¿Conoces tu huella de carbono?

Huella de carbono por regiones

A menudo escuchamos hablar sobre la huella de carbono, pero tal vez no sabemos a qué se refiere exactamente este término ni qué tenemos que ver con él, a pesar de que está relacionado con cada una de nuestras acciones.

Como el día de hoy, 28 de enero, ha sido declarado el Día mundial de la reducción de las emisiones de CO2 con el objetivo de crear consciencia entre la población sobre este problema del que no se escapa nadie, he decidido aprovechar la ocasión para hacer un repaso rapidito y claro de este concepto, y su relación con nuestras vidas. (La imagen de la cabecera representa las emisiones de CO2 antropogénicas per cápita (1950-2000).

Empecemos por el CO2

El CO2 o dióxido de carbono es uno de los gases imprescindibles para la vida en la tierra. En presencia de energía solar, las plantas sintetizan materia orgánica (que de forma directa o indirecta nos sirve de alimento al resto de los seres vivos) a partir del dióxido de carbono y del agua, y al mismo tiempo liberan el oxígeno que necesitamos todos los animales de la tierra. Sí. Eso lo vimos todos en el cole, y se llama fotosíntesis, pero no quiero lagunas. ¿vale?

El efecto invernadero y cómo se convierte en un problema

El efecto invernadero, por su parte, es un proceso totalmente natural y necesario para la vida terrestre, y se ve incluso en Venus y Marte. Consiste, por dar una explicación un poco caricaturizada, en que algunos gases presentes en la atmósfera terrestre retienen parte de la energía que la superficie de la tierra refleja al espacio. De este modo se regula, en principio, la temperatura terrestre.

El caso es que desde los tiempos de la Revolución industrial emitimos dióxido de carbono en cantidades mayores por la combustión de los combustibles fósiles. Como, paralelamente, hemos ido deforestando el planeta, además hay menos árboles absorbiendo CO2 y expulsando oxígeno. Al aumentar la cantidad de CO2 en el planeta, el efecto invernadero se ha agudizado y la consecuencia ha sido el calentamiento global, es decir, han subido las temperaturas medias de la Tierra. En este aumento del efecto invernadero también juegan un papel importante otros gases como los óxidos de nitrógeno y metano, y por este motivo todos ellos son conocidos como Gases de efecto invernadero.

¿Y qué es la huella de carbono?

La huella de carbono es la cantidad de CO2 que emite un individuo, un colectivo, un producto o un servicio a lo largo de su ciclo de vida, no importa si la emite de forma directa o indirecta.

Huella-de-carbonoLa huella de carbono de un producto nos da una idea de su coste ambiental y debe ser medida con alguna de las herramientas estandarizadas disponibles. En el caso de los productos, las organizaciones y las regiones, entra en juego el concepto de la compensación de la huella de carbono: se trata de acciones dirigidas a compensar la huella de carbono mediante, por ejemplo, la plantación de árboles en cantidades suficientes para la absorción de los gases emitidos o la aportación económica necesaria a una organización que se encarga de realizar acciones equivalentes, como es el caso de la fundación CeroCO2.

¿Y en el caso de las ciudades? Recuerdas el artículo anterior de este mismo blog, donde os contaba que Hamburgo busca revertir el calentamiento de la ciudad mediante una red que significará más verde y menos coches? La mejor forma de bajar la huella de carbono de una urbe.

Tu huella de carbono, como individuo, es el CO2 que se generará para satisfacer cada una de tus necesidades desde tu nacimiento hasta el día que digas adiós a este mundo: es decir, para la producción, transporte, desecho y descomposición de todo aquello que consumas en tu vida, tus traslados, el uso de energías en el hogar y un eterno etc. Es inmensa, sí, tu huella de carbono (que se mide en unidades de masa de CO2), y también es inmensa la mía y la de casi todos los habitantes de este planeta.

Cifras y sus desigualdades

Decimos casi todos porque también en cuanto a huella de carbono hay enormes desigualdades en el mundo. No tienes más que ver esta tabla de emisiones de CO2 per cápita según países (en toneladas métricas) proporcionada por el Centro de Análisis de Información sobre Dióxido de Carbono, de la División de Ciencias Ambientales del Laboratorio Nacional de Oak Ridge (Tennessee, Estados Unidos). En ella verás que, por ejemplo, mientras para Quatar se estiman 42,3 toneladas, para Estados Unidos se estiman 17,3  y para Burkinafaso, solo 0,1. Sin embargo, en este artículo del blog Proyecta educación vemos que el total de emisiones de Estados Unidos solo es superado por China. Aquí te dejo una gráfica interesante:

Huella de carbono per capita y total por países

Si estimas el planeta que habitas (¡y supongo que así es!), es importante que busques formas de reducir tu huella de carbono. No es difícil, sólo es cuestión de ponerse en ello. Puedes, bajar el impacto ambiental de tu vida desplazándote de una forma más ecológica, controlando tu consumo de energía en el hogar e incluso, contratando servicios de suministro de energía sostenible como Som energíaEnerPlus, GoiEner o Zencer. Además, consume preferiblemente productos con la menor huella ecológica: en esto lo más importante es la proximidad (pues evitas el gasto por transporte), evitar empaques siempre que sea posible (por ejemplo comprando a granel) y la forma de producción en sí misma.

Yo, de momento, me voy con mi bici. Nos vemos pronto de nuevo. Por cierto, ¿sabes que he estado como invitada en el blog Tataranietos?

Ecocosmopolita-en-brompton-con-peque

(Visited 843 times, 2 visits today)

2 comentarios de “¿Conoces tu huella de carbono?

  1. Pingback: Actualiza, o piérdete | Cooliflower ECOtendencia · Blog Ecología

  2. Pingback: Lactancia materna, la opción más eco-lógica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *