¡Descansamos desde el 18 de abril hasta el lunes 22! Volvemos el 23 de abril con el mismo cariño de siempre. :) Descartar

Despejamos todas tus dudas sobre las compresas de tela (con ayuda de opiniones de las usuarias)

todo lo que necesitas saber sobre las compresas de tela

Es habitual que, antes de utilizarlas por primera vez, tengamos grandes dudas sobre las compresas de tela (y también mucha resistencia). Sin embargo, son de esas cosas que suelen gustar mucho después de que te atreves a hacer la prueba. Por eso en este post quiero acabar con todos tus  miedos con una herramienta muy efectiva:  muchas opiniones sobre las compresas de tela compartidas por un montón de usuarias; además, intentaremos aclarar todas las grandes dudas que tal vez te impiden dar el paso o, ya teniéndolas, sacarles todo el provecho.

Incluso si eres una enamorada de la copa menstrual, puede que a veces te apetezca “dejar todo fluir”, y darle un break a tu cuerpo en esos días en los que está más sensible. De verdad, te prometo que pueden cambiarte la vida, sobre todo si estás acostumbrada a usar las compresas desechables comunes de hoy en día y quieres una opción que, al mismo tiempo, es más sostenible ambientalmente hablando y más respetuosa con tu linda persona.

Un paréntesis necesario: es cierto que te había prometido hace meses este post y que hace meses lo comencé a escribir, aunque últimamente apenas he publicado en el blog. Por eso quiero explicarte que desde comienzos del año pasado la preparación de mi libro (¡que debemos presentar este mazo!) me ha tenido tan absorbida que me ha costado mantener el blog tan mimado como siempre. Durante las próximas semanas espero volver a se capaz de darle la vida que se merece esta Ecocosmopolita, que ya sabes que para mí es muy importante.

Pero volvamos a nuestro tema de hoy.  Al leer mis respuestas a las dudas sobre las compresas de tela, te pido que tengas en cuenta que estas están hechas a mano y puedes encontrar grandes diferencias entre una marca y otra.  Si ves una  compresa de tela en nuestra tienda online residuo cero, Usar y Reusar es porque nosotras hemos sido usuarias por un tiempo representativo. Ahora mismo están disponibles de dos pequeñas marcas que tienen tiempo trabajando su producto y mejorándolas cada vez más, hasta llegar a un producto impecable, pero yo no puedo hablar por otras que no haya probado

Dudas sobre las compresas de tela y las opiniones de sus usuarias

Tal como hice ya con las dudas y opiniones sobre la copa menstrual he preparado este artículo a partir de una gran encuesta. En este caso participaron casi 150 mujeres. La mayoría de las ellas (un 66%) no había usado nunca compresas de tela, y eso nos dio material para muchas dudas, que iré intercalando con las opiniones de las usuarias. Verás desde la primera pregunta de la encuesta, en la que pedíamos una valoración ampilia de las compresas de tela, que en general están bastante contentas.

opiniones sobre las compresas de tela

No está nada mal, ¿no? Un 73% de las usuarias le dan al menos 4 sobre 5 puntos. Pero esta es una pregunta muy amplia y yo quería ver estas valoraciones más en detalle.

Seguramente lo que más tememos antes de usar las compresas reutilizables es tener muchas pérdidas y acabar con la ropa manchada, pero tengo una muy buena noticia: la mayoría de las mujeres declaran que es una protección bastante segura. En la siguiente gráfica la puntuación más alta, 5, indica que es una protección completamente segura y fue seleccionada por 21 chicas, mientras que la opción 1 (que quiere decir que “me mancho cada vez que las uso”) ha sido seleccionada solo por dos usuarias.

opiniones sobre las compresas de tela

Muchas dudas, igual que la pregunta anterior de la encuesta, están relacionadas con la higiene, así que vamos a ello:

¿Cómo funcionan? ¿Tienen algún material absorbente en el interior?

Exactamente. En el interior pueden llevar distintos tejidos naturales absorbentes. Las compresas de la marca Maripuri Tijeritas de nuestra tienda, Usar y Reusar (identificadas como MT) están rellenas de distintas capas de muletón de algodón orgánico y cáñamo, y las que hemos llamado Pad for pad (gracias al programa de cooperación con el que colabora su venta), tienen solo tejido de algodón.

Tejidos de algodón hay muchos y para las compresas, siempre que estén bien hechas, se escogen tejidos que tienen muy buena capacidad de absorción. Bajo esta capa absorbente, formada por varias capas de tejido, se encuentra una capa impermeable que evita que el flujo traspase la compresa. Puede estar oculto bajo otra capa de algodón como en las compresas MT, o el PUL laminado puede estar adherido al propio algodón, como en el caso de las compresas del programa Pad for Pad.

¿Cómo usarlas?

Es muy sencillo. Generalmente las compresas de tela tienen “alas”  y clips que permiten que se sujeten a la ropa interior y se mantengan en su lugar. Así que, de manera similar a como harías con una compresa convencional, tienes que colocar la capa impermeable sobre la ropa interior, bajar las alas y cerrar los clips sobre esta. ¡No hay más misterio!

¿Un punto flaco? Este clip puede resultar molesto si vas en bici, por ejemplo. Lo digo por experiencia, y es algo que me han comentado alguna vez.

Y ahora, sigamos hablando de comodidad.

¿Son cómodas las compresas de tela? ¿No son muy gruesas?

Un 34% de las usuarias declaran que el confort es una de las razones por las que utilizan las compresas de tela, a pesar de que la mayoría de las mujeres que nunca lo han probado temen, precisamente, que sean incómodas. En realidad son en muchos sentidos más cómodas que las desechables, porque son de tacto suave y agradable, y siempre que estén bien hechas, se adaptan bien a la ropa y al cuerpo.

No me canso de decir que después de usar una buena compresa de tela, serás incapaz de volver a ponerte una desechable sin odiarla.

opiniones sobre las compresas de telaEsto es natural, porque las compresas de tela son de tejidos naturales orgánicos, y aunque tienen una capa impermeable (indispensable para asegurar que la sangre no traspase) esta no está en contacto con la piel. Además, y muy importante, no tienen ningún aditivo, perfumes ni ningún otro tipo de componente de síntesis. Desde luego, el tacto es una de las cosas que más compensan.

El grosor de las compresas es un poco mayor que el de las compresas convencionales, puesto que no tienen las substancias sintéticas de enorme capacidad de absorción que dominan ahora el mercado, pero una de las cosas que queremos cuando usamos compresas de tela es, precisamente, evitar exponernos a esas substancias derivadas del petróleo.

¿Cómo se lavan y desinfectan las compresas de tela? ¿No van acumulando manchas?

El otro gran miedo es que el lavado sea muy complicado. Aquí no vamos a engañarnos. Quitarte una compresa y tirarla a la basura siempre será más sencillo que guardarla correctamente, ponerla en remojo, lavarla y tenderla. Sin embargo, para la mayoría de las usuarias en realidad no supone un gran esfuerzo. La mayoría le da 4 sobre 5 en facilidad de lavado así que tampoco será tan grave, ¿no crees?

como se lavan las compresas de tela

En una de las respuestas nos decían: “Las compresas son más fáciles de lavar de lo que una piensa al principio. Quedan bien muy rápido, no huelen mal… Es genial.)”. Y es que es verdad.

Puedes lavar tus compresas de tela en la lavadora o a mano, peo lo más importante que tienes que tomar en cuenta es que siempre debes hacerlo con agua fría, porque de lo contrario la sangre se fija en el tejido y ahí si que se hace casi imposible de desmanchar. Además, se recomienda un jabón neutro.

Se desmanchan más fácilmente si las lavas al momento de cambiarte, pero eso solo es posible en algunas ocasiones. Si no es el caso, remoja la compresa durante unas pocas horas para que la sangre se diluya. Dicen que el agua de ese remojo es estupenda para las plantas (eso sí, ¡que sea agua sin jabón!).

Si vas a lavar en la lavadora, sólo tienes que exprimir tu compresa ya remojada y ponerla en marcha junto al resto de tu ropa sin problemas. Repito, que sea con agua fría.

Otra alternativa es lavar a mano. Yo que trabajo mucho en casa suelo hacerlo y así no necesito tener tantas compresas. Lo ideal es introducir la compresa en un cubo o barreño de agua pequeño, e ir exprimiendo para que descargue la sangre. Yo la vacío fuera del cubo para que el agua no quede llena de sangre tan pronto. Así puedo gastar menos agua. Cuando el agua empiece a salir más limpia, uso un jabón puro, como el jabón de Marsella. Froto directamente sobre la compresa y acabo de lavar en agua limpia.

¿Y si hay una mancha rebelde? Esto pasa sobre todo en estos días en los que el flujo tira más a marrón que a rojo intenso, habitualmente al comienzo o al final del ciclo. Si es el caso y hay una mancha que no sale al frotar con jabón sin más, puede que necesites usar un cepillo blando. Por ejemplo, un cepillo dental viejo. Si aún así la mancha se resiste, espolvorea un poco de percarbonato de sodio, que hace el efecto del agua oxigenada (pero sin el plástico de esta), y dejar actuar por unos 30 minutos. Esto ayuda a retirar la mancha y además es un estupendo desinfectante. También viene bien disolver una cucharadita de percarbonato en el agua de remojo o añadirla al compartimiento del jabón en la lavadora. También puedes hacer este pequeño tratamiento antimanchas antes de meter tu compresa a la lavadora.

Si decides lavar tus compresas a mano, te recomiendo que al final del ciclo las laves en la lavadora y, sea como sea que laves tus compresas, nunca uses lejía, ni suavizante, ni secadora. Tiende a secar al sol.

Por el secado al sol es posible que llegues a sentirlas un poco rígidas, algo que nos comentaba una de las chicas encuestadas, pero solo tienes que “amasarlas” un poco y verás que recuperan su suavidad.

¿Son suficientemente higiénicas?

Si tú tienes buenos hábitos de higiene, tus compresas de tela lo serán. Lo importante es mantenerlas plegadas en un neceser limpio antes de usarlas, cambiarte cada vez que haga falta (y nadie sabrá mejor que tú cuándo es ese momento), no dejar demasiado tiempo en el agua o sin lavar, porque eso llama a las bacterias, y dejar que se sequen bien antes de guardarlas.

¿Cogen olores desagradables? ¿Desprenden olor cuando las estás usando?

Una de las chicas encuestadas respondía esta duda a la perfección: “En serio, no exagero, siento que ya no percibo olores fuertes de mi flujo, como me pasaba con las desechables”. Efectivamente, si las lavas correctamente, no cogerán mal olor, para nada. Y una de las cosas que más sorprenden cuando empiezas a usar protección reutilizable, como las compresas de tela y, más aún, la copa menstrual, es que huelen mucho menos. Yo estoy convencida de que si relacionamos a la regla con un mal olor es porque la mezcla de materiales sintéticos, perfumes y sangre es nefasta. Si no te dejas la compresa puesta por demasiadas horas, o no tardas demasiado en lavarla, verás que no hay olores desagradables, sino un olor ferroso que no es ni intenso ni molesto. Desde luego, no es un olor que se note cuando las estás usando.

¿Por qué debería cambiarme a unas compresas de tela? ¿Obtengo algún beneficio personal?

Igual que la mujer que hizo esta pregunta, a mí también me interesaba saber los motivos que llevan a una mujer a hacer el cambio, y me encantó constatar que la mayor parte de las usuarias utiliza las compresas de tela por motivos ambientales; sobre todo, “por no generar residuos mes a mes con la regla”. En la encuesta ofrecí la posibilidad de explicar un poco más, y encontré respuestas como: “me vale mucho más la satisfacción de las montañas de residuos que he dejado de generar, que el esfuerzo que acarrea cada mes lavarlas.” o  “(me gusta) que no me las encontraré flotando en el mar, ni intoxicando el suelo, ni llenando el aire de CO2.”.

Te dejo la gráfica de los motivos que llevan a las usuarias a escoger una alternativa reutilizable:

por qué usar compresas de tela

También respondieron a esta pregunta mujeres que nunca han usado compresas de tela y, de nuevo, los beneficios ambientales están a la cabeza. ¡Me encanta!

por qué usar compresas de tela

Pero como habrás visto en las respuestas de las usuarias, también hay beneficios personales, claro que sí. Hay muchas mujeres que las utilizan por motivos de salud. Entre otras cosas, nos comentan que no producen alergias y no irritan, que “son más amables con la piel”, o incluso alguna dice: “en el momento que empecé a utilizarlas dejé de tener picores”, y esto tiene que ver directamente con los materiales utilizados.

Una chica comenta, a modo de aclaración a esta pregunta, que lo que más le gusta es “el tacto”. “Es como llevar braguitas (o sea nada), mientras las desechables me irritaban y me hacían sudar”.

¿Qué ventajas tienen sobre la copa?

Bueno, la respuesta a esta pregunta depende mucho de la perspectiva personal de cada quien pero, por mi experiencia personal y por lo que nos comentan otras chicas, estas son algunas de las condiciones en las que pueden suponer una ventaja:

  • En algunos casos de menstruaciones muy dolorosas, es posible que la copa resulte incómoda. Personalmente, me pasa en algunos ciclos y en estos días, prefiero usar compresas.
  • Hay mujeres quienes, simplemente, no se sienten cómodas con la idea de introducir la copa en la vagina. En este caso, las compresas son la alternativa perfecta.
  • Hay quien prefiere dejar que el flujo salga en lugar de retenerlo en la copa. Es algo sutil y subjetivo pero bastante real. Así lo explicaba una chica en la encuesta: “A mí la idea de tener que introducir algo en mi cuerpo y ‘cargarlo’ cada vez, no me agrada. Pienso que la naturaleza del flujo menstrual es ir hacia afuera del cuerpo y yo prefiero continuar así, dejando que fluya gracias a las compresas”.
  • En algunos casos de prolapsos o si los músculos de la vagina están muy debilitados, puede que la copa no sea una opción adecuada, o porque no conviene añadir peso, o porque simplemente la musculatura no es capaz de retenerla directamente. Sin tienes dudas en este sentido, lo mejor es consultar con un especialista.

¿Cada cuánto tiempo hay que cambiar las compresas reutilizables?

Bueno, esta es una pregunta relativa a la naturaleza de cada quien pero podemos decir que la absorción es similar a la de las compresas convencionales. En casos de flujos realmente muy abundantes, es posible que haya que cambiar incluso cada tres horas, pero por norma general puedes usarlas hasta unas 6 u 8 horas.  A mí personalmente me gusta cambiarme al menos cada 4 o 5 horas porque me siento más cómoda. En cualquier caso, no recomiendo usarlas por más de 8.

¿Las compresas de tela absorben bien? ¿No se sienten húmedas?

Como decíamos antes, la absorción es similar a la de las compresas de tela convencionales, aunque al no tener una capa sintética al contacto con la piel, la sensación no es tan seca como con estas. Es decir, sí se siente un poco de humedad, sobre todo en los días de flujo muy abundante. Puede que quieras cambiarte antes, no porque la compresa no pueda absorber más, sino para sentirte más seca.

¿Qué puedes hacer si tienes una regla muy abundante?

Hay alternativas con extra protección que vienen bien para la noche o para el día en caso de menstruaciones muy copiosas. En Usar y Reusar tenemos varias:

¿Sirven para mujeres con poco flujo?

Desde luego. Además, en caso de muy poco flujo es posible que no necesites más que un salvaslip impermeable como los de Maripuri Tijeritas o el salvaslip Pad-for-Pad, que viene en pack de 3 unidades y también es impermeable. Son perfectos para los primeros y los últimos días del ciclo, y también para usarlos en combinación con la copa si tiendes a tener pequeñas pérdidas.

¿Cómo haces cuando estás fuera de casa y tienes que cambiarte?

Como las compresas de tela son impermeables, puedes plegarlas sobre sí mismas y cerrar las alas de forma que la parte manchada quede cubierta y la capa impermeable quede hacia afuera. Luego, mételas dentro de una bolsa pequeña, como el mini neceser indie diseñado especialmente para ello, hasta que puedas lavarla en casa. Al llegar, es conveniente remojarla para que el desmanchado sea más fácil.

¿Hay compresas y salvaslips para tanga?

No hay una compresa apta para usar con tanga, al menos hasta donde sé ¡y hasta donde alcanzo a imaginar! pero salvaslips tanga sí. Hay  un modelo más pequeño y estrecho, 100% de algodón orgánico, para usar discretamente y con  mayor comodidad con tus braguitas más mini.

¿Las compresas y los salvaslips de tela se mueven?

Definitivamente, este es el punto más flaco de compresas y salvaslips de tela. Al no tener pegamento como los convencionales, no se mantienen igual de fijos. Es una de los inconvenientes que comentaron un par de usuarias. Mi consejo es usarlas con braguitas que se ajusten bien y que no sean demasiado estrechas para minimizarlo.

A cambio, tenemos una ventaja que señalaba una de las usuarias: ¡la ropa interior te dura más, porque evitas la fricción de pegar y despegar el adhesivo!

¿Cuánto tiempo duran? ¿Cuál es la vida del producto?

Es algo que depende mucho del uso que le des y los cuidados. Yo tengo compresas MT de hace tres años que están en perfecto estado,  el fabricante de las compresas de la linea Pad for Pads asegura que las suyas duran un mínimo de cinco años y tenemos testimonios de usuarias que tienen compresas de tela desde hace diez.

¿Cuántas compresas hay que tener?

Si quieres usar solo compresas de tela y lavarlas en la lavadora, seguramente necesitarás un mínimo de 8 compresas, contando 4 al día para los días más difíciles y que tengas tiempo de que se sequen. Sin embargo, lavándolas a mano yo me he apañado bien con tres o cuatro compresas, sobre todo cuando tengo la oportunidad de lavarlas en casa y ponerlas a secar al momento.

Mi consejo siempre es comenzar con una pequeña compra, ver qué tal te sientes con las compresas, cuál es la frecuencia de uso y lavado que te va bien, y luego completar tu kit.

¿Son caras?

Las compresas de tela no son caras, aunque evidentemente valen más que las de un solo uso.  La producción de su materia prima tiene un coste más elevado que la producción de materiales sintéticos derivados del petróleo y, desde luego, su confección artesanal también. Y aunque cada compresa de tela cueste mucho más que una compresa desechable, nos puede durar por muchos años.

He hecho un pequeño ejercicio de cálculo, a partir de una compresa desechable convencional, con alas y acabado similar al algodón para mayor confort. El precio de referencia que he encontrado para cada unidad en paquetes de 32 es de 0,14€, lo que supone al año, usando 16 unidades en cada ciclo, un gasto de 26 euros.

Si comparamos por ejemplo con la compresa reutilizable para el día Pad for Pad, que cuesta 10,90€, y calculamos que compramos 8 unidades, amortizaríamos la inversión en 3 años. No es que sea para tirar cohetes en materia de ahorro, pero creo que vale la pena, sobre todo porque estoy segura de que es un producto que, bien cuidado, puede durar muchos años más.

Por otra parte, está el coste ambiental. Si las compresas desechables realmente pagaran por el impacto que tienen en el medio ambiente, tendrían que ser mucho más costosas, igual que cualquier producto con plástico en su composición. Sin embargo, este es un coste oculto que, además de daños al planeta, tiene un coste económico, aunque no profundizaremos en esto ahora.

Y ahora la última pregunta: ¿dónde puedo comprar compresas de tela reutilizables?

A estas alturas espero que ya sepas que en la tienda online Usar y Reusar tenemos una hermosa selección de productos de higiene íntima para todos los gustos de las que, no es por nada, estoy MUY orgullosa, jeje. 🙂

Y llegamos al final, deseando que este súper-mega post haya resuelto muchas de tus dudas sobre las compresas de tela, y que si te queda alguna, nos lo cuentes en los comentarios. ¡También me encantaría saber qué opinas tú de las compresas de tela!  Ah, y si te ha parecido útil, ¡por favor, compártelo en tus redes sociales! ¿si?

Me despido con un gran abrazo, feliz de haber cumplido al fin con este post sobre las compresas de tela, que me hacía tanta ilusión publicar.

11 comentarios de “Despejamos todas tus dudas sobre las compresas de tela (con ayuda de opiniones de las usuarias)

  1. Arancha dice:

    muchas gracias, muy interesante. Yo empezé a probarlas hoy, pero en ppio no es por la menstruación sino pq tengo pérdidas de orina y siempre llevaba un salvaslip, también valen para la orina??? Me han parecido muy cómodas y no olían mucho.

  2. Alicia dice:

    Yo llevo ya un año y pico con las compresas de tela y estoy ENCANTADÍSIMA!! Al principio, cuando me estaba planteando pasar a las compresas de tela, pensaba: “bufff pero lavarlas a mano debe de ser tan desagradable…”. Ahora me alegro de haberme lanzado a probarlas, porque no solo NO es desagradable lavarlas (al fin y al cabo, es escurrir y enjabonar, no tiene más), sino que, además, són comodísimas y geniales para el medio ambiente.
    Muchísimas gracias por escribir este post, a ver si más gente se anima a usarlas y se reduce el impacto ambiental de las de un solo uso!!

    • Yvelisse Ramírez dice:

      ¡Alicia! Gracias a ti por el comentario. Efectivamente, ¡nos comemos el coco y luego vemos lo fácil que es! Me alegra de que te haya gustado el post ¡y de que te gusten tanto las compresas de tela como a mí! 🙂 Un abrazo.

  3. Nicole Estefanía Hernández Rodríguez dice:

    Ahora no uso compresas de tela, únicamente la copa; aunque quiero complementar porque a veces mancho, tal vez por lo que comentas de la musculatura para sostener la copa, y me parece fundamental estar lo más cómoda posible y a gusto durante la regla. Sobretodo el higiene que es clave en mi vida.

  4. Amparo dice:

    Hola Yve! Yo ya ando ya menopausica y no he llegado a probar las compresas de tela, pero mi hija de 12 me va a tomar el relevo cualquier dia y tu post me ha despejado las dudas que siempre tuve para animarme y comprarselas a ella, junto con la copa. Espero que lo tome bien, que lo viva con naturalidad pues la copa siempre me ha visto usarla, y en cuanto a compresas no deberia de tener ideas fijas ni prejuicios pues no me ha visto usar ni las de un tipo ni las de otro. A ver si recibe copa y compresas de tela segun mis expectativas… Ya te contare!

    • Lolita dice:

      Amparo, estoy en las mismas que tú con mi hija aunque ella es más pequeña. Me gustaría saber de vuestra experiencia cuando llegue el momento porque no he encontrado información y opiniones sobre primera regla y compresas de tela y copa. A ella le molestan los tejidos no naturales, costuras… Y pienso que este tipo de compresas le irá bien. Un saludo

  5. Amparo dice:

    Ah! y ademas son tan bonitas… Y la sensacion de suavidad que dan solo mirarlas es total! Muchas gracias por tu investigacion y post!

  6. Maria Rosa dice:

    Para sujetar las compresas, si el clip puede ser incómodo en algunas ocasiones, no se podría sustituir por un pedacito de vecro? Quizás se adaptaría mejor.

  7. Jes dice:

    Hola, yo nunca las he probado y quiero hacerlo, pero tengo una duda, una vez hay que renovarlas, ¿ dónde sería conveniente tirarlas? he leído que son de algodón pero la capa impermeable no sé de qué material es y cual es la forma de reciclarlo. Yo ahora mismo estoy combinando la copa menstrual y compresas de un solo uso de marcas que te garantizan que son de algodón 100% orgánico, y dentro de que no son reutilizables, al menos me consuela pensar que son materiales biodegradables. Gracias

    • Yvelisse Ramírez dice:

      ¡Hola! Me temo que es mal consuelo, porque aunque te digan que es compostable, si la compresa desechable acaba en el contenedor de restos no será compostada y en contenedores industriales no la aceptan. Lo mismo sucederá con las reutilizables, aunque en principio al ser de algodón, podrías comportarlas con un poco de paciencia si tienes una compostadora, y siempre después de retirar la capa impermeable, cortándola, porque no es reciclable. La diferencia está en que si usas reutilizables tirarás unas pocas después de 5 u 8 años y si usas desechables, tirarás seguramente más cada mes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *