchas opciones en la tienda de la Ecocosmopolita, Usar y Reusar. Y en caso de necesitar hacerlo, opta por hacer compra de algunos que puedan servirte para aplicarles un toque que pueda, a posterior de una transformación, darle un toque de tu estilo a tu hogar u oficina.

  7. Añade “granel” a tus compras comunes.

    Representa un costo menor para el vendedor y un menor gasto para el comprador, y puedes optar por decidir hacer compras de productos que no están embalados o envasados y llevar tus propios envases para transportarlos. Además, pueden ser una buena manera de reaprovechar algunos envases que no puedas evitar a pesar del consejo anterior.

  8. Mira tu basura con otros ojos y deja volar tu creatividad.

    Hay  muchísimos de blogs con ideas de cómo transformar tu basura en auténticas obras de arte. Cosas tan sencillas como los tubos de cartón del papel de water pueden convertirse en un verdadero tesoro con un poco de cariño.
    La Ecocosmopolita tiene una buena recopilación de tutoriales con basura en este post escrito de la mano de 2nd Funniest Thing.

Hay una infinidad de formas de rescatar tus finanzas y el planeta al mismo tiempo, y muchas alternativas antes de comprar algo nuevo. El asunto está en investigar, aprender, practicar y sobre todo, innovar.

Coméntanos que aconsejarías a otros para este fin. ¡Entre todos podemos conseguirlo!

(Visited 311 times, 1 visits today)

Un comentario de “8 consejos para salvar el planeta y tu bolsillo a la vez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *