Hablando de ‘vida residuo cero’ en Tenerife (entre otros chapuzones)

Tiburones costurllas

Hace una semana estaba llegando de Tenerife. Fue un viaje relámpago, intenso y muy esperado, en el que participé en un taller, una feria y una conferencia. También hubo espacio para mi hermana, mis sobrinos amados y nuevos y viejos amigos, además de un par de saltos al agua, buena dosis de sol, y largas conversaciones para arreglar el mundo.

La foto de arriba es de La Costurilla Handmade, por cierto. 🙂

Me invitaron desde la Feria Sostenible del FICMEC (Festival Internacional de Cine Medioambiental de Canarias) para dar una charla explicando qué es eso de la vida residuo cero y cómo podemos llevarlo a nuestras vidas. Me hubiera encantado darme un chapuzón en Garachico, que tiene unas piscinas naturales de infarto y llenarme el alma de buen cine medioambiental, pero fue un día nublado de muchísimo viento, algo nada aconsejable para el primero, y no tuve tiempo de lo segundo. ¡Por suerte los dos días anteriores habían tenido las cuotas de playa que acabas de ver! Eso sí, pude conocer a muchas personas encantadoras y hablar durante todo el día de cómo vivir de una forma más armoniosa con nuestro entorno.

La fiesta de la sostenibilidad en Garachico

La feria, que por segundo año organizaba Patricia Estévez de Singerela Kids (por favor no te pierdas las bellezas en algodón orgánico, con estampados propios, que hace Patri), tiene como eje central una selección de moda sostenible entre la que estaba mi hermana súper artista, Costurilla Handmade.

Adri llevaba sus bolsos hechos a mano, sus camisetas inspiradas en las largas horas que pasa en el mar y todas sus bellezuras que emanan imágenes dela isla y nos acercan a la riquísima y frágil fauna marina local. Y me propuso aprovechar la visita para llevar cositas lindas de nuestro proyecto de batalla residuo cero, Usar y Reusar. Así que fue una buena oportunidad de llevar alternativas a Canarias, donde a veces es más difícil conseguir ciertas cosas, y son más engorrosos (y costosos) los envíos.

También compartió espacio con nosotras Azahara. Tenerife y el surf cambiaron su vida, y de eso hablan las camisetas de Soul Azi, y lo hacen con el compromiso que podemos esperar de la trabajadora social que es. Las fuentes de sus diseños son del proyecto Homelessfonts de la Fundació Arrels. Es un proyecto fascinante, que rescata las caligrafías de los carteles de personas sin hogar, las convierte en fuentes únicas para el ordenador y las comercializa para recaudar fondos que se revierten en ayudar a estas mismas personas. Detrás de cada fuente, está el nombre, el rostro y la historia de una persona de carne y hueso.

Muy agradecida con el FICMEC y con Patricia porque me hayan ayudado a llevar nuestro mensaje de vida sostenible hasta tan lejos y, lo más importante, me hayan regalado unos días para disfrutar de mi trío adorado de sobrinos y darle a la lengua con Adri hasta morir de sueño. Y también porque, gracias a esta invitación, pude conocer otro proyecto en que la Adri la Costu está metida de cabeza desde hace ya un tiempo y, más aún, colaborar directamente con ellas. Hablo de Se te va la olla.

Se te va la olla por la cocina residuo cero

Antes de Costurilla, Adri es una cocinillas de alto nivel (desde que era una pequeñaja se lanzaba a los fogones cada vez que podía). Se te va la olla organiza tradicionalmente talleres de cocina sana para niños, y desde que entró la Costurilla-cocinilla en juego, también hacen talleres para adultos. Y tuvieron una idea magnífica: aprovechar mil viaje para que hiciéramos juntas un taller de cocina residuo cero. Es decir, un taller en el que prácticamente no necesitáramos nada envasado y que, al mismo tiempo, ayude a evitar otros alimentos que habitualmente compramos envasados. ¡Y lo logramos!

Entre todas reparamos un menú sencillo y vegano, con recetas que escogimos con mucho cuidado:

  • Una hamburguesa vegetal, con quinoa y lentejas caviar previamente cocidas para aportar proteínas, un salteado de verduritas y especias para dar sabor, y batata, harina de garbanzos y avena en copos para dar consistencia y amalgamar. A ver si te animas a experimentar con esta fórmula por tu cuenta (puedes sustituir las legumbres por las que prefieras), porque puedes preparar unas cuantas y hasta congelarlas, y es una alternativa magnífica a la carne, y también a las hamburguesas precocidas vegetarianas y otros inventos que siempre vienen en plástico.
  • Un delicioso y precioso pan de pita de remolacha. Tienes suerte, ¡la receta está en el enlace! Nada como hacer un pan sencillo y relativamente rápido en casa para ganar en calidad, sabor y, además, evitar residuos.
  • Un par de patés vegetales, para ayudarnos a sustituir los quesos y embutidos. Ya no sólo por los residuos que normalmente traen consigo, sino por muchas otras razones que nos deberían animar a veganizar nuestra vida. Concretamente preparamos un Muhammara, que es una crema de pimientos asados con nueces y un hummus con coco y curry. ¡Se me hace agua la boca!
  • De postre, una mousse de chocolate y aguacate, que esta ecocosmopolita descubrió gracias a una buena amiga y es una maravilla. Sin azúcares añadidos y sin lácteos.

Creo que sólo mencionar el menú ya da una idea de por dónde va el mensaje: aprender a preparar cosas sencillas en casa, utilizando casi exclusivamente ingredientes básicos de la despensa, naturales o poco procesados, puede tener un enorme impacto en la basura de casa  y, en general, en nuestra huella ambiental.

Imaginémonos la otra cara de la moneda:

  • Hamburguesas de carne compradas en el súper, que vienen en bandeja de porexpan con no sé cuántas capas de film, nada de esto reciclable. Por no hablar del origen de esa carne y su huella ambiental.
  • Pan tal vez comprado también en el súper, en bolsa plástica (seguramente no reciclable) y con conservantes y otros aditivos. Probablemente también con azúcar.
  • Salsas industriales, seguramente todas envasadas en plástico. Casi seguro que con conservantes, saborizantes, grasas trans y azúcar a montón.
  • Cualquier postre procesado industrial, seguramente en plástico, con mucha grasa y azúcar, entre otros aditivos.

Sí, estoy comparando con un escenario muy extremo, pero real para muchísimas familias, y creo que la comparación deja claro que un cambio de menú puede hacernos ganar por todos lados. Si puedes comprar los granos a granel, genial. Y si no, como nos sucedió para el taller, con un paquete de lentejas y quinoa puedes hacer un montón enorme de hamburguesas, además, por cuatro duros.

Así que después de cocinar, y mientras comíamos con un buen vino eco de la isla, charlamos un montón. Hablamos sobre la importancia de reducir los residuos en el hogar y cómo influye en ámbitos tan variados como el cambio climático y nuestra calidad de vida. Y también, sobre todo lo que podemos hacer para unirnos al movimiento residuo cero, que cada vez coge más auge, Desde cosas tal simples como ir siempre bien provista de bolsas de tela, intentar comprar a granel todo lo que sea posible, o al menos escoger opciones con menos empaque y menos contaminante (papel mejor que plástico, por ejemplo), hasta usar la copa menstrual, limpiar la casa de forma más natural (¿has visto la nueva sección de limpieza zero waste que inauguramos en Usar y Reusar? Conseguirás cosas básicas como bicarbonato de sodio por kilos o percarbonato de sodio, para quitar manchas de forma natural). Cositas que repasamos a fondo en este popurrí de consejos para una vida zero waste.

Por cierto, nos acogió en Veinte 04 Surf Café, un bar-cafetería ubicado frente a la playa, en El Médano. Y lo recomiendo porque es un lugar acogedor, con comida sencilla y saludable, y Homar, que nos atendió de maravilla, estuvo todo el tiempo atento y receptivo a lo que hablamos. Le dejé un reto: cambiar las pajitas plásticas por pajitas de acero inoxidable, ya que él no ve como alternativa eliminarlas del todo en algunas bebidas. Dejando semillita.

Para terminar, un sorteo

Hablando de semillita: si aún no te has enterado, te lo cuento: La Ecocosmopolita acaba de cumplir 4 años ¡y estamos de sorteo! Puedes participar contestando este pequeño cuestionario (es un sorteo para suscripores, así que si aún no lo eres, te podrás suscribir en el mismo enlace) o desde este post de Instagram.

Sorteo Ecocosmopolita

Y, nada, gracias por acompañarme por este viaje con vocación de residuo cero por Tenerifa y, sobre todo, ¡por haberme aguantado ya por cuatro años! 🙂

(Visited 154 times, 1 visits today)

4 comentarios de “Hablando de ‘vida residuo cero’ en Tenerife (entre otros chapuzones)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *