La otra cara de los lazos color rosa

El pasado 19 de octubre, Día mundial contra el cáncer de mama, mi muro de Facebook estaba bajo una avalancha de llamadas a compartir el famoso lazo rosa en apoyo a la causa. Como tantas otras veces, sentí cierta incomodidad, pero acabé compartiendo desde mi perfil personal una de las publicaciones después de cerciorarme de que no estaba relacionada con ninguna marca y porque venía de alguien querido que lo ha vivido muy de cerca en varias ocasiones.

Por la noche tuve una revelación. En la Noche temática de RTV3 transmitían un documental llamado Lazos rosas, S.L. que puso en palabras toda esa incomodidad. Y de esto voy a hablarte hoy, de un interesantísimo documental que denuncia el uso y abuso del famoso lazo rosa en estrategias de marketing, y que puedes ver aquí mismo:

Un lazo rosa y sin ética

En la mayoría de las campañas de recaudación de fondos para la “lucha contra el cáncer de mama”, se destina efectivamente a la causa mucho menos dinero que al marketing y la publicidad. El objetivo principal es comercial, y lo que se busca es captar precisamente a las mujeres y a la sensibilidad que tenemos frente a este tema.

Por dar un ejemplo, en el documental aparece una representante de Ford que habla sobre la campaña Warriors in pink (guerreras de rosa), de Mustang, y explica con toda tranquilidad cómo se apela a la pasión que despierta esta enfermedad para conectar con las mujeres afectadas y, claro está, con todo su entorno, que también sufre de sus estragos.

warriors-in-pink-mustangEn este programa manifiestan su enfado mujeres irritadas ante la imagen de un lazo que es atado a cualquier producto (seguramente pintado de rosa), con el único interés de venderlo, aunque sea a costa de sacar el jugo a un problema que nos toca a todos de manera directa o indirecta.

Las causas del cáncer de mamas son aún un misterio y está claro que en algunos casos hay un factor hereditario que tiene un enorme peso. Sin embargo, la enfermedad ha sido relacionada con el consumo de productos lácteos que contienen somatotropina bovina sintética (hormonas de crecimiento bovino), con el aluminio presente en desodorantes y otros cosméticos, con el uso de anticonceptivos orales, con la omnipresencia de substancias potencialmente tóxicas en todo lo que comemos, nos untamos y respiramos, y con causas ambientales, aunque la polémica en todos los casos siga viva. Por eso, muchas empresas utilizan la campaña del lazo rosa para lavar su imagen, afectada por estas vinculaciones, hayan sido probadas o no (y sin preocuparse por hacerlo).

pink-bucket-KFC

¿A dónde van los fondos recaudados por las campañas
de la lucha contra el cáncer mamario?

Muchas mujeres afectadas reclaman justamente que se invierta dinero en garantizar la seguridad de los productos que consumimos en lugar de hacerlo en campañas hipócritas que sólo benefician a las marcas.

En Lazos rosa S.L. se denuncia también la falta de coordinación entre las diversas instituciones dedicadas a la investigación del cáncer de mama, lo que se traduce en pérdida de dinero, de tiempo y, por lo tanto, de vidas.

Se habla de insuficientes estudios enfocados a identificar las posibles causas ambientales del cáncer de mamas (probablemente porque podrían afectar a poderosos intereses privados) y del enorme gasto realizado en estudios repetitivos que favorecen mucho a las farmacéuticas pero no reportan resultados con beneficios reales para las afectadas, pues pareciera que se conforman con reafirmar lo poco que ya se conoce sobre la enfermedad.

Las que no se identifican con el lazo

Con angustia, con rabia, con mucho miedo. En cuanto haya una mínima rendija por la que pueda salpicar el humor, haré lo posible por reírme de él y de mí misma. Pero aceptarlo como si fuera un pretendiente, una oferta de trabajo, un embarazo, un baile o un café, no. A eso no estoy dispuesta. No lo acepto. Lo aguanto, pero no lo acepto.

Mariela Michelena, Anoche soñé que tenía pechos.

Mariela Michelena, psicoanalista y escritora, se negó a decir “tengo cáncer pero no pasa nada”. Decidió que el cáncer lo viviría con furia, con rabia, también con mucho miedo y, además, sin disimular sus sentimientos. Se indignó con la exigencia colectiva de optimismo ante tal vez el peor momento de su vida. Su  libro Anoche soñé que tenía pechos es un diario de su enfermedad y mucho más, y defiende el derecho a enfrentar la enfermedad sin sonreír al vecino ni simular que todo está bien.

En el documental Lazos rosas, S.L. te encontrarás con mujeres que padecen o han padecido cáncer de mamas y que gritan a los cuatro vientos que no se trata de una enfermedad rosa. Mujeres que no desean mostrarse alegres frente a su realidad, pues atravesar por ese camino ha sido para ellas duro y cuesta arriba. Mujeres que sienten que un “osito de peluche de color rosa” no expresa nada de lo que ellas llevan por dentro.

Las que no se sienten guerreras

Me conmovió profundamente el testimonio de mujeres que se resisten al lenguaje bélico y masculino utilizado para comunicar una enfermedad de la mujer. Mujeres que no entienden la imagen de la batalla entre un ser humano y una enfermedad. ¿la vencedora sobrevive y quien no sobrevive ha “perdido la lucha”, ha sido “vencida”? Se niegan a llamarse “vencedoras, porque sienten que la única opción posible era someterse a un tratamiento que destructivo por naturaleza y frente al cual tampoco tenían defensa alguna.

En fin, se trata de un documental desgarrador pero también esclarecedor. Te invito a verlo entero y, también, a visitar la página del proyecto Think before you pink (algo así como “piensa antes de pasarte al rosa”), que se dedica a denunciar el uso de la imagen del cáncer de mamas con fines comerciales y que lucha por garantizar la transparencia de las campañas para recaudar fondos. Al mismo tiempo llama al colectivo a mirar con un ojo crítico las campañas de la llamada lucha contra el cáncer de mama.

Aunque los casos citados en el documental y en la página de Think before you pink son muy americanos, prácticamente todo lo que denuncian es perfectamente aplicable a cualquier país. No tienes más que googlear un poco para conseguir campañas muy semejantes a las mencionadas, pero aquí te dejo un post que reúne las más sonadas en España: Súmate al rosa contra el cáncer de mama.


¿Te ha parecido interesante este artículo? Recuerda que puedes suscribirte al blog para recibir los próximos artículos por e-mail.


9 comentarios de “La otra cara de los lazos color rosa

    • Yve - la ecocosmopolita dice:

      Flavia, realmente a veces tenemos la realidad frente a las narices y nos cuesta acabar de entenderla, ¿verdad? Y lo digo por mí misma.
      Aquí sólo traté de transmitir lo mejor que pude lo que muestra el documental. Ahora googlea la frase “lazo rosa” y te sorprenderá la cantidad de marketing asociado. Me alegra que te haya gustado ¡Un abrazo!

  1. mstr dice:

    excelente post. Me irrita toda esta doble moral, descarada por demás. Es un poco lo que pasa con el llamado “marketing verde”. Otras de esas palabras que como digo yo no pueden coexistir.

    • Yve - la ecocosmopolita dice:

      Es un tema especialmente sensible y, por lo tanto, especialmente lucrativo para las empresas. Apela al miedo de la mujer, y al mismo tiempo al de la pareja, de los hijos, de los padres… No es indiferente a nadie. Hoy compartí por el Facebook una publicación de Lucía Etxebarria del mismo día “de la lucha contra el cáncer de mamas” donde hablaba de la hipocrecía, en este caso política: “la Comunidad de Madrid que preside tu querido delfín Ignacio González, lleva siete meses sin realizar estas pruebas, lo que ha afectado a más de 30.000 mujeres.
      El cáncer de mama no se previene con lacitos rosas sino apoyando la sanidad pública, yendo a manifestaciones y difundiendo información.”

  2. Pingback: El top-5 de la Ecocosmopolita en el 2013 | La ecocosmopolita

  3. Esther dice:

    Cuanta razon! Me repatea que sea un lazo (que femenino, no??), que sea rosa, que parezca que tienes que ser “guerrera” si o si, las famosillas de siempre en la tele con el pañuelo en la cabeza (siempre guapísimas claro..). Me alegra saber que no solo yo pienso así.

    • Yve Ramírez dice:

      ¡Gracia a ti, Esther, por leerlo y por compartir estas palabras! Cuesta decir algo en contra de estas campañas, que tanta gente apoya con buena intención, pero sí, creo que muchos tenemos la misma sensación. ¡Un abrazo!

  4. Noemí dice:

    Coincido totalmente Yve. El mismo sistema que produce y fomenta las causas de esta enfermedad (y más) es el que nos lo quiere reducir todo a un lazo rosa y positivismo vacío, exigiendo además a la propia mujer que siga cumpliendo el canon de belleza establecido…
    No conocía este documental. Me lo guardo para verlo en breve.
    Gracias por tu espíritu crítico!

    • Yvelisse Ramírez dice:

      Gracias por compartir tu reflexión, Noemí. Es así tal cual. El tema de los cánones de belleza también es muy fuerte ¡Y no te pierdas el documental! Eso sí, prepárate porque hay partes que te van a revolver las entrañas de rabia. ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *