Mi ruta por Biocultura Barcelona 2019

biocultura barcelona 2019

Ya lo sabes, soy fiel a Biocultura. Con sus maravillas y con sus fallos. Que levante la mano quien no tenga algo por mejorar. Descubrir la feria, hace ya muchos años, fue para mi descubrirme parte de una tribu, y actualmente cada visita a la Blocultura es la oportunidad de encontrarme con amigos, de ver por dónde se mueve el mundillo, de conocer nuevas iniciativas y, ahora, también de compartir lo aprendido. La disfruto año a año y, sí, también. me encanta poder contarte un poco sobre lo recorrido en  la jornada. Este año este post llega con retraso porque, como sabrás si me sigues por las redes, por aquí no se ha parado de trabajar, entre charlas y talleres, la transformación de Usar y Reusar en una cooperativa de trabajo y más. Pero bueno, finalmente he logrado sentarme a acabar este artículo y aquí está,, mejor tarde que nunca, mi ruta personal por Biocultura 2019.

Residuo cero, presente

No recuerdo haber escuchado mencionar las palabras «residuo cero» en ediciones anteriores de Biocultura y este año, de pronto, ha sido una suerte de leitmotiv. Ya es obligatorio el uso de envases compostables en la restauración y, a partir de este año, el uso de vasos reutilizables. Aunque creo que a la gestión de residuos le falta mucho por mejorar, lo cierto es que en la programación estuvo muy presente el término residuo cero, algo que ya habíamos anticipado en nuestro post pre-Biocultura.
Y no lo digo solo por las muchas actividades sobre prevención de residuos, entre las que estuvo mi propia charla, y porque este año se comenzaban a ver bolsas para distintos tipos de compra, botellas novedosas, nuevas marcas de compresas de tela y más. En el mismo Palacio Sant Jordi en el que se celebraba la feria, tuve la oportunidad de participar en el programa de radio de Pilar Sampietro, Vida Verda, junto a Jennifer Berengueras de Next Step, para hablar sobre el problema de la basura y las posibles soluciones, como sus bolsas de tela de Jennifer y nuestra tienda online Usar y Reusar.. Te invito a escuchar el programa, porque la verdad escuchar cualquier edición de Vida Verda es un gustazo.

Vida verda – Biocultura Barcelona: Zero Waste + Casa Saludable

Sílvia-Ferrer Dalmau, habla sobre casa saludable. Mari Carmen Sáez, poetisa valenciana, nos presenta su libro, 42 Premio Marià Manent de poesía «Las horas Imprecisas». Jennifer Berengueras sigue la línea de Zero Waste con Next Step. Yve Ramírez presenta su página online Usar y Reusar (28:50′). Montse Escutia demuestra el avance natural en el mundo de la cosmética y los jabones para higiene. La directora de Biocultura Ángeles Parra hace un balance sobre esta edición y las claves del consumo ecológico actual..

Organic Mediterranean

Fue la marca de alimentación que me pareció más destacable. Ojo, no es que no haya muchas marcas de productos artesanos muy ricos y bien hechos, pero no podía pasar indiferente frente al stand de Organic Mediterránean, con su apuesta por usar envases «libres de plástico» y, sobre todo, decirlo en voz bien alta. Ahora, lo de «libre de plástico» es impreciso porque utilizan bioplásticos, es decir, plásticos obtenidos a partir de materia prima de origen vegetal. Por lo que vi, en el packaging utilizan sobre todo Natureflex(r), un bioplástico basado en celulosa, que es compostable incluso en compostadoras domésticas y degradable en el agua de mar, según algunas pruebas. Llamaba especialmente la atención la sal de río «libre de microplásticos», pero confieso que no indagué mucho más en el tema y ahora, cosa extraña, después de invertir en una feria como Biocultura, no  encuentro casi información sobre la marca.

Kurmi Kids

Es una marca familiar y artesanal de moda sostenible para niños. Ya me podría gustar solo por venir de Santa Cruz de Tenerife, como mi querida hermana Costurilla, aunque ahora Kurmi es un proyecto más bien nómada: ahora están pasando una temporada en Ibiza y luego estarán un tiempo en la península. Trabajan con tiradas cortas, usando telas con certificado Oeko Tex y, en muchos casos, con tejidos orgánicos. Sus prendas rebozan colores lindos y están diseñadas para garantizar la comodidad: ropa para correr, saltar y ensuciarse como debe hacer cualquier niño.

kurimi-kids biocultura 2019

TicTacToys

Juguetes de Lana. A primera vista tenemos unos mini juguetes, ideales para pequeñines, lindos, suaves y acariciables. ¡Pero espera a escuchar su historia! En palabras del creador de la marca, la producción de lana para la industria textil va desapareciendo gracias al crecimiento del uso de tejidos sintéticos (¡y que vivan las microfibras!). Así que la lana que proviene de la cría para alimentación básicamente se desecha o, en el mejor de los casos, se destina a uso industrial. Toma esta información como una cita no textual, pero lo cierto es que este proyecto recupera estos “residuos” de la cría de ovejas (que de otra forma se desperdiciaría) para convertirlos en juguetes naturales y libres de plásticos y aditivos. Nos ha encantado.

TIctac Toys, juguetes de Lana

Drapard Art

Una marca textil, artesanal, con raíces en el majestuoso Montseny y un proyecto social detrás: una cooperativa, aún en fase inicial, con vocación de ser un espacio de desarrollo personal y laboral para mujeres del mundo rural. Manoplas con lana de Ripoll, confeccionadas de forma natural, juegos de mesa de algodón estampados con tintes vegetales y usando hojas de la montaña, mantas de lana, jerseys hechos a mano, de nuevo con lana de proximidad, esponjas naturales con jabón…. Cositas muy variadas, hermosas y que irradian amor. Una delicia.

Drapard Montseny

Nardaya Ekogafas

Fue una alegría ver el stand de Nardaya. Yo me enamoré de la marca en San Sebastián en el verano pasado y mi amor por sus gafas solo creció al tropezarme con su stand en Biocultura. Detrás de Nardaya hay un artesano muy encantador, tiene muchos más modelos que los que puedes ver en la web (en Instagram hay mayor variedad), y, de verdad, hace un trabajo impecable (que desde luego no tiene comparación con las gafas de madera hechas en China que ahora vemos en muchos lugares). Ya los había mencionado en mi post sobre las gafas de madera de Moller y ahora que me hacen falta unas gafas oscuras porque las mías están imposibles de usar, no veo el momento de poder permitirme unas de su marca. ¡Es que son lo más!

Nardaya gafas de madera. Biocultura 2019

Blaugap. Ropa interior ecológica y sostenible

Se puede ser ecológico y ser sexi, claro que sí. Eso y mucho más. En Blaugap encontrarás alternativas de ropa interior seductoras y cómodas, además de ropa íntima para niñas y niños, para hacer deporte, para piel atópica, sensible u otras necesidades especiales, y para muchos estilos. Me gusta mucho esta tienda online por su variedad, porque cuando he coincidido con ellos en ferias siempre han sido toda amabilidad y porque tienen cosas realmente bonitas y especiales. Merecen mención especial las prendas deportivas de «polar» sin plástico. Cien por cien lana merino y seda.

Blaugap - moda sostenible

Maison Karité

Para terminar esta lista, una marca «de la casa», que no puedo dejar de mencionar. Maison Karité se ha convertido en la marca de cosmética de cabecera de nuestra tienda online Usar y Reusar. Carmen lleva años viajando a África -por el trabajo de su pareja en un comienzo- y adora su cultura y gente. En África conoció los beneficios de la manteca de karité y vio de cerca la forma en la que es obtenida por mujeres organizadas en cooperativas, mediante métodos ancestrales, a partir del fruto que cae a la tierra, aprovechando los recursos naturales sin causar impacto en la naturaleza. A partir de esta manteca sin refinar, de altísima calidad (que también ofrecen envasada directamente en una linda presentación en lata), Maison Karité produce en Barcelona productos específicos para distintas necesidades, como el bálsamo labial, un estupendo desodorante residuo cero o la manteca outdoor, con factor de protección 20. En la feria quedamos cautivadas por la crema facial «piel radiante», que ya está disponible en Usar y Reusar, junto a los otros productos de cosmética de Maison Karité.

 

En esta lista faltan infinidad de proyectos que están trabajando por ofrecer alternativas sostenibles, porque en Biocultura Barcelona este año había más de 700 expositores, así que este artículo solo habla del 1% de la muestra, pero bueno, en medio de todo ese enorme despliegue, estos son algunos de los que este año han llegado a mi libreta de notas, con ganas de ser compartidos en La Ecocosmopolita.

¿Tü has descubierto algún proyecto en Biocultura este año del que te apetezca hablarnos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *