Todo sobre comprar a granel. Para ‘zero wasters’ novatos y expertos

Nuestras bolsas de tela para comprar a granel en modo zero waste, las reinas de Usar y Reusar

Muchas veces he recomendado comprar a granel, pero hace mucho que sé que a La Ecocosmopolita le hacía falta un buen post dedicado al tema. Uno que verdaderamente te ayude a reducir los residuos en casa, optimizar tus compras y, así, hacer tu vida un poco más responsable con el medio ambiente y zero waste.

Así que finalmente he desempolvado todas las notas que vengo acumulando hace mucho, para compartir contigo cómo ha sido mi propia experiencia en esto de comprar a granel y a la vez traer hasta tu pantalla algunos consejos de blogs amigos, que han ido publicando por el camino, y que no quiero que te pierdas por nada. Creo que el resultado es un post completito, inspirador y también útil. ¡No dejes de navegar por los enlaces que encontrarás en la ruta!

Será un post largo, pero lo estructuraré de la forma más clara posible para que puedas saltar a donde más te interesa si vas con prisas.

Y empezamos con una confidencia

¿Sabías que estuve a punto de tener una tienda a granel?

Sí. En el año 2009, Mr. EncargoBike y yo estuvimos a punto de convertirnos en propietarios una de las tiendas especializadas en alimentación ecológica más antiguas (entonces) de Barcelona. Era una tienda con el encanto de las de antes. Su especialidad eran las frutas y hortalizas, pero tenía su sección de granos y harinas a granel, y eso nos encantaba.

A última hora suspendimos el traspaso porque, aunque de que la tienda tenía más de una década en funcionamiento, no tenía licencia ni cumplía los requisitos para tenerla. Algo que no supimos hasta después de un par de meses esperando por el documento, y nos cayó como una jarra de agua fría. Podíamos habernos arriesgado, pero nos pareció que no valía la pena. Eso sí, en una vida paralela, tal vez te estamos esperando con delantales molones detrás de un mostrador. 🙂

Cuando empezamos a comprar a granel,
todo era muy distinto…

Me encanta comprar a granel, porque como dijo Marta de 2nd Funniest Thing en esta entrevista, es como muy vintage, y además es muy sensorial. Y porque comprar en una tienda de barrio que ha sobrevivido a la vorágine de las grandes superficies siempre es una forma de dar una patadita a esas corporaciones que tanto puntean al consumo responsable y la economía local.

Para mí la cosa empezó hace más de 10 años, cuando el panorama era muy distinto por aquí. Por suerte en Barcelona contábamos en Barcelona tiendas como Renobell o Casa Perris, que son todo un clásico y han sobrevivido durante décadas como un milagro. El problema era que a mí no me quedan precisamente de paso y no teníamos otras opciones.

Así que Mr. Encargobike y yo -en un comienzo sin la bici de carga- nos programábamos para dedicarle una mañana a la compra y que nos durara lo más posible. Volvíamos con las cestas de nuestras bicicletas tambaleantes, una colección de bolsas colgando de los manillares, una caja en cada portacarga, las mochilas como para romper la espalda a cualquiera y, cuando ya éramos padres, la nena casi de sombrero.

Las bolsas eran, como en casi todas partes entonces, de plástico, además de grandes y resistentes, para que aguantaran los tres kilos que comprábamos de cada cosa -porque no era una operación que pudiéramos hacer cada día. En esos tiempos no reflexionaba tan profundamente sobre el tema de residuos. Sin embargo, pensaba que estaría guay poder llevar mis propias bolsas o envases para ahorrarnos no solo la tinta y el exceso de packaging, sino también las bolsas.

Pero me parecían casi inevitables, porque había que hacer colas de media hora para que te atendieran, y desde luego, lo hacían a toda velocidad porque la gente seguía acumulándose. En medio de esa locura, no teníamos las agallas de romper la rutina para pedirles que tararan una balanza mientras rellenábamos nuestros propios botes o bolsas. Nos daba vergüenza hacerlo.

 

Una compra zero waste

 

Detengámonos en la vergüenza

Cuando compartí la foto anterior en Instagram con el texto que ves, me di cuenta por los comentarios de que la vergüenza es un freno para muchos.

Así que vamos a pensarlo bien. En aquellos días era más difícil detener la máquina para que te tararan la balanza. Pero, si volviera atrás en el tiempo, hablaría con ellos para encontrar juntos alguna opción (seguro que con un kit de bolsas de tela iguales la cosa no sería imposible). Y más en zonas como Barcelona, donde cada vez hay más tiendas a granel por aquello de que la vida zero waste está poniéndose de moda. De cualquier modo, aún hoy parece que nos cuesta.

¡Ay, esa tonta resistencia a los cambios que tenemos los humanos, cuando desde los griegos sabemos que lo único permanente, es el cambio! Como dice Brené Brown en el Ted Talk que encontrarás a continuación, la vergüenza es culpable de muchos comportamientos erróneos, y solo si nos enfrentamos a ella, podemos generar cambios positivos a nuestro alrededor.

Si no superamos la vergüenza, todo seguirá como ahora. Y no podemos permitirlo, porque el tiempo apremia.

De verdad, no te cortes.

Y no soy de ir mucho al supermercado, pero te digo que incluso si vas a la charcutería, la pescadería o la carnicería de un súper con tu envase, es muy poco probable que te vean mal. Que ya lo hemos probado, y es mucho  más sencillo de lo que parece. Como máximo les extrañará, pero de eso no vas a morir. Y el 99% de las veces les hará gracia.

Además, puedes confiar en que no importa si tu bolsa del pan tiene migas, si la de las verduras está manchada, o si tu bote no tiene el mejor aspecto. Cada quien está en lo suyo y nadie se va a parar a pensar en esas menudencias, te lo prometo. Sólo debes tener en mente una cosa: cada vez que haces un gesto de este tipo, además de ahorras recursos, dejas una marca en el camino para que otros te sigan.

Razones para comprar a granel

Podríamos dedicar tres y más posts sólo a esto, pero vamos a nombrar algunas:

  • Reducirá la cantidad de plástico y residuos en general que desechas. Y es la más importante para mi por muchos motivos que encontrarás en este post donde explico qué son y a qué se debe las llamadas islas de plástico, y en el otro donde te cuento cómo parte de ese plástico que va al mar, acaba en nuestra mesa. Recuerda que si seguimos desechando plásticos al ritmo actual, en el año 2050 habrá más plástico que peces (por peso) en el agua. ¿Quieres un ejemplo de lo que eso significa? Esta semana me encontré con una noticia que, tristemente, comienza a ser habitual: un ballenato varó y murió en Bergen, Noruega, por culpa de las 30 bolsas de plástico que encontraron en su interior.
  • Al permitirte comprar sólo lo que necesitas, también te ayudará a reducir el desperdicio alimentario en casa. Tú tienes el control.
  • Cada vez más súpermercados se suben al carro del granel, pero si escoges a los pequeños comercios, estarás apoyando el consumo local y dinamizando tu barrio. Si te informas del origen de los productos y das preferencia a los productos de proximidad, el efecto será aun mayor.
  • Ligado con el anterior, es mucho más fácil saber de dónde viene el arroz o las lentejas de una tienda a granel (si no está correctamente etiquetado, el dependiente debe saberlo exactamente), que saber de dónde vienen los productos empaquetados del súper.
  • Si compras a granel, salvo que te alimentes exclusivamente de chuches (que también se venden a granel aún), seguramente te estarás alimentando de forma más saludable.
  • Si escoges bien a dónde comprar, también podrás ahorrar dinero. Es cuestión de comparar precios, sin olvidar que no puedes comparar los precios de un pequeño comercio local que compra productos de proximidad, con los de una gran cadena que vende cereales producidos tal vez en la China.
Casa García, tienda para comprar a granel sin residuos
Casa García, en Calle del Clot, es otra de mis preferidas.

Mis trucos para comprar a granel sin residuos

Aunque no tiene mucha ciencia, si no estás acostumbrada a comprar en tiendas a granel, pueden “descolocarte” un poco. Aún hoy, cuando en algunas ciudades parece que te consigues una tienda de granel en cada esquina (yo en mi barrio tengo tres que me gustan, sólo de granos). O no te atreves a entrar, o no sabes cómo organizarte para lograr salir sin las benditas bolsas desechables. Para quitarle “miga al asunto”, te recomiendo que leas este post en el que Patri y Fer de Vivir sin plástico entrevistan a las personas que están detrás de algunas de las tiendas a granel más emblemáticas de España, en la que podrás ver que la mayoría empatizan totalmente con nuestros objetivos.

Y ahora sí, manos a la obra. Aquí están mis propios trucos básicos para comprar a granel, especialmente en tiendas de granos:

  • Para comenzar, ten claro que las bolsas biodegradables, compostables u oxodegradables no son una opción inocente. Representan un consumo de recursos (tierra de cultivo, energía, agua) y acabarán en la basura tras tal vez unos minutos de uso. Además, no hay constancia de que realmente se degradarán totalmente. En este post explicamos a fondo por qué los bioplásticos no son la solución.
  • Hazte de un juego de bolsas o botes del mismo peso, o dos medidas si acaso, que te facilitarán la tarea. La ventaja de las bolsas, es que si están vacías, puedes llevarlas contigo cada día sin que sean una molestia. Con un rotulador indeleble, marca tus bolsas o botes con su peso. Recuerda que si escoges las bolsas de Usar y Reusar, éstas traen su peso impreso en el reverso.
  • Al llegar a la tienda, comenta al dependiente que ya conoces el peso de tus contenedores y pregúntale si, igualmente, tendrá que pesarlos él. Aunque la bolsa marque el peso, algunos prefieren pesarla y “tarar” la balanza. Esto quiere decir que la balanza se pone a “cero” con el contenedor, de manera que cuando lo rellenes del producto que vas a pesar, sólo pesará el producto.
  • Si no hace falta tarar la balanza, has tu compra normalmente, paga y sal con tus productos zero waste. Si te dice que igualmente deberá tarar la máquina, para al siguiente paso:
  • Rellena tus bolsas o botes con los productos que deseas comprar y en la cantidad que necesitas, pero resérvate una bolsa o bote vacío para el final.
  • Pide al dependiente que te pese la bolsa que te queda vacía y tare la balanza.
  • Déjale que vaya pesando lo que ya has seleccionado, mientras tú rellenas tu bolsa con el último producto que vas a comprar.
  • Entrégale esta última bolsa, paga ¡y sal feliz con tu compra libre de residuos!

Bonus:

  • Para frutas y hortalizas grandes, normalmente no necesitarás bolsas. Puedes cogerlas en una cesta, colocarlas directamente en la balanza y de ahí, directo a tu totebag (y llevar varias bolsas grandes para tener más organizada la compra y, por ejemplo, no se te pierdan en el carro). Si hace falta, pon la pegatina con el peso en cualquier otro producto, en la bolsa de tela o ¡hasta en tu brazo! (sé de alguien que lo hace a menudo).
  • Si vas a comprar líquidos (por aquí ahora compramos vino, vermut y cerveza a granel), comprueba en casa cuál es la capacidad de tus botellas, porque esto normalmente no va por peso).
  • Si tienes donde comprar detergentes a granel, puedes usar botes de vidrio, alguna botella que tengas por casa reservada para tal fin, o pedir a tus vecinos que te guarden las que necesites. Y sí, puedes comprar detergentes a granel en tiendas como mi preferida de ahora, Sabons i Cosmètica Marilò, en Goccia Verde (que tiene tiendas por toda España), en Miaroma o en Safareig, que ahora tiene una campaña llamada “Apadrina un envase” que amo…

¿Aún le temes a las tiendas a granel?

Los tips que te acabo de dar no son más que un abrebocas muy simplificado. Pero si aún no ves clara la ruta, te tengo una buena noticia: Irene, del blog Recolectora ha publicado hace pocos días un post en el que reúne cinco recursos para perder el miedo a comprar a granel.

El post es muy bueno y te recomiendo leerlo completito. Repasa algunos contenidos propios, como aquel en el que nos recuerda que el movimiento zero waste es una forma guay de llamar a la forma de hacer las cosas de “toda la vida”. También recomienda nuestras bolsitas lindas de granel  y coincide en el asunto de que la vergüenza no nos puede frenar… Y destaco un par de contenidos que creo que son simplemente imprescindibles (¡incluso para veteranos!) de dos blogs que admiro profundamente, y que no podían dejar de estar aquí:

Mapa de tiendas a granel en España. Vivir sin plástico

¿Qué puedo decir de Patri y Fer? Con ellos ya hemos conversado sobre ese viaje a la vida sin plástico que realizan juntos. Son cercanos, apasionados, comprometidos y encantadores. Y ya sabes, se han currado el mapa que muchos queríamos hacer y el que a todos debemos consultar cuando no sabemos dónde comprar determinada cosa a granel. Cada vez es más rico y completo, gracia a la ayuda de la comunidad. Así que en él encontrarás tiendas donde comprar a granel para todos los gustos y por toda España. Y es un mapa colaborativo así que, si conoces alguna tienda que no está, ya sabes, a decírselo corriendo a Patri y Fer para la felicidad de todos. ¡Que compartir es vivir!

Guía básica y completa para comprar a granelGreen Sandra

Creo que no conozco una guía tan completa y práctica como la de Sandra sobre cómo comprar a granel. Recuerdo que cuando la publicó, estaba pensando en hacer algo parecido y simplemente lo dejé aparcado porque sabía que no podía hacer algo mejor. Encontrarás razones de sobras para escoger las tiendas a granel. También recomendaciones sobre cómo evitar residuos y sobre qué tipo de bolsas o envases usar para cada producto (el único defecto de este post ¡es que Sandra no veía el futuro y no  habló de las bolsitas de granel de Usar y Reusar!) 😉
Finalmente, también habla del tema de las taras, de cómo almacenar tu compra una vez en casa y aún algo más. ¡Corre a leerla ya mismo!

¿Te quedan dudas? ¿Hay algo que no ves claro? ¿Tienes algún consejo que podría hacer aún más fácil las compras a granel libres de residuos? Pues no dejes de contarme de qué se trata, por favor.

Y si te ha gustado este artículo y crees que puede ayudar a otros a reducir los residuos que producen a diario, te ruego que lo compartas como más te guste.

Además, aprovecho para decirte que viene en camino otro post con los mejores consejos para una vida zero waste, de la mano de otros grandes bloggers que me encanta tener de visita en casa. ¡Hasta el martes que viene!

 

(Visited 2.156 times, 1 visits today)

15 comentarios de “Todo sobre comprar a granel. Para ‘zero wasters’ novatos y expertos

  1. Yurena dice:

    Ainsss la vergüenza es lo que más nos limita. A mi al principio me daba vergüenza pedir que me hicieran la tara, hasta que me empezó a dar más vergüenza pagar más de lo que debía. Desde aquel entonces pido siempre la tara pero me encuentro muchísimas tiendas locales donde no saben hacer la tara en sus pesas, no tiendas a granel si no carnicerías, charcuterías, frutería… En esos casos le digo que me pesen el recipiente y después se lo descuenten al peso final antes de marcarlo. Los que se agobian más, me lo terminan pesando directamente y después me lo ponen en un recipiente o pesan y después me añaden más producto. Algo tan sencillo a veces lo hacen complicado simplemente por haber perdido costumbres tan bonitas como que la gente lleve sus propias bolsas y recipientes. Pero que nadie se corte, cuantos más se sumen a esta tendencia, antes se normalizará la compra a granel con nuestras propias bolsas.

    • Yve Ramírez dice:

      Yurena, me estás desmontando mi teoría de que es tan fñacil, jeje. Yo la verdad he tenido más suerte. Tenemos un súper junto a casa, del que tiramos en emergencias, y donde he de decir, nos tratan tan bien que casi lo saco del grupo de supermercados (nos sentimos como en tienda de barrio, lástima los productos…!). Y están acostumbrados a nuestras rarezas jeje. Lo cierto es que no taran la balanza. Ellos pesan sobre papel y luego nos colocan todo en nuestros envases. y en fruterías no pido que me taren nada, voy “a pelo” y creo que solo una vez me han dicho una tontería (y no volví). Y en granerías, un gusto siempre. Pero eso. Como sabemos que estamos haciendo las cosas bien, a saltarnos la vergüenza y a lo nuestro 😉 Un abrazo, y ¡gracias por la visita! 🙂

  2. Yurena dice:

    jajaja no no, yo refuerzo completamente lo que has escrito de que es muy fácil comprar a granel! Yo no he tenido problemas en tiendas a granel, y si lo he tenido, no he vuelto. Pero cuando compro en otras tiendas como carnicerías, pescaderías, etc, se me ha complicado más, aunque sólo hasta que me han conocido y saben como compro. Ahora es muy fácil para mi hacer la compra.

    • Yve Ramírez dice:

      Qué alivio jejeje. Has dicho algo importante, que no he dicho yo en el artículo: cuando vencemos la vergüenza, también educamos a los establecimientos en cierta forma. Al que venga después de ti, todo le será más fácil 😀

  3. Annalisa dice:

    Gracias por compartir toda esta información 🙂
    Aquí en mi barrio (La Sagrera) en más de una ocasión he visto a las personas ir de compras con sus propias bolsas y tuppers (sobre todo en la pescadería) y no me parece que nadie pase vergüenza! Yo también lo hago y estoy súper feliz de haber reducido el consumo de productos con embalaje. Si a veces aún compro algo con embalaje o utilizo bolsas de plástico es más por una mala gestión del tiempo en la vida de cada día 🙁

    • Yve Ramírez dice:

      Annalisa, entonces estamos cerca 🙂 Qué bueno lo que dices. Y sí, la vergüenza te dura hasta que lo haces la primera vez y te das cuenta de que todo estaba en tu cabeza. No hablemos de la mala gestión del tiempo, que es peor saboteadora que la misma vergüenza… De hecho, la idea de mis bolsitas me vino, justamente, porque antes lo hacía todo con botes y tupers y me costaba mucho más no fallar… ¡Un abrazo, gracias por contarnos tu experiencia!

  4. Sixta Kurt dice:

    ¡ Excellente post … te felicito Yve ! Mejor no se puede explicar lo que significa hacer “algo” en nuestra vida diaria para solucionar el gran problema de excesivos (y contaminantes) residuos en la sociedad de hoy en día. Lo que mas me gusta es que aquello se hace tendencia (Moda), una manera nada despreciable para que se muevan las cosas ….
    … Esto es gracias a personas como tu .. y felicito a tod@s que te siguen. Por mi parte confieso que no estoy haciendo gran cosa en este sentido … desde quedé viuda he dejado de ir al mercado (el Municipal), compro como y donde me va mas práctico … despues de leer todo lo que has contado haré un esfuerzo mayor en cambiar mis hábitos !

    • Yve Ramírez dice:

      Hola Dolores. La verdad es que lo propuesto en este artículo, no veo que pueda ser aplicado en una tienda online. Sin embargo, en caso de no disponer de una, esto peude ser una opción interesante: http://granel.cat/es/
      Y en general, a la hora de comprar en establecimientos, lo ideal es entonces comprar productos con la presentación de menor impacto Y hablo de menos empaque, básicamente, poniendo el énfasis en evitar el plástico. ¡Un abrazo!

  5. Ana Lorente dice:

    Hola Yve!
    Acabo de releer tu post por segunda vez, está genial! Y me he dado cuenta que en la primera foto tienes una plantita envuelta en papel, en vez de en esas macetas de plástico con las que se venden siempre. ¿Donde las compras así en Barcelona?

  6. Pingback: 6 alternativas al arroz y la pasta fáciles de preparar y nutritivas | Notas Naturales

  7. Pingback: VACACIONES RESIDUO CERO AUNQUE VAYAS DE CAMPING | Una Vida Simple

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *