Los límites planetarios y el poder del lenguaje

Los límites planetarios. Pancarta Eco no EGO

Terrícola,

El sábado pasado Mau y yo cogimos las bicis para irnos al huerto de unos amigos en el Prat, a unos 30km de casa.

Al salir por la puerta, sentimos un golpe de aire caliente que era digno del peor día de verano, aunque era primavera aún. Fuimos directo al metro para acercarnos a nuestro destino porque no tuvimos el valor de pedalear como tantas veces.

No solo Barcelona estaba ardiendo. Fue el día más caluroso nunca registrado en España en cifras globales y en muchos lugares en particular, Barcelona incluida. En el Valle del Guadalquivir, en Andalucía, llegaron a los 40 grados Y un agravante es que las temperaturas mínimas registradas también fueron absurdamente cálidas.

Todo esto, coronando una semana sofocante.

Yo nunca había sentido el cambio climático de una forma tan clara, en mi propia piel, como durante la semana pasada.

Pero cuando sentía que empezaba a apoderarse de mí la angustia ambienta, me repetía una frase que dije la semana pasada en mis charlas TEDx (que,por cierto, espero poder compartirte pronto):

Es demasiado tarde para ser pesimista.

Simplemente, no tenemos tiempo que perder pensando que no hay nada que hacer. Nos toca hacer aquello que esté a nuestro alcance, sin darle más vueltas.


¿Te gustaría que te lea la carta? Escúchala aquí:


Icono la ecocosmopolita blog de vida sostenible 1

¿Sabes qué son los límites planetarios?

Hace unos días vi en Netflix un documental llamado Breaking Boundaries: The science of our planet, presentado por David Attenborough y Johan Rockström, que viene muy a cuento en estos días de calor de otro mundo.

Breaking Boundaries: The Science of Our Planet | Official Trailer | Netflix

En el documental, Rockström explica el concepto de los límite planetarios, que se refiere a las líneas de seguridad dentro de los cuales se sostiene la estabilidad que da lugar a la vida en la Tierra. 

La teoría parte de que la vida en la Tierra es posible gracias a una serie de sistemas y busca identificar los límites que romperían ese necesario equilibrio.

No para amenazarnos, ni para sembrar el miedo -aunque también lo hace- sino para marcar una hoja de ruta que nos permita poner fin a la crisis ambiental y asegurar un mañana a las niñas y niños de hoy. 

Esta gráfica resume muy bien estos límites y su situación actual:

Icono la ecocosmopolita blog de vida sostenible 2

El lenguaje importa, y mucho

Si quieres saber más sobre conceptos como los límites planetarios, la crisis climática o la justicia climática, puedes consultar el Reflexionario Ambiental de Modii. Como anécdota, en plena pandemia participé en el proceso colaborativo que le dio forma. Fue muy interesante.

Modii es una plataforma que nace de la convicción de que el lenguaje es una herramienta de cambio social. Tiene la vocación de ser una herramienta de comunicación inclusiva capaz de inspirar cambios culturales que tengan un impacto positivo en nuestras sociedades.

En su web encontrarás una serie de reflexionarios que conviene tener a mano para aquellos momentos en los que dudamos sobre la forma correcta de abordar ciertos temas o, simplemente, de dirigirnos a una audiencia con un lenguaje inclusivo en todos los sentidos. Entre otros, hay reflexionarios sobre discapacidad, diversidad sexual y de género, migración o salud sexual y reproductiva.

Además hay, por ejemplo, una guía de lenguaje no sexista y una guía para el uso del lenguaje en la comunicación ambiental, en la que se proponen prácticas para dar impulso a cambios de paradigma importantes. Por ejemplo:

  • Usar términos específicos como «conflicto socioambiental» para dar visibilidad a las múltiples vertientes de los problemas de origen ecológico.
  • poner las responsabilidades a quien corresponde. En lugar de decir: «Se deben reducir las emisiones de CO2» sería mejor decir: «las industrias deben reducir las emisiones de CO2».
  • evitar referirnos a la naturaleza como si fuera un recurso a nuestro servicio. Es decir, en lugar de hablar de «recursos naturales», nos piden que hablemos, por ejemplo, de «bienes naturales comunes».

En su cuenta de Instagram van compartiendo cápsulas muy interesantes sobre todos estos temas. ¡Te la recomiendo!

Icono la ecocosmopolita blog de vida sostenible 3

Bueno para el cerebro y para el planeta

Repasando la guía de contenidos de Modii eché de menos un apartado dedicado a la salud mental.
Y como el Alzheimer es la causa más común de demencia, esto me llevó a pensar en otro proyecto en el que he estado trabajando últimamente y con el que he aprendido muchísimo. Se trata de la Fundación Pasqual Maragall, una entidad líder a nivel mundial en la investigación y prevención del Alzheimer.

Entre otras cosas, he aprendido que la mayor parte de los casos de Alzheimer podrían evitarse con un cambio de hábitos, De hecho, casi uno de cada tres, lo que es muchísimo. Aquí puedes descargarte una guía de prevención del Alzheimer de la fundación.

Resulta que el Alzheimer comienza a gestarse en el cerebro unos 20 años antes de que aparezcan los primeros síntomas. Y cuando estos aparecen, los daños a nivel neuronal son ya muy severos y totalmente irreversibles. Hablamos de daños que puedes ver claramente en pruebas de imagen.

Sin embargo, mantener unos buenos hábitos como practicar ejercicio físico regularmente, mantener actividad cognitiva, cultivar relaciones sociales, dormir bien y seguir una dieta saludable puede reducir el riesgo de sufrir Alzheimer, así como enfermedades cardiovasculares.

Desde que leí esto, me he dedicado a explicárselo a cada persona con la que hablo.

Cosa curiosa, la mayoría de estos buenos hábitos, además, son positivos para el planeta y todas te hacen más feliz. (lo que es bueno para prevenir en Alzheimer). Lo que me recuerda que tengo que invitarte a la charla que daré el 8 de junio en la Biblioteca Central de Terrassa, sobre eso que llaman vida residuo cero.

Nos leemos en 15 días y nos vemos en el espejo.

Yve

Barcelona, 25 de marzo de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.