Cuarteto en bici por el Canal du Midi (I)

Familia en Cargo bike Bullit reposando junto a la esclusa

o agosteando 9

Ocho días merodeando el Canal du Midi: dos en coche para ir y volver, uno admirando la cité de Carcassonne y los restantes, en bicicleta. Nuestra gran aventura familiar.

Disculpa la ausencia. Estaba agostando.

A la orilla del canal, la luz se cuela entre hileras de árboles que lo bordean alineados a la perfección. Éstos se reflejan en el agua para duplicar el espectáculo mientras los barcos navegan con toda la calma, o suben y bajan bajo los dictados de esclusas creadas hace más de trescientos años. Puentes de piedra se elevan sobre el agua para ofrecerte vistas de la zona, mientras un túnel vegetal que te cubre durante kilómetros enteros en los que ves pasar a tu lado campos de girasoles, trigo, maíz, olivos, viñedos y pequeños poblados. Así es viajar por el Canal de Midi en bici. Como sumergirte en una pintura al óleo.

<p”>Canal du Midi con barco

Desde que nació Abril, hace siete años, hemos salido de camping cada verano. Incluyendo el año en el que nació ella y el año en el que nació Amanda, que durmió en una tienda de campaña con menos de dos meses. Pero desde hace siete años teníamos ganas de volver a hacer una buena excursión en bici, ahora familiar: de esas  llamadas cicloturismo. El año pasado quisimos hacer el carrilet de Girona a Sant Feliu de Guíxols (uno de nuestros primeros viajes al llegar a España) pero finalmente no pudimos y este año estábamos pensando que ya nos había llegado la hora cuando comenzaron a hablarnos de la ciclovía del Canal du Midi. En seguida nos atrapó la idea.

Un poco de historia

El Canal du Midi se inauguró nada más y nada menos que en el año 1681 aunque era la materialización de un sueño de los gobernantes de la región desde siglos atrás. Como la navegación era fundamental para el comercio, deseaban disponer de una vía navegable entre el Atlántico y el Mediterráneo, que evitara el uso del estrecho de Gibraltar. Lo que se conoce como El Canal de dos mares (Canal des deux mers) está formada por el Canal de Garonne, que va de Burdeos a Toulouse, y el Canal du Midi, que nace en Toulouse y efectivamente acaba en el Mediterráneo, en Setè.

Al parecer, su llegada coincidió con la llegada de malos tiempos para la región y luego el ferrocarril le arruinó el negocio al canal, de manera que su uso se limitó antiguamente al transporte de pasajeros y de correo. Más de tres siglos después es muy apreciado por los aficionados a deslizarse sin motor sobre dos ruedas (o a veces tres): sus más de 240 kilómetros están bordeados, casi de punta a punta, por caminos planos, arbolados y perfectamente transitables en bici. Por muchos de estas vías paralelas al canal antes transitaban los caballos que tiraban de la carga flotante.

Para los amantes de la navegación (o los que tienen fantasías con este arte, pues no se requieren conocimientos previos) tiene otros encantos y otros obstáculos también: 63 esclusas ayudan a salvar las diferencias de nivel del terreno y actúan como elevadores hidráulicos para los barcos de turismo que lo surcan a velocidad de bostezo. 63 esclusas que son, además de un espectáculo de ingeniería y arte, un lugar agradable, sombreado y más amplio donde hacer un picnic, tal vez reponer agua o tomar un café, e incluso comer. La parada del ciclista cansado, sediento o hambriento.

El viaje en coche hasta Toulouse no es largo, el trayecto es fácil y con la cargo bike Bullitt las niñas viajan comodísimas (¡Gracias Okocicle!). Hay campings en toda la zona, que además son en general mucho más económicos que los de España. Parecía la ruta perfecta para iniciarnos en el cicloturismo familiar y a por ella fuimos, sin más meta que pasarlo bien durante la semana que teníamos de vacaciones. Pero eso lo contaré en las próximas entradas.

Si quieres saber cómo siguió la ruta, está atento al blog, que ahora vienen ocho días de viaje. ¿me sigues?


Te dejo los enlaces a las otras entradas de esta serie sobre nuestra ruta familiar por el Canal du Midi en bicicleta:


Y si quieres leer otros post del agosteo, pulsa aquí.

Recuerda: “agosteando” es una pequeña bitácora de nuestro mes favorito del año. También están agosteando desde Canarias Costurilla handmadeLa casa de la playa y Artepacja. No dejes de visitar sus blogs.

(Visited 824 times, 1 visits today)

13 comentarios de “Cuarteto en bici por el Canal du Midi (I)

  1. Pingback: Cuarteto en bici por el Canal du Midi (II) | La ecocosmopolita

  2. Marilyn Plessman dice:

    Me encanta este capìtulo del paseo por El Canal du Midi, es una maravilla de descripción, como suave, cristalina, puedo imaginarme perfectamente el trayecto y sentir incluso la brisa y el olor de los árboles, del río, de la naturaleza toda. Queda un deseo grande, de pasar uno también por esos sitios y esas experiencias.

  3. Pingback: Cuarteto en bici por el Canal du Midi (III) | La ecocosmopolita

  4. Alfredo Rivas Lairet dice:

    Hola Ive, ahora que ando en la onda de los caminos me encantó descubrir este. Lo consideraré para mis próximas vacaciones. además, después de leer tus crónicas del viaje se pone uno a soñar con un paseo como ese. Un beso. Alfredo.

  5. Pingback: Mamá en cargo bike | La ecocosmopolita

  6. Pingback: Sueño de una noche de verano (ecocosmopolita) | La ecocosmopolita

  7. Pingback: Nuestra ruta por campings de Francia con las niñas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *