Destinos para un turismo sostenible y también sensible en España (y más allá)

Planes de turismo sostenible en Irán

Este será el verano más raro de nuestras vidas, pero también el más deseado. Algunas no tenemos claro qué ni cuándo serán nuestras próximas vacaciones, ni qué haremos. Muchas personas hemos visto desaparecer nuestros planes originales y ahora buscamos inspiración para alguna escapada que se ajuste al panorama que vivimos y nos llene de oxígeno después de tantas semanas de confinamiento, aunque tengamos que seguir llevando mascarillas (reutilizables, claro).

Por otra parte, estos tiempos de coronavirus son durísimos -en muchos sentidos- para todos, pero especialmente para empresas del sector turístico. En este post en el que hablaba de coronavirus y medio ambiente, decía -entre otras cosas- que ojalá que esta crisis nos ayude a replantearnos muchas cosas.

Por ejemplo, la forma de entender el ocio y, por lo tanto, también la forma de viajar. Tenemos que lograr viajar de forma responsable y apoyar, también en nuestras vacaciones, a proyectos que se esfuercen por respetar, cuidar y ayudar a conservar los espacios naturales lo mejor posible.

En este escenario, he querido inaugurar el verano en el blog compartiendo algunas opciones de turismo sostenible, conectado con la naturaleza y con aire puro a chorros. Es mi humilde contribución con distintas iniciativas que vale la pena visitar, apoyar cuando más lo necesitan y, claro que sí, también disfrutar al máximo.

Y la ruta es…

  1. Ecocamp Vinyols, camping ecológico y familiar como pocos
  2. Montaña y silencio en Cal Calsot, Casa rural
  3. Tenerife, contraste y aventura
  4. El hierro, paraíso del turismo sostenible
  5. Sevilla, Tierra de Olivos

Bonus Track:

  1. ¿Turismo en Irán? ¡Yes!
  2. Destino final: Finlandia.

¡Comienza el viaje!

1. Ecocamp Vinyols, camping ecológico y familiar como pocos

Yo no puedo hablar de Turismo Sostenible en España sin hablar de mi camping favorito del mundo mundial, Ecocamp Vinyols. Un camping ecológico en el que niñas y niños recogen hortalizas y hierbas ecológicas del huerto y hasta aprenden a cocinar con ellas, alimentan y cuidan a animales de granja que se mueven con libertad por el lugar y corren a sus anchas entre olivos, ciruelos y nísperos.

Dora, una de las estrellas de Vinyols Camp

Para nosotros ir al camping ecológico Vinyols, en Tarragona, es ir al pueblo. Amamos este hermoso rincón y sobre todo, a las grandes personas que hay detrás de este lugar en el que nos sentimos en casa. Por cierto, del 11 al 19 de julio estaré por ahí. Ya confirmaré por las redes cuando haremos un encuentro para charlar sobre vida sostenible.

Antiguamente fue una granja familiar, y tras vivir su transformación a un proyecto agroecológico, decidieron compartir lo aprendido. Salta a la vista al visitarlo que esta es su razón de ser.

Lo que más fascina a la chiquillada es la gran fauna que alegra el lugar: gallinas, gallos, pollitos, patos, gansos, tres cerditas, una yegua, una poni y una burra, con las que conviven durante el día. Eso y los largos baños en la piscina, que está rodeada de césped, almendros, cerezos, plataneros y pinos: el lugar perfecto, también, para leer a la sombra.

El camping está tan cerca del pueblo de Vinyols, que puedes ir andando para comprar lo que necesites. Y en los alrededores hay mucho que descubrir, pero prefiero pedirle a Mr. Mauraco, mi compañero de aventuras, que te haga de guía, porque a mí eso se me da fatal. (Igual es hora de confesar que todos los contenidos de rutas del blog son más suyos que míos).

Hace tiempo que no paso por el Pantano de Riudenayes. Lo descubrí un día que madrugué, me calcé las zapatillas y arranqué a correr rumbo norte entre cultivos y pistas. Por supuesto, guiado por komoot, una aplicación que me vale para correr o para planear salidas en bici que se salen del trayecto habitual.

Como era ya verano fuerte de julio, no dude en remojarme cuando vi el agua. Tiene servicios de alquiler de material deportivo y recreativo durante estas épocas y el baño está permitido, pero que la falta de olas no te haga perder la precaución. Está muy cerca de Vinyols si utilizas el coche, y también puedes llegar en bicicleta usando las carreteras comarcales. (T-313/TV-3131).

También hay una red de senderos alrededor de Vynols, en la zona del Baix Camps, que pueden ser un reto para los más pequeños, sin sufrir con subidas o tramos técnicos. Se puede hacer con bicis tipo MTB o hibridas o a pie. Están muy bien señalizadas con indicaciones de distancia, lugar de destino y tiempo aproximado, aunque con niños (ya lo sabrás) este ultimo dato es mejor descartarlo.

Escoge momentos de poco calor o y no te excedas en kilometros, para que la vuelta no sea complicada por la falta de sombra. Jamás en las horas del mediodía si es verano. No hay fuentes de agua (excepto en algunos puntos donde se pasa por las poblaciones de la zona) y siempre hay que tener cuidado con los vehículos que circulan por estas vías, maquinas cosechadoras o tractores pequeños, que son parte de la fauna. Con suerte podrán ver liebres, caballos o algún pequeño erizo.

Ahora, sin dudas, el destino favorito de la familia es Playa el Torn, aunque no será la mejor opción para algunos. Agua cristalina. Cientos de metros de arena que nunca hemos visto llenarse de gente (ya te explicaré por qué). Un enorme pinar en la parte de atrás de la playa, que te permite relajarte del sol y colgar una hamaca para dejar pasar el tiempo.

Puedes acceder desde Hospitalet del Infant, justo donde se encuentra el Camping Cala d`Oques, dejar el coche y comenzar a caminar el enorme arenal.

Ah lo que no había comentado aún: es la playa Naturista más grande (en metros cuadrados) de Europa, según nos han dicho. Eso mismo mantiene el arenal libre de la masificación de otros lugares cercanos.

Hay grupos familiares y mucho público extranjero. Mucho respeto, por supuesto, y no hay necesidad de estar sin bañador, si es que te da pudor.

2. Montaña y silencio en Cal Calsot

Lidia y Marc, urbanitas de origen, decidieron un buen día que sus hijos debían crecer en un entorno natural. Eran (otros) tiempos de crisis, y eso los ayudó a lanzarse a la aventura de restaurar una masía del siglo XIX, en Montellà y convertirla en una casa rural de ensueño.

Planes de turismo sostenible- Cal Calsot
Cal Calsot. En medio del paraíso, pero ¡cuánto cuesta salir de estas camas!

No sé si será capaz de explicar lo bonita que es esta casa situada a 1160m. de altitud,, así que por favor, no dejes de visitar su web.

Las habitaciones compiten por vistas al Cadí o a los Pirineos y son tan amplias, que perfectamente puedes practicar yoga sobre su suelo de madera, radiante para calentar las estancias con ahorro energético en invierno.

Absolutamente cada cosa que ves en Cal Calsot es bella y sencilla. Nada es casual, nada sobra. Mención aparte para los tejidos de Teixidors, que están en toda la ropa de cama, mantelería y cortinas, y te maravillan en cada estancia.

La casa fue amorosamente restaurada siguiendo estrictos criterios de sostenibilidad y utilizando materiales nobles con el planeta y con las personas. Hay iluminación LED en toda la casa y paneles solares proporcionan energía para la calefacción y para el agua. Utilizan productos ecológicos, tanto como para la limpieza del lugar como en los productos de higiene personal de las habitaciones, que además ofrecen en botellas recargables.

Este invierno tuvimos el placer de ser sus invitados para dar una charla en la escuela rural Ridolaina sobre sostenibilidad. Fue una experiencia preciosa, por lo especial del lugar y porque Marc y Lídia son simplemente adorables.

Marc cocina deliciosos platos y juntos te los explican al detalle con una sonrisa: todo lo que comas en Can Calsot es de proximidad, casi todo ecológico, y cada ingrediente tiene su propia historia.

En fin, que estar en Cal Calsot es un masaje para todos los cinco sentidos: textiles que te acarician, comida exquisita que te atrapan primero por el olfato, el increíble silencio de la montaña y, oh, sí, unas vistas de muerte.

Este cuarteto aprovechó la visita para ir a hacer una excursión con raquetas de nieve en Arans, pero como esto va de verano, pedí a Lidia que nos contará sobre qué más podemos descubrir desde Cal Calsot.

Desde Cal Calsot Casa Rural podemos disfrutar de nuestro entorno más próximo, como el “Parc Natural Cadí-Moixeró”, y también de los preciosos y variados paisajes que nos ofrece la Cerdanya.

A nosotros nos gusta que la disfrutéis pausadamente, a pie, con un buen calzado y buena compañía. Desde el extenso valle, modelado por nuestros agricultores y ganaderos, hasta los picos más emblemáticos, pasando por cristalinos ríos y lagos, así como ancestrales bosques que nos susurran su sabiduría.

Uno de los emplazamientos más emblemáticos es el “Prat de Cadí”, que nos permite contemplar de cerca la imponente sierra el Cadí, una de las postales obligadas de nuestra comarca.

Al otro lado del valle, otro gran clásico que nos gusta recomendar son Els Llacs de la Pera, una bonita ascensión entre riachuelos y una cascada, que preceden a estos dos emblemáticos lagos. Una vez allí, los que estén más en forma, pueden ascender al pico de Perafita, colindante con Andorra, para disfrutar de unas vistas simplemente espectaculares.

Y muchos otros rincones, quizás menos populares, seguro menos transitados, que nos encantará y será un placer recomendaros, como un preciado secreto, en tu próxima visita a Cal Calsot!

3. Tenerife, contraste y aventura

Otro de mis destinos favoritos es Tenerife. Claro, que allá viven mi hermana y mis sobrinos tiene mucho que ver. Pero no le digas a ninguno de ellos que de cualquier forma amaría esta isla de clima amable todo el año, contrastes que parecen imposibles y tan lejana y cercana a la vez de mi querida Venezuela.

Planes de turismo sostenible- Vinyols Camp
En el charco de los Silos, como para paralizar el tiempo.

Está claro que tenerlos justamente ahí es simplemente ¡un lujo! Además, Adri, mejor conocida como Costurilla, habrá nacido en Caracas, pero es la mejor guía de la isla. Te lo aseguro.

Por eso le he pedido que ella misma nos dibuje unas pinceladas de lo que podemos descubrir en su isla de adopción. Mi bañador salta fuera del cajón al releer lo que nos trae Adri…

Tenerife es, por su diversidad, el destino con mayor numero de visitas de turismo de naturaleza, de las islas. El Parque Nacional el Teide (3.718 metros), es el primer parque nacional de España, el pico más alto del país y el protagonista absoluto de la red de senderos que cruzan la isla. Estos van desde la cumbre hasta la costa, invitando a descubrir una enorme variedad de ecosistemas y microclimas: paisajes volcánicos, bosques de laurisilva, barrancos cursados por agua e impresionantes acantilados y zonas intermareales, esculpidas por la lava y la fuerza del océano

Los amantes de las fauna cuentan con actividades guiadas como observación de aves y, desde luego, de cetáceos. Experiencias cargadas de contenido científico y cultural, siempre desde la preocupación por la preservación de las especies y su territorio.

Merece una mención especial la Reserva ecológica del macizo de Anaga: un reducto de flora y fauna endémica, donde disfrutar de la Tenerife más autentica. Perderse por sus caseríos, disfrutar en autentico queso de cabras felices y ver el sol caer entre islas es probablemente el mayor lujo de estas tierras.

Por si faltaba algo, los cielos de Canarias están declarados reserva Starlight y Tenerife es pionera en el turismo astronómico.

Dime que no quieres coger un avión ya para Tenerife. Si no sabes dónde quedarte, Adri me ha hablado de un nuevo proyecto llamado Family VIllas que irradia armonía. No es un espacio especialmente ecológico, pero conozco a Patricia, la impulsora del proyecto, y sé que de una forma u otra será algo transversal al proyecto. Es una apuesta por alejarse del modelo de turismo de masas, que ya es mucho. La otra gran apuesta es el apoyo a lo local, a través de la gastronomía y también a través de la cultura. Los artistas locales son invitados de honor en Family Villas.

Y ya antes de abandonar la isla, te dejo otra recomendación, en este caso de María Calvo, del Giroscopo Viajero, El equipo del Giróscopo, formado por María, Marcela, Iñigo, Itxaso y Aitor, recorre el mundo al tiempo que va incrementando su red de guías de viaje. Una de las motivaciones que les mueve son los proyectos de turismo sostenible y María nos trae un gran descubrimiento en este sentido.

En Fasnia (a 700 metros de altitud) y mirando al Atlántico, se producen frambuesas y moras ecológicas con sabor volcánico en la finca Aires del Apartadero. Es un proyecto de agroecoturismo creado por Lydia Domínguez, que le ha hecho merecedora del Premio a las Mujeres Emprendoras españolas, y que ha conseguido frutos rojos que se han adaptan a las mil maravillas en el clima y la altitud de las medianías.

Plantación de frambuesas en Fasnia

El trabajo apasionado y la apuesta de Lydia por el campo y los productos ecológicos de calidad es único: ofrece un producto local, que a penas se produce en las islas y que llega al consumidor en su grado de madurez ideal, tanto que sus frutos parecen golosinas.

Entre sus proyectos también está la elaboración de otros productos ecológicos con los excedentes de las fresas y frambuesas como mermeladas, galletas, bombones, frutos deshidratados, chutneys, … Para hacerlo piensa colaborar con otros agricultores locales y abrir una planta transformadora.

Puedes visitar la finca Aires del Apartadero y se puede conocer de cerca el trabajo de Lydia a. ¡Una gran idea para acercarte a la naturaleza!

4. El Hierro. La isla sostenible

Si hay algo que me pesa es no haber logrado visitar aun alguna de las otras islas canarias. Especialmente El Hierro, que es un ejemplo mundial de sostenibilidad. De allá, Adri me cuenta que ha escuchado hablar maravillas de CasArte, una residencia para artistas que en vacaciones se convierte en alojamiento turístico. Aunque no tiene especial foco en la sostenibilidad, promete. 

El Hierro. El paraíso del Turismo Sostenible (entre otras cosas)

¿Pero qué te puedo decir yo de una isla que no conzco.? Mejor te dejo de con Iñigo del Giróscopo, quien ha recorrido El Hierro en bicicleta, para envidia de muchos.

La isla canaria de El Hierro es uno de los destinos menos conocidos dentro de los archipiélagos españoles. Poco sabíamos de El Hierro, pero una vez más un destino nos encandiló desde el primer momento. Nos enamoramos hasta de las piedras y siempre que podemos, volvemos o soñamos con volver. EL Hierro es una maravilla geológica, un lugar paradisiaco para ir de vacaciones y pensar en vivir allí. Y si decimos esto, es que el lugar nos ha encantado.

A 40 minutos de Tenerife en la «guagua voladora» de los pequeños aviones ATR, El Hierro concentra verdaderos tesoros en la pequeña estrella de su superficie. Volcanes y coladas, mesetas, fondos marinos de extrema riqueza, bosques y praderas, delicias gastronómicas, y, sobre todo, una gente que acoge al viajero como uno más. Una isla internacional donde han recalado numerosos europeos y americanos, gente de las Canarias y el resto de España, buscando y, hallando, un paraíso cercano. La gente nos ayudo, nos >comprendió, nos habló y compartió con nosotros sus problemas, sus sueños y su paraíso. Los herreños son un atractivo más para visitar la isla.

Servicios turísticos de calidad, alojamientos rurales, oferta deportiva, cultural y gastronómica de primer nivel, hacen de El Hierro un diamante en bruto. Un diamante que brilla gracias a un desarrollo turístico controlado y regulado que ha impedido que se construyesen hoteles gigantescos y se destruyese un espacio rico pero frágil. No existe el turismo de masas en El Hierro y, por ello, el turismo funciona mejor.

Los destinos que nos gustan son los que tienen algo más que paisajes y descanso, playas y monumentos. Hay un aura, un sentimiento real que contagia al viajero y que lo funde con el lugar, haciendo que se transforme en un local más, distinto pero ya ganado para siempre.

Otra muestra del buen equilibrio entre desarrollo y regulación ha sido la Central Hidroéolica de Gorona del Viento, uno de los primeros ejemplos mundial de mix energético renovable. La producción combinada de energía eólica e hidroeléctrica de El Hierro, hace que la isla no necesite aportes exteriores de energías fósiles la mayor parte del tiempo. La central puede visitarse, con lo que El Hierro atrae no solo a buceadores y senderistas, a geólogos y ciclistas, sino también a personas interesadas en el desarrollo tecnológico y sus aplicaciones prácticas. Todo con un clima delicioso, una vegetación increíble, paisajes agrestes y suaves, decenas de microclimas, vinos, quesos y frutas tropicales…

¡Estamos deseando regresar a El Hierro!.

5. Sevilla, tierra de olivos

De las islas aquí vamos a dar un salto a Sevilla, otra vez guiadas por el Giroscopo Viajero, aunque esta vez serán Aitor y Marcela quienes irán al mando. Y es que yo en Sevilla solo estuve una vez, hace muchos años. y en plena Semana Santa. Nada ecológico estuvo aquello.

Planes de turismo sostenible- Sevilla
Planes de turismo sostenible- Sevilla

Me encantaría volver a viajar por el Sur, esta vez con las niñas, y mucho más después de leer lo que nos cuenta Aitor de la provincia de Sevilla, tan rica en historia, cultura, gastronomía y naturaleza.

En la provincia de Sevilla encontramos una propuesta de turismo sostenible que nos encanta. Se trata de Basilippo, un proyecto centrado en el oleturismo, que promueve la conservación y recuperación de los centenarios campos de olivos.

Es una basta área de olivares en la Campiña de Los Alcores (Carmona), provincia de Sevilla. En la preciosa hacienda del siglo XVIII se enseña a los visitantes a conocer el cultivo ecológico de aceitunas para la posterior producción de Aceites de Oliva Virgen Extra. Con una perspectiva en la que el respeto a la naturaleza es su máxima prioridad, han consolidado su oferta de cultivo y producción, abriendo las puertas para disfrutar de una jornada en armonía con la naturaleza. Iniciativas como la de Basilippo nos recuerdan que el turismo sostenible es una realidad, y es posible viajar causando la menor huella ecológica para el planeta.

La provincia de Sevilla cuenta, además, con pueblos históricos con huellas de íberos turdetanos, fenicios, romanos y musulmanes. Este mosaico de influencias y culturas ha sembrado un legado gastronómico, monumental y de costumbres que invita a recorrer la campiña y la sierra. Écija, Carmona, Alcalá de Guadaíra, Marchena, Santiponce y Osuna son solo una pequeña muestra para volver y volver…

Bonus Track: Para soñar con un turismo sostenible internacional

Como decía en la entrada, este año las vacaciones serán más que discretas para la mayoría -si es que hay suerte-. Al menos en mi círculo inmediato. Eso sí, cada minuto vivido fuera de casa espero que sea agradecido desde lo más profundo de todos los corazones.

Pero yo soy de las que no dejo de soñar. así que antes de terminar este post, te quiero dejar un bonus track. Dos destinos muy distintos para soñar con un turismo sostenible que se burle de las fronteras, los confinamientos y las desescaladas. Que este año tal vez no, pero el siguiente, ¿quién sabe?

¿Turismo en Irán? ¡Yes!

Yo sueño con viajar algún día a Irán. Llevo años escuchando las historias de mis queridos Ale y Farzín, impulsores de Caspian Trek, una empresa familiar dedicada al turismo sostenible desde 2008.

El proyecto surgió después de muchos años viviendo en la diáspora, con toda la nostalgia y desesperación por regresar a las raíces y, en palabras de Ale, como una explosión de luz y creatividad. La maravilla de foto de la cabecera, donde la protagonista es, por cierto, la liz, es de mi quiero Farzin, que además es un gran artista.

Planes de turismo sostenible en Irán
Esto, desde luego, no es en verano. ¡Pero es tan bello!

He aprovechado este post para pedirle a mi querida Ale, a quien no veo desde hace más años de lo que debería, que nos hable sobre Caspian Treck y sobre qué podemos esperar de un viaje que definitivamente se desmarca de los destinos frecuentes.

Farzin Maleki nació en un pueblo costero de Irán. A los 9 años pasó un tiempo en Inglaterra y cuando apenas comenzaba a hacer amigos, triunfó la revolución en Irán y regresó a su país natal. Al estallar la guerra contra Iraq, en 1980, tuvo que salir de nuevo, esta vez a un internado en Austria. Solo tenía 13 años. Continuo su periplo por el Reino Unido, donde se radicó, estudió medicina y se especializó en psiquiatría, que ejerció por algunos años. En el año 2000 nos casamos y juntos decidimos viajar a descubrir, de nuevo, su tierra. Era el año 2001.

Divorciado de su carrera y deseoso de aire fresco de montaña y naturaleza, tomamos la decisión de vivir entre su gente, con la ilusión de que Farzin pudiera viajar atrás en el tiempo y rencontrarse con lo perdido. Así fue como construímos Khoone Geli (Casa de Barro), en una finca de té que Farzin heredó de su abuelo paterno en las afueras de su pueblo, a 15 km del mar Caspio. Esa es ahora, sobre todo, su refugio y su identidad personal y colectiva, que compartimos con huéspedes de todas partes del mundo que logran conectar con lo que está más allá de sus rústicas paredes.

El proyecto turístico incluye paquetes a la medida para viajeros interesados en deportes de montaña y auténtica cultura persa, en cualquier parte de estas milenarias tierras. Farzin es pionero en treking por los valles remotos de las cordilleras de Alborz y Zagros de Irán.

La base de las excursiones es nuestra casa rural, Khoone Geli, que será también tu casa durante tu estadía y donde podrás deleitarte con una de las mejores gastronomías del país, preparada en casa con ingredientes ecológicos frescos y locales. Todo esto ahora también con atención personalizada en español, guías de habla hispana y ayuda para organizar tu viaje, a través de Irán por Libre.

Último destino: Finlandia

Este post podría acabar perfectamente con la idílicas imágenes de Irán que nos regalan Ale y Farzin, pero no he podido resistirme a una última propuesta del Giróscopo Viajero. Así, acabo esta ruta con una recomendación de Finlandia, un país que destaca por su modelo turístico sostenible.

Nuestro último guía será Iñigo…

Planes de turismo sostenible- finlandia

Finlandia destaca por su modelo turístico sostenible. Lo primero que nos sorprendió fue que no hay montañas gigantescas, ni cambios extremos de paisajes. Sin embargo el turismo es de calidad, respeta y se adapta a los finalandeses y rápidamente nos contagió de naturaleza y de intensos sentimientos. Lagos bosques, ríos y suaves colinas se suceden en un país ordenado y tranquilo.

Finlandia en invierno

En mitad de ese mosaico verde, azul y blanco aparecen algunas ciudades y pueblos. Uno no deja de disfrutar con la humildad de los locales, pero con un orgullo fuerte, que sin embargo, no expresan. Puede que eso es lo que más nos gustase, el que los finlandeses aprecien el país pero que no caigan en el chovinismo. Pero no todo son sentimientos, hay muchas cosas contantes y sonantes, que nos han dejado una huella que podemos mostrar.

Finlandia, reúne atractivos increíbles: una naturaleza magnífica y muy cuidada; monumentos, arquitectura, diseño, cultura y música; una gastronomía deliciosa y una gente mucho más cercana y habladora de lo que parece.

Las posibilidades para el deporte, la relajación, -en la omnipresente sauna- y el contacto con formas diferentes de ver la vida, son innumerables. Si van a Finlandia y no disfrutan de estas actividades que pueden parecer extremas, que pero que son realmente alucinantes, el viaje no será completo.

Atardecer en el verano de Finlandia

La calidad de su urbanismo nos enamoró, porque se adapta perfectamente a una naturaleza que nunca está lejos. Desde la arquitectura, hasta los transportes, pasando por las viviendas, todo se piensa en relación al bosque, los lagos, la luz y las estaciones. Los finlandeses aman la naturaleza, el silencio y los sabores intensos.

Educación, respeto, trabajo, esfuerzo, inversión y un consenso social han permitido que muchas de sus empresas sean punteras en la nueva economía. La de la tecnología, el urbanismo y la arquitectura; la de los bioplásticos y el reciclaje; el diseño de nuevos aparatos tecnológicos y rocesos que ahorran energía y recursos. La clave es que todo, o casi todo, está consensuado y aceptado. Y que se basa en el disfrute y el confort de los ciudadanos. Eso es la clave de su éxito, y lo que realmente les diferencia de muchos europeos.

Para nosotros Finlandia es un país donde pensar mucho en la sociedad, en mitad de una naturaleza casi vacía. Un viaje en todas las estaciones, para todos los viajeros que busquen algo más que una foto, para quienes busquen preguntas y respuestas.

De Helsinki a Laponia; de Carelia alas Islas Åland y el archipiélago de Turku; de Lahti, Tampere y Jyväskyla en la tierra de los lagos, hasta Vaasa, Pori y Oulu, que miran al Golfo de Botnia. En el verano sin noche con una cerveza artesana en la mano, y en el invierno del Kaamos, desnudos mirando al cielo donde bailan las Auroras Boreales, Finlandia nos espera siempre. ¡Y les prometemos que todo eso lo hicimos, y lo puedes hacer tú también!

No sé tú, pero yo estoy que me subo a un tren a buscar verde con urgencia después de este buen paseo. ¡Espero que hayas disfrutado de este viaje por destinos de turismo sostenible de ensueño! Sea porque alguno encaja en tus planes próximos o porque deseas viajar con la mente, para escapar de estos días de ¿desconfinamiento?

Que tengas un hermoso verano.

Un comentario de “Destinos para un turismo sostenible y también sensible en España (y más allá)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *