¡Estamos de vacaciones! Atenderemos tu pedido a partir del próximo lunes, día 20 de agosto. Descartar

Rompe el paradigma y cambia de hábitos

Camino en el otoño

A veces, pensar en cambios se nos hace sumamente cuesta arriba. Nos convencemos de que las cosas no pueden ser de otra forma. Pero resulta que vivimos, unos más, otros menos, con un nivel de consumo cuyo precio real es mucho mayor que el que pagamos. Nuestro ritmo de vida actual exige a la tierra el doble de lo que ella es capaz de reponer y, frente a esta realidad, es evidente que necesitamos modificar nuestra forma de vida, y ya.

Debemos asumir que es necesario cambiar de paradigma y, sobre todo, debemos asumir que nosotros sí somos capaces de hacerlo. No es hora de culpar al entorno de lo que no podemos hacer, sino de empoderarnos de nuestras vidas y del papel que jugamos en ellas. De romper los esquemas con los que hemos sido educados y comenzar a cambiar nuestros hábitos de forma profunda.

Niñas en el mar

  • Si durante décadas hemos ido sumando falsas necesidades a velocidad de vértigo, tal vez nos ha llegado la hora de comenzar a cuestionarnos cuáles de estos objetos que creemos vitales realmente nos aportan un valor que justifique su existencia.
  • Es nuestra responsabilidad saber discernir, ser conscientes de los alimentos que llevamos a nuestras bocas y saber que sí hay otras opciones que los cócteles de aditivos.
  • Es nuestro deber saber qué consumimos, por lo que significa para nuestra salud (y para las de aquellos a los que alimentamos) y porque con cada compra, cada consumo, decidimos apostar por un proyecto en lugar de cualquier otro.
  • Es tiempo de alzar la voz, quejarnos, protestar y dar la espalda a quienes respaldan la cara del mundo de la que no deseamos formar parte. De enviar cartas, hacer denuncias, iniciar movilizaciones, hablar, gritar.
  • Nos corresponde redescubrir el placer de las cosas, los gestos, los rincones, los objetos más sencillos.
  • Es tiempo, también, de retomar artes de antaño, como amasar y dejar fermentar un pan, preparar conservas, zurcir el agujero en un jersey, tejer una bufanda, reparar esa silla a la que se ha roto una pata, plantar un huerto.
  • Nos toca cambiar los hábitos que creemos inquebrantables, y recordar que hay otra manera de hacer las mismas cosas (trasladarnos, comunicarnos, viajar, producir, educar, organizarnos, comprar, trabajar, divertirnos…).
  • Tenemos que crear nuevas redes de comunicación, que nos ayuden a reconocernos como colectivo y, de este modo, identificar las necesidades compartidas y solucionarlas de tal manera que todos salgamos ganando.
  • Debemos trabajar la solidaridad, recuperar el trueque, hacer que en este ecosistema del que formamos parte, todo tenga un sentido más lógico y los ciclos de vida de todo lo que nos rodea sean más sanos.

Debemos tomar acción desde el día a día. Estoy convencida. El cambio tiene que nacer de nosotros, no podemos esperar que nos lo sirvan.


¿Qué es lo que más te cuesta cambiar a ti?


Recuerda que puedes utilizar el formulario que está al pie, del lado derecho, para recibir las nuevas entradas de La ecocosmopolita por e-mail.

13 comentarios de “Rompe el paradigma y cambia de hábitos

  1. mstr dice:

    no me queda más que estar de acuerdo en un 100%. PERO, como sabes soy un gran escéptico de que el mensaje llegará a tiempo a ser interiorizado por suficiente gente como para hacer el cambio antes de que sea efectivo… tristemente, siendo realistas, cuando la economía aprieta, -como en los tiempos presentes a la mayoría de la población mundial- nadie gives a sh#% sobre estas cosas, sólo piensan en la propia subsistencia sin entender que la de uno es la de todos… de nuevo, no es ser negativo, es ir con la verdad que se mantiene en el centro de nuestra época…

    aún así considero importante intentar hacer llegar el mensaje como lo haces tú, a lo mejor pruebas que estoy equivocado y nada me haría más feliz que eso…

    recomiendo leer el manifiesto del movimiento Dark Mountain, que creo refleja un punto de vista hyper-realista de lo que pasa, es largo y está en inglés, pero “no tiene desperdicio” -sí, lugar común, pero va como “anillo al dedo”, porque es realmente bastante extenso pero vale la pena leerlo todo-: http://dark-mountain.net/about/manifesto/

    no es por toca hu@#¬s, pero es interesante debatir sobre estos temas con alguien que tiene claras las posibles soluciones, el problema es la brecha entre esas soluciones y su verdadera y efectiva aplicación en el momento necesario…

    • Yve - la ecocosmopolita dice:

      Mira, seguro que fácil no es pero yo me niego a aceptar que es imposible. Si no, me quedaría de trazos cruzados en casa escribiendo el libro sobre como editar un video, que me toca estos días. Yo recuerdo cuando me parecía que vivir como lo hago hoy en día era algo utópico (no hay tiempo, no alcanza el dinero -porque es más barato comprar otra cosa-, es demasiado complicado (prepararlo en casa) o incómodo ¿comprar a granel en una tienda especializada en el centro?, etc.). Y hoy en día me parecen absurdos muchos hábitos que seguí por años. Supongo que, así mismo, puedes decidir que se puede lograr un cambio si rompes el paradigma. Total, hay gente que cree en las hadas. Y si seguimos dando la lata, igual llegamos a más gente y le ayudamos a repensarse algunas cosas.
      Un abrazo.
      Y comparte, por si acaso sí sirve de algo 😉

      • mstr dice:

        entiendo lo que dices, porque en cierta forma me ha pasado parecido, aunque no he llegado a tu nivel tan avanzado… pero jústamente, eres tú la que vive así en estos días es una experiencia unipersonal (bueno, unifamiliar), no una experiencia social y no se puede decir que eres un caso típico de un habitante barcelonés…

        y yo no creo que la gente cree en las hadas, quiere creer en las hadas y por eso usa una suerte de autosugestión o autoconvencimiento como en las religiones, que desde mi punto de vista, es algo muy distinto a realmente creer.

        Es interesante cuando uno estudia la trayectoria de algunos activistas, autores, artistas que igual que tú o yo están conscientes del estado actual de las cosas y de tanta tontería innecesaria en nuestras vidas, como unos cuantos de ellos han pasado por: 1.-entender lo que pasa, 2.-querer actuar, por ejemplo en una ONG, 3.- entender que esos entes funcionan dentro del sistema y que por eso no podrán cambiarlo y que cualquier cambio dentro del mismo sistema es inocuo, pues hay que cambiar el establecimiento en sí, luego 4.- pasan a ser revolucionarios, de palabra y de acciones, fuera de una organización y tratan de difundir el mensaje y finalmente 5.- pasan a entender que el cambio está fuera de toda posibilidad bajo los esquemas actuales y no se dedican más que a reflejar lo que pasa o a convertirlo en una expresión artística, como el caso de los aportes a Dark Mountain.

        No estoy ni a favor ni en contra, es sólo una referencia curiosa.

        • Yve - la ecocosmopolita dice:

          Claro que nadie va a cambiar de forma radical por leer un post (qué responsabilidad sería). Los cambios en las personas vienen cuando uno está preparado para ellos. Pero sucede dentro de un proceso en el que estamos como esponjas, absorbiendo pistas. Eso pretende ser este blog. Dar herramientas, argumentos, puntos de reflexión para quién esté buscando el camino. Como yo. Ahora, mi proceso personal, como cualquier otro, es mío. Ya dirá el tiempo hasta donde me llevará. No las estadísticas. Ah, y cada quien cree en lo que quiere creer. Y si no quieres, claro, no crees en nada. Un beso.

          • mstr dice:

            de acuerdo totalmente. y aunque te parezca mucha responsabilidad, uno puede cambiar mucho por un blog (o varios), películas, lectura, etc… a mí me parece fantástico que lo hagas. Yo llegué a muchas conclusiones gracias a gente que como tú se ha dedicado a exponer estas ideas -tan pertinentes en estos tiempos- en Internet… quizás sin eso no hubiera llegado a mis conclusiones, aunque a veces sean nefastas, pero que creo que me han llevado a vivir de una forma más responsable, más honesta y desde un punto egoísta más provechosa pues no pierdo tiempo en cosas que ahora entiendo no son importantes. besos!

  2. Pingback: Mi primer pontingue casero: Crema de arcilla DIY | La ecocosmopolita

  3. Pingback: Diez consejos para que tus regalos navideños sean más ecológicos | La ecocosmopolita

  4. Pingback: ¿Y si el hielo desaparece del Ártico? | La ecocosmopolita

  5. Pingback: Mamá en cargo bike | La ecocosmopolita

  6. mistervegano dice:

    Dicen que el ser humano no cambia, cuando no paramos de hacerlo.

    Como decimos por aquí “Mica en mica s’omple la pica”

    Cada persona con una mentalidad cambiada influye a las de su alrededor. También dicen que una sola persona no hace diferencia, no estoy de acuerdo.

    • Yve - la ecocosmopolita dice:

      Totalmente de acuerdo. Todos sumamos (y a veces multiplicamos). Y el cambio, se hace así: poco a poco. Todo es cuestión de ponerse en ello y, cuando te das cuenta, estás muy lejos de donde comenzaste, porque cada vez es más fácil. Un abrazo y, bienvenido.

  7. Josep R. Vizcarro dice:

    Observando la naturaleza y los procesos naturales se puede aprender muchísimo. La diferencia y el cambio comienza por lo pequeño y minúsculo. La semilla de un árbol es pequeña, pero el árbol tras crecer tiene un volumen millones de veces superior al volumen de su semilla. Lo mismo si observamos cual es el origen de cada ser vivo. Todo comienza por lo microscópico e ‘insignificante’ por imperceptible, pero real! Hace falta tener ‘ojos’ para ver o la capacidad de percepción y de atención para darse cuenta de eso y aplicarlo en la vida.
    Pues exactamente lo mismo podemos inferir, por fractalidad, que los grandes cambios sociales y de toda una civilización se gestan siguiendo un proceso semejante. Esta afirmación poc@s la entenderán, pero intuyo que ya estamos en una fase de cambio por los síntomas que se aprecian. La semilla ya está eclosionando en lo social…

    CONCLUSIÓN (detalles más abajo):
    El volumen estimado de un árbol de sequoia puede contener entre 65.000 y 218.000 millones de semillas.
    El potencial del cambio que una sola persona puede ser capaz de imprimir en una civilización, si tomamos el ejemplo de otra escala de nuestra realidad y por fractalidad, puede tener proprciones similares. Y somos menos de 7400 millones de habitantes en 2014. No podemos medir el potencial del cambio en la corta escala temporal de los años de una vida humana. Todo requiere su tiempo.

    Somos much@s los que sabemos que el cambio es posible y estamos trabajando para acelerarlo y hacerlo real.

    Un ejemplo:
    Dimensiones de semilla y de la squoia procedentes de: http://www.sciencedaily.com/articles/s/sequoiadendron.htm
    La semilla del árbol ‘sequoia’ tiene las dimensiones aproximadas de 5x3x1 mm (milímetros). Una sequoia alcanza una altura entre 50 y 80 m (metros) y el diámetro del tronco entre 5 y 7 metros. El registro de la mayor sequoia conocida es de 93.6 m de altura y diámetro 8,85 m.
    Si quiero tener un cálculo aproximado del volumen de la materia viva del árbol, sólo un orden de magnitud, simplificaré el cálculo. No consideraré el tamaño de las raices y no tendré en cuenta las ramas. Pero consideraré que todas las ramas y hojas se pueden contener en un tronco con el mismo diámetro a lo largo de toda la altura del árbol. Entonces considero que toda la materia viva del árbol es un cilindro. Está claro que en los primeros metros todo el diámetro es tronco. Pero en los últimos metros, casi no hay tronco y ahi pueden caber las ramas. Sólo es una aproximación.
    Con esos datos y sabiendo que el volumen de un cilindro es su altura por el área de su base: H x pi x R^2
    El volumen, por exceso de la semilla: 5 x 3 x 1 = 15 mm^3
    Todos los cálculos en mm, mismas unidades.
    50 m = 50000 mm
    85 m = 80000 mm
    Altura Diámetro Volumen Veces que contiene la semilla
    50000. 5000. 981.747.704.247 mm^3 65.449.846.949’9
    85000. 7000. 3,271183 x 10^12 mm^3 218.078.890.037

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *