¡Estamos de vacaciones! Atenderemos tu pedido a partir del próximo lunes, día 20 de agosto. Descartar

Tras las bambalinas de la industria ecológica con El Granero Integral

Granero Integral

El movimiento residuo cero ha comenzado a coger cada vez más fuerza entre la gente con más conciencia ambiental, y de pronto parece esperamos que todos los envases desaparezcan mágicamente de un día para el otro. Algo que en términos de residuos en nuestras casas sería genial pero ¿qué tanto conocemos la industria de la alimentación la mayoría de nosotros? ¿Sabemos qué se requiere para que realmente desaparezcan todos los envases? ¿Es realmente posible? Incluso, ¿es realmente recomendable?

Son preguntas que me hago a menudo sin saber la respuesta, pero tengo claro que no es tan sencillo. Por eso, cuando me contactaron desde El Granero Integral, una de las primeras marcas de alimentación ecológica de España. para pedirme un espacio en La Ecocosmopolita, les dije que me interesaría entrevistar a la Directora General, Sara Muñoz, para hablar de residuos, sostenibilidad y trazabilidad, desde una visión de empresa. Así que este es un post patrocinado pero con el espíritu Ecocosmopolita de siempre. Espero que nos ayude a vislumbrar un poco qué pasa del otro lado del envase e intentaré seguir trabajando más adelante en el tema para aprender un poco más sobre todo esto.

El Granero Integral tiene hoy un catálogo de más de 500 productos, que incluyen alimentación (desde cereales en grano hasta platos preparados), complementos alimenticios y cosmética eco, y es la marca líder de la empresa Biogran. En su web encontrarás, además, un montón de recetas, consejos de vida saludable y sostenible y más.

Aunque actualmente el grupo holandés de alimentación orgánica Wessanen es propietario del 100% de las acciones, Biogran asegura que su estructura de empresa familiar se mantiene intacta, aunque ahora más profesionalizada. De hecho, este carácter de empresa familiar, con una plantilla muy identificada con el proyecto, es una de las cosas que hacen que esta sea una empresa atractiva para inversores. Y, la verdad, a mí también me animó a realizar este artículo. Sara Muñoz es, además de Directora General de Biogran, la hija del fundador de la compañía, que recientemente cumplió 35 años de actividad.

Entrevista a Sara Muñoz, Directora General de Biogran

Cuéntanos, Sara, ¿Cómo nace Biogran?

Empezamos de forma muy modesta. Hace 35 años, mi padre, Isaías Muñoz, decidió comenzar a fabricar y envasar productos ecológicos e integrales que él necesitaba por motivos de salud y que no se encontraban en el mercado. Iniciamos nuestra actividad con una máquina de envasado pequeña y un espacio de poco más que 20m2. Nuestra evolución desde entonces ha sido constante, gracias al apoyo de nuestros clientes, consumidores y nuestro equipo humano.

Desde los años ochenta hasta hoy, el mercado ha cambiado mucho, y con él también ha cambiado El Granero Integral. ¿Cómo ha sido ese “viaje en el tiempo”? ¿Cómo ha madurado el mercado de la alimentación ecológica y cómo os habéis adaptado a estos cambios?

Es cierto que el mercado y El Granero han evolucionado mucho en estos 35 años de trayectoria. Inicialmente era un grupo pequeño de consumidores, comercializadores y fabricantes que estábamos concienciados y preocupados por una alimentación saludable y el cuidado del medio ambiente. Realmente era algo anecdótico. Afortunadamente ese grupo humano ha crecido durante estos últimos años, dando un gran salto estos últimos 7 años.

El Granero siempre ha intentado mejorar y prepararse siempre para el mañana, ya que siempre hemos creído que la alimentación ecológica era el futuro, a través y gracias al esfuerzo de nuestro equipo humano, que os lo que nos ha hecho llegar hasta aquí. A día de hoy somos una empresa competitiva que ha mejorado a lo largo de los años sus procesos productivos.

Hablando de “nuevos tiempos”, vivimos una crisis ambiental (cambio climático, contaminación de los espacios naturales, pérdida de biodiversidad….) que, en gran medida, es producto de los hábitos que hemos adquirido en los últimos años. Sobre todo, los hábitos en materia de alimentación. En tu opinión, ¿qué papel juega la industria de la alimentación ecológica frente a este panorama?

La industria de la alimentación ecológica debe ser coherente con los principios de la conservación de la naturaleza. Por eso, bajo el lema “Conectamos con la naturaleza”, nuestros proyectos para los próximos años se basan en tres pilares:

  • Ofrecer productos saludables tal como lo hace la naturaleza, ya que pensamos que un producto ecológico debe, además, ser sano. Por ello apostamos por la reducción de sal en nuestros productos, eliminación de azúcares añadidos o sustitución por endulzantes naturales más saludables que el azúcar refinado, reducir aún más el contenido de grasas saturadas, emplear grasas saludables en nuestros productos: oliva, girasol o coco, fundamentalmente. El aceite de palma decidimos eliminarlo de nuestros ingredientes hace años y, desde 2017 no hay ningún producto en nuestro surtido que lo contenga.
  • Ser tan eficientes como la naturaleza en la utilización de los recursos, reduciendo nuestras emisiones de carbono, utilizando energías renovables, apostando por una política de “desperdicio cero” y maximizando el reciclaje.
  • Cooperar con nuestro ecosistema mediante el aumento de los acuerdos directos con agricultores y aumentando nuestras materias primas de comercio justo. Asimismo, acudir siempre que sea posible a las materias primas de origen local.

Granero Integral

Efectivamente, es muy importante no separar lo que es saludable de lo que es sostenible. Por eso siempre digo que primero debe ir la sostenibilidad ambiental, que así la salud está garantizada. En cambio, cuando vamos en el sentido inverso, esta correspondencia no se da siempre tan claramente. Y hablando de sostenibilidad ambiental, como sabéis, en La Ecocosmopolita nos preocupamos especialmente por la reducción de residuos, y es uno de los temas preferidos de nuestros lectores.  Por eso nos preocupa ver la cantidad de residuos plásticos que se generan en la actualidad desde la alimentación. En este contexto, parece contradictorio envasar productos ecológicos en plástico y por eso muchos nos hemos volcado a comprar en las tiendas a granel, que cada día son más populares y por eso mismo ha tenido tanto éxito la campaña Desnuda la fruta en las redes sociales. ¿Habéis tomado alguna medida en este sentido? ¿Cómo buscáis mantener la coherencia?

La verdad que intentamos tener un balance ya que, al ser un producto ecológico sin conservantes y cultivado sin productos químicos, es muy importante tener un envase apropiado para garantiza su conservación y su seguridad alimentaria. Hace años fuimos unos de los primeros en usar bobinas de plásticos naturales biodegradables, pero interaccionaban con el producto poniendo en riesgo su conservación. Por eso, nuestra política se basa en no usar envases innecesarios, además de ser lo menos contaminantes posibles y, sobre todo, reciclables. Actualmente cada vez hay más avances disponibles en el mercado y nos mantenemos al tanto para encontrar las mejores alternativas ecológicas para envasar nuestros productos sin poner en riesgo su integridad.

Nuestros complementos alimenticios, por ejemplo, se envasan en vidrio, no sólo porque preserva mejor el producto, sino porque el vidrio es más fácil de reciclar que el plástico.

¿Pero realmente se puede decir que aplicáis alguna política residuo cero? ¿Qué medidas, relacionadas con el producto, se están tomando? 

La política de desperdicio cero implementada no está relacionada con los envases, sino que es una estrategia para reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos. Esto supone un control sobre las compras y un análisis de las ventas para elaborar solamente la cantidad necesaria de producto para satisfacer la demanda, evitando así que parte de lo que se produce acabe en la basura. Por ejemplo, cuando un producto está a punto de caducar, antes de que lo haga, lo donamos a distintas instituciones.

Por otra parta, y contestando más directamente a tu interés sobre el tema de productos sin envases, el año pasado comenzamos a ampliar nuestra gama de productos a granel, lo que ha supuesto una reducción en la cantidad de envases. Muchos herbolarios y supermercados ecológicos tienen tolvas para ofrecer el producto a granel, de forma que el cliente pueda llevar su propio envase de casa y de este modo, nosotros podemos ofrecerles productos adecuados para ello.

Y en otro orden de idas, también hemos implementado en casi todos los departamentos la política “sin papel”, reduciendo así nuestro consumo y evitando la deforestación.

EL_GRANERO_INTEGRAL1

El Granero Integral se enorgullece de usar materias primas de primera calidad para sus productos, háblanos un poco de esto.

La verdad que cuidamos mucho la calidad de nuestros productos porque creemos que es uno de los valores fundamentales de nuestra marca. Tenemos implantadas desde hace ya 7 siete años la certificación IFS (International Food Standard), son unas normas de seguridad alimentaria que nos ayudan a regirnos por unos estándares de calidad y seguridad alimentaria, además cuidamos mucho el origen de los alimentos.

Precisamente, algo que echo de menos al comprar productos envasados ecológicos es que muchas veces no hay información sobre el lugar de procedencia. ¿Hacéis algo en este sentido?

Creo que informar sobre el origen del producto es básico es un producto ecológico. Debemos ser coherentes y ser totalmente transparentes en el etiquetado. La ley obliga a indicar el origen del producto alimenticio y, cuando es un producto con varios ingredientes, el del ingrediente principal.

En el caso de nuestros productos, junto con el número de lote se imprime el origen también, ya que el origen de nuestras materias primas pueden variar de un lote a otro. En otros casos, el origen es siempre el mismo y, en ese caso, la etiqueta lo indica claramente.

Desde hace muchos años nuestra política de compras se rige en comprar todo local, europeo o siempre donde estimemos que el producto es de la mayor calidad. Por ejemplo, nuestro granos y legumbres son mayoritariamente de origen nacional, cultivadas desde hace años con acuerdos con agricultores locales muy cerca de nuestras instalaciones productivas en Castilla La Mancha y estos mismos granos son los que usamos para la molienda de nuestras propias harinas, miel y polen; nunca han tenido otro origen. En cambio, en el caso de la quinoa, para nosotros el mejor origen es Bolivia, y en el de la Cúrcuma es India, ya que son originarias de estos países y que creemos que es donde se dan las mejores condiciones.

Cuéntanos, para terminar, un poco de las novedades que están por venir en El Granero Integral.

Una de las novedades que ya se está implantando poco a poco es la eliminación de trazas de gluten, frutos secos y sésamo en nuestras tortitas. En breve, todas las variedades que no estén elaboradas con cereales con gluten, serán libres de gluten y de trazas del mismo, algo que nuestros consumidores llevan esperando mucho tiempo.

¡Y así termina esta entrevista que espero que te haya parecido muy interesante! También espero que, como a mí, te  haya dejado con muchas nuevas preguntas por hacer.

Palabra de Ecocosmopolita que seguiremos indagando en este camino en cuanto podamos, así que si quieres dejar tus preguntas, comentarios o impresiones, estaremos encantadas de leerte y responderte lo mejor que podamos ¡Hasta pronto!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *