Lo mejor de la Costa Brava, a pie y con niños

Cala La foradada. Costa Brava con niños

Agosteando 7, por Camins de Ronda y Víes Verdes

En Camping Benelux, la paz en la Costa Brava , mi último post, sobre el mejor camping de la zona que he conocido, te advertía que el lugar es una invitación a andar caminos. Hoy mi compañero de aventuras, el señor. EncargoBike, se encarga de marcar la ruta y cerrar este agosteo. Sin más, te dejo en su buena compañía para que te de unas piceladas de todo lo que puedes descubrir haciendo buen uso de las Vías Verdes y la GR-92.

Yve

De Benelux a playa el castell

Desde el Camping Benelux, ya sea con zapatos, en bicicleta o con las dos cosas (mejor que sea bicicleta con zapatos), puedes vagar por los senderos y rutas que cruzan el Espacio Natural de Castell – Cap Roig. Es sólo salir del camping y encontrar una señal que te indica la distancia y tiempo aproximado hasta llegar a una hermosa playa (Playa el Castell), a dos poblaciones importantes (Palamós y Calella de Palafrugell) o a un vestigio arqueológico (el Poblado Ibérico del Castell).

Caminatas por la Costa Brava con niños
Camino de ronda, GR-92 y Vías verdes , todos accesibles desde Camping Benelux

En nuestro caso, y a falta de bicicletas, en esta ocasión optamos por recorrer a pie las distancias que nos separaban de las playas y calas de esta región de la Costa Brava.

Cala Foradada. Ruta Costa Brava con niños

Ritual de bienvenida: saludo a Platja el Castell

Justo al salir del camping hay un área que sirve de parking bajo pinos y bordeado de encinas, y al costado del mismo se puede ver un campo de siembra. Ahí comienza el recorrido por un sendero en dirección al mar: aproximadamente 25 minutos a paso de niño distraído. La mayor parte del recorrido está bajo la sombra de los árboles, con vista al bosque de encinas y compartiendo el camino con bicicletas (parte del trayecto es usado por los que hacen la Vía verde Ruta del Tren Petit Palamos-Palafruguell). No hay complicaciones en este camino. Un primer cruce indica un atajo a la playa a través de la zona de aparcamiento, pero yo lo evitaría en horas de mucho sol, por la falta de sombra. Por cierto, el parking es de pago.

Pocos metros más adelante de esa señal, cruza un pequeño puente de piedra. Aquí sí puedes seguir la indicación que a mano izquierda te lleva a la playa. El camino va al costado del lecho de un río (torrente quizás) y pasa junto a la estructura de un antiguo molino.

En seguida se abre la vegetación y llegas a la playa. Aquí, déjate la piel en la toalla o dedícate a reflexionar en el chiringuito. Si tienes presupuesto y estás en plan aventura, puedes pillar un kayak y recorrer por agua parte del litoral, como hicimos La Ecocosmopolita y yo hace sólo 12 años…

Entrada a la Playa del Castell. Costa brava con niños
Entrada a la Playa del Castell

Del Castell a Palamós

La segunda propuesta comienza en la misma Playa del Castell y te lleva hacia Palamós haciendo parte de la ruta por el Camino de Ronda GR-92 y bajando en algunos casos hasta a nivel del agua. En estos puntos se encuentran unas antiguas casetas de pescadores, que ahora son usadas sólo con fines recreativos. Si tienes curiosidad y hay suerte, quizás puedas conseguir una buena historia sobre esas casitas. Esta parte del camino es más transitada y lleva hasta la urbanización La Fosca. Al final del recorrido sorprenden unas impresionantes casas al lado de los farallones de la costa. Camino empedrado y secciones de escalinatas que bajan hacia la Cala Fosca, también de arena. Llegar hasta este punto nos tomó unos treinta minutos a paso de niño muy distraído. Y a eso súmale más de cinco horas entretenidos en alguna cala de piedra del camino, buscando y descubriendo fauna marina. Lleva encima agua y comida, porque aquí lo único que hay es buen rollo y mar.

(Nota de La Ecocosmopolita: desde el final de la Cala Fosca, puedes volver a entrar en el Camino de Ronda y, tras alguna subida muy empinada y alguna bajada simétrica a la anterior, llegar a las afueras de Palamós. Son unos 20 minutos de caminata alegre, pero relajada. Unos 20 minutos más, ya callejeando y te plantas en el centro de la ciudad. En mi caso, al volver me encontré al resto de la pandilla sentada, red ajena en mano, explorando la fauna mediterránea en una pequeña cala de piedra. Y eso, o algo parecido es ir a Palamós desde La Fosca).

Del camping a Cala Estreta

Esta excursión tiene como punto de partida aquel primer cruce que encontramos al salir del camping: hay que atravesar un campo que pasa junto al área de parking (acuérdate de llevar sombrero  para el sol) y cruzar esta última en dirección la playa.

Llegarás por detrás del chiringuito de la Playa del Castell. Ahí, cruza a la izquierda. Camina sobre la arena unos cuantos metros; no deberías sufrir para pasar este tramo. Si sufres, es que te has equivocado.

Cuando dejes atrás la arena, verás las indicaciones que te pueden llevan al Poblado Ibérico del Castell. Síguelas. Subirás unos cuantos metros sobre el nivel del mar, adentrándote en el bosque. El sendero es menos “civilizado” pero no demasiado complicado para hacerlo con niños.

Después de pasar el poblado, sigue siempre el sendero, que sube aún más, con vistas al mar. Seguramente serán las vistas mas hermosas de los alrededores. Si el sol no se esconde, verás en las calas los verdes mas intensos de la Costa Brava.

En su parte final, el sendero baja y se encuentra con una pista grande, que entiendo que durante los meses de calor se cierra para la mayoría de coches por riesgo de incendios. Aquí debes seguir a la derecha en dirección Cap Roig / Cala Estreta. Si tienes contigo un plano del entorno, podrás ver que el GR-92 te indica que vayas por la misma línea de costa. Nosotros lo evitamos para adelantar un poco más y hacerlo más fácil para las pequeñas. Así, andando unos diez minutos por la pista, nos encontramos en la entrada al sendero que lleva a Cala Estreta.

Si eres fumador no te extrañes de esa especie de buzón que se encuentra justo al lado de los contenedores de basura. Son unos ceniceros muy reciclados para que no me dejes a mí, que no fumo, las colillas enterradas en la arena.

Y ¡ala!, ya estás posiblemente en una de las calas mas buscadas y hermosas de la Costa Brava. Haz tu foto de postal. Sumérgete para ver erizos y peces. No olvides el protector solar. Dudo que quieras caminar hasta aquí con una sombrilla a cuestas. Agua y comida que no falte. Y si las telecomunicaciones lo permiten, estarás desconectado del mundo ( “¡Ay, tía, que estoy en lugar tan guapo..!”).

Al volver, mirando de frente los contenedores de basura (devuelve el cenicero) puedes caminar, desde luego, hacia tu derecha para desandar lo recorrido; en el punto en el que puedes retomar el sendero por el bosque, nosotros decidimos ir por la pista. Luego de una breve cuesta, el camino baja continuamente (siempre atento de ir por la vía principal) hasta llegar a la caseta de acceso al parking de Playa del Castell. Así que ahorramos metros y muchos minutos (que ya valían oro para nuestras pequeñas acompañantes) aunque el camino es mucho menos atractivo.

De Cala Estreta a Cala Golfet,
Calella de Palafrugell.

Los más atrevidos pueden seguir caminando desde la misma Cala Estreta, por la arena, en dirección Cap Roig. La otra opción es volver a los “ceniceros de playa”. En algunos puntos se pueden ver pequeños senderos que sirven de atajo hacia la costa, pero si sigues por la pista, encontrarás indicaciones para seguir el camino Calella – Cap Roig.

Al final de la pista te encontrarás en medio de una urbanización. Para por la carretera y presta atención a tu derecha, donde verás una señal de Camino de Ronda que indica la Cala Golfet. Baja por las escaleras y te encontrarás en un tramo del Camino de Ronda que está perfectamente acondicionado. La playa no te defraudará. Cala muy profunda, de piedras diminutas. Máscara y agua, imprescindibles.

Espero que hayas agosteado con gusto y que ahora disfrutes de septiembre con el buen sabor de la renovación. Porque los ciclos tienen la  magia de crear matices en nuestras vidas. Y aquí cerramos hasta el año próximo la pequeña bitácora de nuestro mes favorito. Recuerda que también han agosteado conmigo Costurilla handmade y La casa de la playa. ¡Feliz vuelta!

5 comentarios de “Lo mejor de la Costa Brava, a pie y con niños

  1. Pingback: Camping Benelux, la paz en la Costa Brava | La ecocosmopolita

  2. mstr dice:

    Ya lo digo yo, para divertirse no hace falta gastar grandes cantidades de dinero ni ir a grandes ciudades, las vacaciones más entretenidas son como estas, en lugares un poco menos conocidos y en senderos mágicos. Qué éxito una vez más.

  3. Pingback: Sueño de una noche de verano (ecocosmopolita) | La ecocosmopolita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *