El viaje. De ‘Residuo Cero. Comienza a restar desde casa’, el libro La Ecocosmopolita.

Libro Residuo cero comienza a restar desde casa de Yve Ramírez

En junio de 2019, pocas semanas después de Sant Jordi y el Día del libro, tuve el primer ejemplar de mi libro, Residuo Cero. Comienza a restar desde casa en mis manos.

El proceso de edición se alargó mucho más de lo esperado y mi libro sobre el movimiento residuo cero no pudo estar listo a tiempo para la gran fiesta editorial en su año de lanzamiento. Ahora, en el 2020, nos pilla en pleno confinamiento.

Me encantaría decirte que el libro está en versión digital pero no es así, al menos de momento.

Por eso, y para hacer nuestra propia celebración del Día del libro, hemos decidido publicar un abrebocas en el blog: el primer capítulo del libro Residuo Cero. Comienza a restar desde casa, titulado El viaje.

Realmente, habla de dos viajes. Comienza haciendo un viaje físico, el que me trajo de Caracas a Barcelona en el año 2001.Y continúa con un viaje interior, que aun estoy recorriendo, hacia una vida residuo cero.

Espero que lo disfrutes


El viaje

Mauricio y yo llegamos a Barcelona en agosto de 2001. Veníamos de Caracas.

En la Venezuela de entonces (igual que en la de hoy), reciclar tu basura era prácticamente imposible. La gasolina costaba menos que el agua y las distancias eran largas, así que nos movíamos sobre todo en coche. El agua y la electricidad también eran mucho más económicas que en España, así que las usábamos con cierta alegría.

De pronto nos vimos en Barcelona, con contenedores de reciclaje en la puerta de casa, con un presupuesto bastante limitado y un futuro prometedor pero incierto.

Rápidamente, cambiamos muchas cosas.

Separamos nuestros residuos desde el primer día sin dudarlo. Los amigos nos advirtieron sobre las facturas de luz, así que ahorrábamos electricidad a conciencia. De usar secadora para la ropa, pasamos a tender nuestra ropa al sol. Nos movíamos en bici o andando casi exclusivamente.

No había dinero para compras superfluas, así que desaparecieron. Pronto nos dimos cuenta de que vivíamos estupendamente con mucho menos que antes.

Éramos felices y, además, sentíamos que estábamos haciendo algo por el planeta, y eso también estaba genial.

Nuestro día a día entonces

Desayunábamos cereales («muy saludables», tipo muesli normalmente). Con su caja de cartón y su bolsa de plástico. Y un buen tazón de leche. Cada dos días tirábamos un brik vacío y abríamos el siguiente. Seguramente nos comíamos dos cajas de cereales a la semana como mónimo.

Yo bebía té, que compraba en el súper. Caja envuelta en plástico, con todas sus bolsitas y etiquetas bien alineadas.

Estaba haciendo prácticas en una editorial y a media mañana solía bajar a comprar alguna pasta y un café para llevar. En un vaso de cartón, plastificado, con tapa de plástico y removedor de plástico también. A veces me llevaba un yogur, envasado en plástico, claro. Por cierto, en la empresa ni se soñaba con reciclar los residuos que generábamos.

Comía en casa, bastante saludable. Muchos vegetales y frutas que comprábamos con sus bolsas transparentes para pesarlas, como todo el mundo. Y aunque intentábamos evitar las bolsas de asas, teníamos un cajón en casa lleno de ellas. Parecían tener vida y no parar de reproducirse. Pero bueno, esas las usábamos para tirar la basura, ¿no?

Y claro, éramos jóvenes y nos iba el dulce. Así que también comíamos nocilla a cucharadas, galletas, chocolates… Todo con plástico en algún lugar de su empaquetado.

Extremos, pero con plástico

Libro Residuo cero comienza a restar desde casa de Yve Ramírez

Teníamos una nena de dos años y comprábamos la mayor parte de los alimentos con sello ecológico. Intentábamos no usar bolsas para pesar la fruta (muchas veces nos traíamos la compra hasta en cajas de cartón de la tienda) pero como «es inevitable» que se te olvide llevar una bolsa de tela algún día, seguíamos teniendo un cajón con bolsas de plástico en la cocina.

Hacíamos grandes compras en una tienda de granel en el centro de Barcelona y lamentábamos no poder evitar las bolsas de plástico transparentes en las que nos servían nuestros granos, harinas y frutos secos. También hacíamos compras diarias en una tienda de alimentación ecológica del barrio: detergentes y cosmética ecológica, algunos granos y cereales de emergencia, galletas, leche vegetal (mucha), salsas que bien podrían venir en plástico… Comprábamos también tofu, hamburguesas vegetales y seitán para variar la dieta. Todo envasado al vacío, en pl.stico. Y procesado, aunque fuera bio y vegetal.

Aunque poco, comíamos carne y pollo, que comprábamos también envasados al vacío. Además, comprábamos algunas cosas del súper, que no habíamos logrado sustituir, todo envasado.

Yo ya usaba la copa menstrual casi exclusivamente.

En fin. éramos muy ecofriendly. Extremos para algunos amigos.

Pero aún producíamos muchos, muchos residuos.

Y llegamos al presente

Hoy somos cuatro en casa y producimos infinitamente menos basura. Compramos a granel casi todo. Buscamos tiendas donde nos pueda servir un obrador y vamos con nuestros propios envases.

Para la limpieza usamos dos o tres productos que no vienen envasados, son muy versátiles y mucho más respetuosos con el medio ambiente.

En mi nevera, ahora mismo, el único plástico desechable es del envoltorio de un queso que compramos en una emergencia de fin de semana. Un plástico totalmente evitable, pero aún no soy infalible y seguramente nunca lo seré. También hay un par de medicinas y un aceite de lino.
Nada más…

Preparamos pan, yogur y hasta alguna crema hidratante en casa. Y gastamos mucho menos dinero, tenemos una casa menos cargada de objetos y aparte de comida, compramos tan pocas cosas que a algunos les parecerá increíble.

Eso sí, no ha sido de la noche a la mañana. Ha sido un viaje. Es un viaje. Un viaje que comenzó hace muchos años, cuando empezamos a restar. El objetivo es cero y ahí no estamos. Aún nos despistamos a veces, no siempre llegamos a los acuerdos familiares que yo quisiera y la economía nos restringe ciertas cosas. Todavía veo en entre los residuos de casa cosas que sé que son evitables.

Así que aún no sé si llegaremos al Residuo Cero, pero estamos seguros de que el viaje vale la pena. Espero que el libro que ahora tienes en tus manos te brinde herramientas para que puedas trazar tu propia ruta, a tu medida, pero con la misma meta.


Fragmento del libro de Yve Ramírez, sido editado por Titilante Ediciones en 2019.Puedes comprar el libro Residuo Cero. Comienza a restar desde casa en librerías y en Usar y Reusar, nuestra tienda online. residuo cero.

Promoción especial
por Sant Jordi

Compra el libro Residuo Cero, Comienza a restar desde casa, de La Ecocosmopolita en nuestra tienda online Usar y Reusar, también en comfinamiento.

Recibirás un ejemplar firmado y dedicado por mí para quién tú quieras, con un 5% de descuento y libre de gastos de envío.

Y si estás en Barcelona, lo entregamos directamente, en bicicleta y con un protocolo de contacto cero.

Promoción disponible hasta el domingo 26 de abril.

Libro Residuo cero. Comienza a restar desde casa de Yve Ramírez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *