«¡Somos mayores, tenemos dignidad!»

Hoy no pensaba publicar ningún post, pero la realidad me ha asaltado por la calle y he llegado directamente al ordenador. Lo siento, no será un post optimista.

Como cada jueves durante el último mes, después de dejar a las niñas en el colegio me he encontrado con los ancianos y el personal de un centro de asistencia a la tercera edad del barrio bloqueando la entrada a la calle Mallorca desde la Avenida Meridiana.

  • Eo eo eo, esto es un cabreo.
  • Somos mayores, tenemos dignidad.
  • Los pañales, ¿quién los paga?
  • Eo eo eo, no podemos más.
  • No al dinero, sí a la dignidad.
  • Somos mayores, no gilipollas.
  • Ja n’hi ha pro (ya basta).

Estas son algunas de las dolorosas verdades que gritaban, por última vez. No tengo más palabras.

Algún conductor se tomó tres segundos para bajar la velocidad frente a esta masa de personas heridas, hizo sonar la bocina durante ese breve instante y continuó su camino. Algún ciclista se detuvo durante un minuto, aplaudió al coro y volvió a la ciclovía.

Claro, la vida continúa. En esta esquina del barrio del Clot y en cada esquina del país, y de cada país, donde se sufren realidades parecidas.

Hoy hice fotos con un nudo en la garganta y la casi certeza (ojalá me equivoque) de que sus reclamos, como tantos otros, no habrán logrado más que una catársis momentánea. Claro que las catarsis son buenas. Ésta ya ha terminado.


Recuerda que puedes utilizar el formulario que está al pie, del lado derecho, para recibir las nuevas entradas de La ecocosmopolita por e-mail.


Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.