De camping sin plástico (y en autocaravana, también)

De camping sin plástico y en caravana también

Justo te vas de autocaravana en pleno julio.y de pronto te enteras del reto Julio sin Plástico o Plastic Free July. Y es cuando piensas en la cantidad de basura que generas en un día medio de vacaciones y te entra la risa nerviosa. “¡Esto del camping sin plástico no es para mí!”, te dices. 

Calma, my dear. El post de hoy viene para decirte que vivir “sin plástico” no es cosa de súper héroes. Sobre todo, porque tampoco es cosa de blanco o negro. Benditos sean los matices que le dan color a la vida.

Que hasta Patri y Fer, los mismísimos campeones de Vivir sin plástico,  quienes se propusieron (y fueron) muy radicales durante un buen período de tiempo, ya han decidido dejar de sufrir y reducir el plástico de un solo uso al mínimo posible para su propia realidad, sin sufrir por el que no pueden controlar. Para ellos, ese que no pueden controlar llega sobre todo en forma de regalo, pero tú, y sólo tú, puedes saber cuál es el plástico imposible de evitar en tu vida.

Dicho esto, comenzamos este post sobre cómo irte de camping sin plástico, con tres ideas claras: 

  1. Cuando hablamos del reto de un mes sin plástico, nos referimos a un mes sin plástico de un solo uso. Cuando te vas de camping, por ejemplo, muchas cosas son de plástico, comenzando por las tiendas de campaña. Pero muchas cosas las utilizaremos muchos años, así que se justifica el uso de un material duradero. El problema no es el material, es el uso de que s le da.
  2. Además, cuando decimos sin plástico, queremos decir con la menor cantidad de plástico posible para cada quien. Ten en cuenta que cuando nació el reto, los participantes compartían fotos del plástico que no podían evitar, que se daba por hecho que existía.
  3. Todo lo que logres en este mes, puede ser incorporado al resto de tu vida. Te prometo que cada vez será más fácil y natural.

Y ahora sí, vamos a lo que toca: algunos consejos para ayudarte a tener éxito en el reto de irte de camping o autocaravana sin plástico, ¡o lo más cercano a esto!

¿Y sabes que es bonito? Que cuando puse este post en mi calendario, no tenía claro que lo escribiría, justamente, desde Ecocamp Vinyols. Lo cierto es que todo lo que vas a leer lo he aplicado yo en este hermoso lugar, tal vez no siempre a la perfección, pero seguro que lo mejor que he podido. Porque de eso se trata: de hacer en cada momento lo mejor que podamos hacer.

Ahora mismo estoy en camping pero con comodidades “de lujo”, porque estamos alojados en un bungalow o caseta de madera, pero los consejos que te daré valen igualmente si estás de acampada, incluso con una nevera portátil y sin refrigeración.

Por otra parte, no soy una veterana en irme de vacaciones en caravana, pero lo he hecho alguna vez y también sé que lograr unas vacaciones en caravana sin plástico es aún más fácil. Así que toma nota, ya seas de estacionarte en un lugar con tu tienda, o de darle la vuelta al mundo instalada en tu caravana.

de caravana sin plástico
de caravana sin plástico

La planificación es la base

Es básico. No hay vida sin plástico sin un mínimo (y un poco más) de planificación. Igual en unos años nos encontramos (¡ojalá!) con que podemos comprar de todo sin envases allá donde vayamos. Pero de momento no estamos en ese punto ni de lejos, así que nos toca prever un poco lo que necesitaremos, para evitar sorpresas. Que las sorpresas e improvisaciones a menudo se traducen en residuos evitables.

Para mí, es básico prever desde casa (y mejor en forma de lista) estas cositas:

  • Un menú (en mi caso muy flexible) para cada día y consecuente lista de compras.
  • Enceres básicos de higiene personal y del hogar.
  • Reutilizables variados, como alternativa a todos los desechables previsibles y evitables.
  • Artículos para la acampada y ropa de toda la familia. (No me estoy yendo por las ramas. Ahora te explico por qué incluyo en este artículo este punto).

El menú de acampada sin plástico

Está claro que nuestra alimentación es uno de los aspectos de nuestras vidas que mayor cantidad de residuos genera. Un carro de compra promedio lleva más envases que alimentos, y la mayoría de esos envases son de plástico y acaban convertido en un residuo en muy poco tiempo.

Por eso he preparado una lista de ideas de comidas que son fáciles de preparar en un camping o en una caravana, incluso sin más que un pequeño fogón y con utensilios muy básicos.

Ideas de desayunos de camping (y aperitivos) saludables y sin plástico

  • Que no falte la fruta, que no hay nada más saludable y residuo cero en el mundo.
  • ¿Qué tal preparar en casa un pastel, unas galletas o unas magdalenas y traerlas listas para comer los primeros días?
  • Frutos secos y frutas deshidratadas le pondrán un toque de alegría y nutrición. 
  • Un muesli casero o comprado a granel, podrá ser un rico desayuno varias veces a la semana, junto a yogur (que con suerte podrás comprar a granel o en envase familiar) o simplemente, con fruta fresca.
  • Porridge de avena. Delicioso con las frutas deshidratadas y los frutos secos.
  • Pan, que ya acompañarás con queso o embutidos locales, mermelada que te has traído de casa, un poco de humus, tomate aceite y sal… Lo que acostumbres, siempre que lo preveas y lo tengas listo para disfrutar.
  • Té y hierbas para otras infusiones. Yo no voy a ninguna parte sin mi té verde comprado a granel y mi colador de acero. Si eres más de café, lleva contigo todo lo que necesites para prepararlo.

Comidas en autocaravana o camping residuo cero

  • Frutas y hortalizas frescas: Nada más residuo cero, sabroso, fresco y saludable que las frutas y hortalizas frescas. Es indispensable hacer una buena compra antes de instalarte. Compra más cantidad de las que aguantan mejor y, sobre todo si no tienes nevera, come entre el primer día y el segundo los que menos. Por ejemplo, la lechuga y esos melocotones en su punto. Si tienes un pueblo realmente cerca, lo mejor es ir comprando frescos día a día, o casi a diario.
  • Cereales y derivados: Indispensables para acomidas rápidas y contundentes. hay muchos de cocción rápida. Ya sea con un salteado de verduras (y proteína animal si la consumes), con verduritas frescas como ensalada, o con alguna salsa casera i hecha en casa Por ejemplo:
    • Arroz blanco. No hay más que decir, queda bien con todo. 
    • Quiona. No suelo comprar quinoa para el día a día, porque viene de lejos y su consumo puede tener un impacto negativo en origen, pero en camping es muy práctica porque es, con poco más, un alimento muy completo.
    • Macarrones u otra pasta corta. Suelo comprar la pasta en caja de cartón, porque aunque puedo conseguirla a granel, la que encuentro cerca de casa resulta bastante más cara. 
    • Couscous. Este, como el arroz y la quinoa, lo compro a granel en muchas tiendas. Más fácil de preparar, imposible.
  • Legumbres variadas: Suelo llevar una buena variedad en conservas cuando me voy de camping, y me ayudan a preparar comidas sin plástico, balanceadas y rápidas. Garbanzos, lentejas, alubias… Con un picadillo de hortalizas frescas, aceite de oliva, hierbas y un toque de limón, preparo una rica ensalada, nutritiva y fresca, en un ratito. Cuando cuento con que las temperaturas bajen, suelo llevar verduras deshidratadas en julianas, que compro a granel. Así puedo preparar, por ejemplo, unas sabrosas lentejas estofadas en un ratito, añadiendo algunas pocas verduras más. Ideal para calentar el cuerpo. 
    También son muy prácticas las lentejas amarillas peladas, que se hacen en un plis-plás. Pero esto no lo recomiendo para un viaje de esos en los que el calor es el que manda.
    Si las condiciones se prestan, como es en esta semana en la que me alojo en una casa de madera, me llevo un minipimmer o batidora de mano. Así puedo hacer algún un humus de legumbres y conseguir una comida ligera y muy rápida, con panes y crudités de verduras.
  • Condimentos y otros: Siempre llevo de casa una botella de aceite de oliva bueno, sal, miel o azúcar, pimienta, algún curri en polvo…

Higiene básica y minimalista

Opción 1: llevar un montón de botellas de plástico. Opción 2: llevar productos básicos, que valgan para distintos usos y lo más sólidos posibles para evitar o reducir los envases. partiendo de aquí van mis básicos de acampada para evitar el plástico.

Comsetica para una campada sin plástico
Sólidos, latas y esponjas vegetales. Grandes aliados para una acampara sin plástico.

Productos de higiene personal

  • Jabón de Marsella para cuerpo y manos y cualquier otra cosa que haya que lavar.
  • Champú sólido. En este viaje hemos descubierto que el Sabrina va de maravilla para todas, desde los rulos hermosos y rebeldes de Abril hasta el pelo liso perfecto de Amanda, incluidas mis canas, que pueden vivir unos días sin el champú Bereber para las canas.
  • Un aceite o manteca que te valga para cara y cuerpo. Yo prefiero usar manteca de karité porque tiene cero riesgo de derramarse (se mantiene sólida incluso a altas temperaturas), protege tanto del frío como del calor, y se lleva muy bien ya sea en la cara o en el cuerpo, e incluso para proteger e hidratar un poco el cabello. @florenciatl me comentaba por Instagram que ella usa aceite de coco y así también lo usa para cocinar. Lo mismo podría aplicarse al aceite de oliva.
  • Desodorante. Durante mucho tiempo llevaba solo un poco de bicarbonato de sodio de uso alimentario, que es muy fino, y también me servía como levadura química para hacer unas tortitas. Este año traemos un desodorante en lata, que es súper práctico porque ocupa poquísimo espacio y es el más higiénico para compartir en familia.
  • Copa menstrual. Si eres una persona menstruante, no hay nada más residuo cero, cómodo, ecológico e higiénico. Lávate las manos bien antes de cada cambio, lava a fondo con agua y jabón tu copa al menos una vez al día, y listo. En este post resolvemos todas tus dudas sobre el uso de la copa menstrual.

Con esto, tu cepillo dental, hilo, pasta de dientes habitual y un peine, podrías tener suficiente.

Para limpieza básica

Es importante traer los básicos, porque de lo contrario lo acabarás comprando y seguro que será con plástico.

  • Estropajo vegetal, trapos y bayetas sin plástico. Para lavar los platos, limpiar la mesa, solucionar cualquier desastre, sobre todo si vas con niñas y niños.
  • Jabón de Marsella (el mismo con el que te duchas) por si tienes que lavar algo de ropa o cualquier otra cosa.
  • Jabón lavaplatos comprado en tiendas de detergentes a granel o jabón sólido para vajillas. También podrías usar el jabón de Marsella pero es que la verdad se le da bastante mal quitar la grasa.

Reutilizables básicos para tus vacaciones sin plástico

Estos son los imprescindibles de mi familia cuando nos venimos al camping, ya sea en una caseta de madera o para dormir en tienda:

  • Botellas reutilizables: Nosotras, cuando estamos en Vinyols, dejamos en una botella en la nevera con unas hojitas de albahaca, menta o hierba Luisa. Es lo que mis hijas llaman “agua de Vinyols” y nos regala felicidad barata y sana como ninguna. Normalmente compramos antes de llegar un par de litros de zumo ecológico envasado en vidrio y, cuando se acaba, usamos esas botellas para el agua “de casa” o para preparar una infusión fresquita, por ejemplo, de hibiscus. Así vivimos tranquilamente sin refrescos (y sus azúcares añadidos).
    Y claro, también llevamos botellas de batalla para llevar con nosotras. Para esto son benditas las botellas térmicas, como la botella Runbott con cerámica en el interior (palabra de honor que aquí el agua sabe mejor que bebida del manantial) y o unas botellas más pequeñas, para que cada quien tenga la suya.
  • Tuppers y envases. Siempre me llevo al menos un par de recipientes con tapa fiable y de buen tamaño. Son muy útiles para guardar cualquier sobra de comida que has preparado, entre otras cosas. Por ejemplo, comprar unos trozos de queso del lugar, recoger frutas silvestres, llevarte algo preparado para un paseo y hasta comprar huevos. También llevo bolsas zip de silicona, que son súper prácticas para todos estos usos, no pesan nada y ocupan el espacio mínimo. Finalmente, aprovecho los botes de vidrio de conservas, que una vez consumidas me sirven de recipientes.
  • Bolsas reutilizables. De esto me hacen falta una cuantas para ir tranquila. Una grande y limpia, que sirva para comprar el pan. Varias de fruta y hortalizas, unas cuantas totebag para cuando tenga que hacer la compra y, para terminar, algunas bolsas de algodón pequeñas por si nos antojamos de unas pastas, un bocadillo o cualquier otra cosa preparada. En Usar y Reuasr tenemos una buena variedad de bolsas reutilizables disponibles.
  • Servilletas de tela y mantel o manta de picnic. Este año se me han olvidado las servilletas, y me da mucha rabia, pero simplemente no hemos usado. Suelo llevar un par de juegos cuando nos vamos de acampada, y siempre puedo lavarlas a mano si hace falta. Y sé que es una pijada, pero me gusta tener un un buen mantel o manteles de picnic. Si se me olvida, sé que lo echo de menos.

Repasa todo lo demás
y evita compras de emergencia

De verdad. Has una buena lista de todo lo que necesitaréis durante la acampada, porque muchas veces, los olvidos se traducirán en compras de cosas que en realidad ya tienes en casa, y eso quiere decir más residuos.

Entre mis imprescindibles están:

  • La tienda, aislantes o colchoneta y sacos de dormir si corresponde.
  • Al menos una olla y un sartén, salvo que estén disponibles en el destino.
  • Un par de cuchillos que corten bien. Uno pequeño y uno grande.
  • Platos y cubiertos para comer y tazas de acero.
  • Una tabla pequeña para cortar.
  • Ropa. También te recomiendo hacer una lista con calma antes de preparar las mochilas. Incluye siempre alguna alternativa de abrigo, porque es un clásico (sobre todo si vienes de una ciudad como Barcelona), subestimar los cambios de temperatura de la noche y acabar comprando un jersey o una chaqueta que no necesitas.
  • Botiquín elemental, previendo accidentes clásicos o algún malestar.
  • Linternas, si es posible con carga solar.
  • Cargadores para móviles.

Para terminar, siempre viajo con algo que me ayude a entretenerme un poco: acuarelas y una libreta para pintar, libros y juegos de mesa para compartir en familia.

Y bueno, seguro que la lista podría crecer mucho más, pero ahora mismo no se me ocurre qué. ¡Será por las ganas de ponerme el bañador y tirarme a la piscina! Porfa, si tienes más ideas, no dejes de compartirlas en los comentarios, que será un gustazo actualizar el post.

Esta entrada sobre cómo irnos de camping o en caravana sin plástico forma parte de la campaña Pasa del Plástico, que iniciamos con un montón de amigos activistas para ayudarte a vivir un julio sin plástico. Busca todos los contenidos por el hashtag #PasaDelPlástico.

4 comentarios de “De camping sin plástico (y en autocaravana, también)

  1. Patri dice:

    ¡Yve! Me ha sorprendido lo de la quinoa, en Andalucía se produce quinoa ecológica y nosotros la encontramos en nuestra tienda a granel. Pregunta que, si no la tienen, seguro que la pueden traer.

    ¡Qué envidia! Un abrazo :*

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *