Los peligros del Ártico

https://www.morguefile.com/creative/mettem

o contra qué luchan los 30 de Greenpeace (liberados después de 3 meses en prisión)

El Ártico y la Antártida son, además de dos paraísos helados de enorme fragilidad, los grandes reguladores de temperatura del Ártico: mantienen su temperatura controlada porque, al reflejar la luz del sol, devuelven gran cantidad del calor recibido. Sin embargo, mientras la Antártida está protegida contra la explotación minera (y aún se lucha sin éxito por la creación de una reserva marina), el Ártico está totalmente a merced de los intereses económicos de los países que disputan su soberanía territorial. Por eso el 18 de septiembre de este año, 2013, treinta activistas de Greenpeace navegaron hasta el Ártico para protestar pacíficamente contra la explotación petrolera en la zona. La semana pasada les dediqué esta entrada a esos valientes que hoy están en prisión (aunque acaba de aprobarse la libertad condicional para doce de ellos, pese a que se mantienen los cargos) y hoy voy a intentar resumir las principales amenazas a las que se enfrenta la región ártica.

El Ártico se deshiela
por el calentamiento global
y por la intervención humana

En las últimas tres décadas se han derretido tres cuartas partes del hielo flotante o banquisa del planeta: una media de 500.000 kilómetros cada diez años, que equivalen a la extensión de España. Es el momento de proteger a la región.

Isla Spitsbergen

Las seis amenazas más directas:

  • El calentamiento global contribuye a que se reduzca la superficie de la tierra cubierta por el hielo. Por lo tanto, se reduce la acción reguladora de éste, el planeta se calienta más y el hielo se derrite cada vez más rápido. Es un círculo vicioso.
  • En el hielo del Ártico están retenidas grandes cantidades de gas metano que han comenzado a emerger a la superficie. Estas emisiones potencian el efecto invernadero y, ya lo hemos dicho, el deshielo producto del calentamiento acelera el calentamiento. Si continúa acelerándose, esta liberación de metano podría tomar formas más violentas.
  • Con el deshielo surgen nuevas posibilidades de explotación minera y petrolera en la región. Grandes empresas como Shell, BP, Repsol y Gazprom ya trabajan en esta expansión. La explotación petrolera acelera el cambio climático de la región por la actividad en sí misma (toda actividad no tradicional contribuye a la degradación de la zona y ésta es especialmente agresiva: por ejemplo, se derriten grandes bloques de hielo flotante con agua caliente) y porque se continúa invirtiendo en la producción de energías fósiles. En 20 o 30 años ya podrían haber acabado con el petróleo y también con el Ártico. Como la combustión de combustibles fósiles es la principal responsable del calentamiento global, tenemos otro círculo vicioso y una enorme ironía.
  • La explotación petrolera en el Ártico implica otro gran riesgo, además del deshielo: la elevada posibilidad de un derrame petrolero como el del Golfo de México, o de un desastre como el del Prestige en Galicia (que España acaba de dejar pasar impunemente). Resultaría catastrófico e imposible de controlar debido a las durísimas condiciones de la región.
  • Hay mucho interés económico en la consolidación de una nueva ruta de navegación, más directa, entre Europa y Oriente, que ya comienzan a utilizar buques petroleros. Es la llamada Ruta del Noroeste, que puede llegar reducir el tiempo de navegación a la mitad.
  • “Gracias” al deshielo, las flotas de pesca industrial (que durante el siglo pasado acabaron con el 90% del volumen de peces de los océanos) comienzan a trabajar en la zona con métodos tan agresivos con el medio ambiente como el arrastre. Consumir productos de pesca industrial es respaldar estas prácticas.

¿Qué puedes hacer tú?

¿Quieres ayudar a reducir esta locura? Firma esta petición de que el Ártico sea declarado santuario natural, comparte toda la información que te parezca relevante, cambia tus hábitos siguiendo los consejos de esta entrada y sigue apoyando con peticiones de liberación a los 30 jóvenes que han sido detenidos por defender al Ártico y, con él, a todos nosotros (cuantas más veces lo hagas, mejor, pues no es una recogida de firmas). En este enlace encontrarás un artículo en el que Greenpeace propone 30 acciones para respaldar a los 30 del Ártico.

Te dejo un enlace a un post sobre las consecuencias mundiales del deshielo del Ártico y de qué más podemos hacer.

Para terminar, por si quieres saber más, te dejo un vínculo aun completo informe publicado por Greenpeace (que ya he consultado yo para escribir esta entrada): El Ártico, la última frontera.


Actualización

He pensado que los artículos que escribí sobre el Ártico con motivo de la detención de los activistas de Greenpeace en Rusia durante el 2013 necesitaban una actualización: A comienzos de diciembre del 2013 los 30 activistas de Greenpeace ya habían sido excarcelados y el 26 de diciembre comenzaban a recibir sus visados para volver finalmente a sus respectivos países. Sin embargo, Rusia ha comenzado a explotar petróleo del Ártico y la zona está cada vez más amenazada.


Un comentario de “Los peligros del Ártico

  1. Pingback: ¿Y si el hielo desaparece del Ártico? | La ecocosmopolita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *