Camping Benelux, la paz en la Costa Brava

vista a lo lejos de poblado iberico El Castell

Y en pleno agosto.

Agosteando 6

Comienzo a escribir este post en el camping Benelux, metida en nuestra tienda de campaña porque llueve torrencialmente. Estamos en la Costa Brava y son las 20:56 de la cuarta noche que pasamos aquí. Ha llovido tres noches, y las nubes nos han acompañado casi permanentemente desde el primer amanecer en este lugar. Por suerte, a ratos han dejado que el sol se asome tras su velo. Pero no pasa nada. Unas cuantas nubes no nos han aguado la fiesta y, además, nos han librado del calor. Y es que el lugar nos ha hechizado. Me aventuraría a decir que el camping Benelux es el mejor camping de la Costa Brava, esto medido en términos estrictamente personales.

El camping Benelux está en una pequeña colina, muy cerca de Palamós y de Calella de Palafrugel, pero en medio de la nada. Es un paraje lleno de grandes pinos piñoneros, con plazas amplias que no te dejan con la sensación de estar sobre el vecino. Cómodamente cupo nuestra tienda de dos habitaciones, la de Guille (nuestro invitado especial de este verano) y aún quedaba espacio para que las niñas hicieran de las suyas sin tener que salir de “nuestro pequeño reino particular”.

Camping Benelux, Costa brava con niños
Te presento nuestra segunda vivienda.

 

Playa, tranquilidad y libertad

¿Y por qué lo considero el mejor camping de la Costa Brava (entre todos los que he tenido el gusto de conocer)? Este sitio tiene una gran ventaja sobre otros campings de playa de Cataluña: está a 20 minutos andando de la playa más cercana y eso parece que es mucho ejercicio para algunos. Al llegar al Benelux, sorprende lo abierto de los espacios, la cantidad de áreas libres para que los niños hagan toda clase de exploraciones y, sobre todo, el silencio. Un verdadero refugio para los que buscamos paz y playa en pleno verano, combinación difícil por estos lados. Así que si eres de los que buscas un camping con discoteca cada noche, animaciones estridentes en la piscina y clases de aeróbics cada dos horas, éste no es el tuyo, pero si deseas combinar paz, un poco de deporte y mar, hemos dado en el clavo.

Ubícate hacia el fondo del camping porque el fin de semana puede que haya algo de movida nocturna en el bar. Así, mientras unos holandeses cuatro tiendas más allá no te despierten coreando una alegre canción a las 12 de la noche del viernes (cosas que “me han contado” que pueden pasar alguna vez), el Benelux es un camping perfecto para descansar, comer en paz y dormir a pierna suelta.

Panorámica de pineda, camping Benelux costa brava con niños
En Benelux sobran los lugares para colgar tu hamaca

 

Lo básico

El camping tiene una enorme piscina, apta para niños en una buena parte y una piscina pequeñita, que no debe levantar un palmo del suelo para los más chiquitines, todo esto en una amplia zona de césped perfectamente cuidado y con servicio de socorrista. A su lado hay un bar en el que no pusimos un pie pero que cuenta con servicio de wi-fi gratuito, un restaurante que tampoco visitamos y un pequeño supermercado donde conseguimos todas las cosas básicas, pan fresco incluido, a un precio bastante decente. Hay mesas de ping-ping, un pequeño parque infantil, baños suficientes, cómodos y muy bien aseados por mujeres muy amables, servicio de lavadoras y hasta un cajero automático. Además, cada mañana y cada tarde, al menos en verano, hay una actividad tranquila para los niños.

Lo mejor, fuera del camping

Duerme bien y te despertarás lleno de energía. Haz unos saludos al sol que acaben de despertar el cuerpo, toma un buen desayuno y comienza la aventura. A pocos metros de la salida del camping pasan la GR-92 y la Vía verde llamada Ruta del tren petit. Con un agradable paseo, ya sea caminando o en bici (el lugar está lleno de ciclistas, ¡y nosotros sin las nuestras!), las oportunidades sobran. Sin tener que tocar el coche, podrás estar en la Playa del Castell, con amplia arena y sus dunas, y a partir de ahí podrás seguir de cala en cala hasta que te den los pies, ya sea en dirección norte o sur, y por la costa o por el interior.

Poblado Ibérico del Castell

En primavera compartí en el blog la ruta al Poblado Ibérico de Puig Castellar, aquí mismo en Barcelona. Pues tocando la playa del castell se encuentra el Poblado Ibérico del Castell desde el que conseguirás unas vistas de ensueño de toda la playa y los alrededores inmediatos. Una manera fantástica de acabar una tarde de playa.

Pero eso es sólo el comienzo. El hecho de que el camping esté a un par de kilómetros de la playa y que el camino sea tan lindo que se convierte en una inevitable invitación a ir más allá. Sin embargo, las otras rutas se lo dejo a Mauricio. Mi compi está entrenando para la cursa Matagalls-Montserrat y lo he vuelto a embaucar para que me escriba un post sobre las aventuras por la Costa Brava a las que te invita el camping Benelux, que yo, salvo una escapada fugaz a Palamós, caminé a paso de niñas pero él se lanzó hacia horizontes más lejanos mientras nosotras desayunábamos plácidamente. Aquí lo tienes: Lo mejor de la Costa Brava, a pie y con niños.

Las coordenadas

Camping Benelux

Dirección:
Paratge de Castell, s/n
17230 Palamós – Girona

Teléfono:
34 972 31 55 75

Recuerda, Agosteando es una pequeña bitácora de nuestro mes favorito del año. También agostean a coro conmigoCosturilla handmade y La casa de la playa. Un par de blogueras artistas que agostean de lujo desde Tenerife. ¿Y cuándo nos vemos en el Camping Benelux de la Costa Brava?

7 comentarios de “Camping Benelux, la paz en la Costa Brava

  1. Anita dice:

    Te leo desde el invierno chileno, también un día lluvioso pero muy diferente, no refrescante sino más bien enfríante, y muero de ganas de estar allá! Si pudieses poner audio a tus textos (me refiero al sonido del mar y los pájaros) nos ayudarías a trasladar la por un rato a este lugar tan lindo!
    Besos miles

    • Yve Ramírez (La ecocosmopolita) dice:

      Anita querida, espero que te haya llegado un poco de calor del verano mediterráneo. Ya nos tocará a nosotros calentarnos con las imágenes de tu verano, que “todo se transforma!. ¡Muchos besos!!!

  2. Trece dice:

    Estoy de acuerdo con todo lo que cuentas. A mi lo que más me gustó era el camino a la playa en medio de la naturaleza y que pudieses ir a otras calas por senderos, incluso a Palamós, que también es un pueblo muy bonito, así como otros de la zona. Yo estuve con unos amigos con niños y estaban encantados con las actividades que les organizaban y vi en el bar un espectáculo de payasos muy divertido. Otro día uno de flamenco que no estaba nada mal. También mola la pista de fútbol. En cuanto pueda pienso volver. ¡Saludos!

    • Yve Ramírez (La ecocosmopolita) dice:

      ¡Hola! ¡Gracias por comentar! A nosotros la verdad nos sorprendió el sitio. Hemos pasado por unos cuántos campings de playa y ninguno en un entorno tan natural y con un ambiente tan familiar y relajado. De hecho, comenzando agosto visitamos por una tarde otro que nos habían recomendado mucho, porque tiene paso directo a una mini cala que no mencionaré y, a pesar de que el entorno era precioso, me resultaba agobiante el camping, parecía que todos estaban como sardinas en lata, y la calle era tan estrecha que no me veía tranquila con las niñas paseando por ahí: en cambio. Al pasar la puerta del Benelux supe que era un sitio a nuestra medida. 🙂 ¡igual un día coincidimos por esos caminos!

  3. Pingback: Lo mejor de la Costa Brava, a pie y con niños | La ecocosmopolita

  4. Pingback: Sueño de una noche de verano (ecocosmopolita) | La ecocosmopolita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *