Cuando consumes, apuestas por un proyecto. Knowcosters

Knowcosters- consumo responsable

Hace algunos días, en una entrada anterior, decía que cuando compras algo, apuestas por un proyecto. Hoy voy a presentarte a una fundación llamada Knowcosters, que acabo de conocer, que nació en junio de 2013 y que pone el acento en esta misma idea: la compra de un producto refuerza a quien lo produce y, de este modo, apoya un determinado entorno económico y social. Por lo tanto, cuando compramos ayudamos a trazar el camino por el que se mueve el mundo. Cada compra es un voto.

Consume como piensas, es uno de los lema del movimiento iniciado por Knowcosters, que desafía a las empresas lowcost e invita a los consumidores a re-pensar sus opciones.

Productos lowcost = Salarios lowcost

Knowcosters parten de la idea de que todo producto tiene tres costes: uno obvio y dos ocultos:

  • El PVP: Ya lo sabes, el precio de venta al público.
  • El coste estado de bienestar: Hablan de las condiciones sociales y económicas de las personas implicadas en todo su ciclo de vida.
  • El coste planeta: Se refieren al impacto ambiental total del producto, desde su producción hasta su desecho.

Los llamados productos lowcost generalmente tienen una huella ecológica inmensa porque suelen provenir de países del tercer mundo, donde su producción es más económica, ya que son producidos en condiciones laborables totalmente injustas. Así, generalmente los productos lowcost producen con salarios lowcost, y no hay que ser muy visionario para entenderlo.

El justo valor en tres etiquetas

Una de las importantes luchas de este movimiento es que se implemente un triple etiquetaje que proporcione información al consumidor sobre los costes ocultos asociados al producto, y le permita tomar una decisión con total conocimiento de sus implicaciones en lugar de hacerlo a ciegas, como estamos acostumbrados.

La huella fiscal

Además del triple etiquetaje, Knowcosters tiene otra preocupación. Muchos sitios de venta online que consideramos locales, en realidad tributan fuera de nuestras fronteras. Y como los impuestos pagados por las empresas repercuten directamente en el desarrollo económico y social de un país, deberíamos poder exigir total transparencia.

Por eso Knowcosters defiende la aplicación de la Huella fiscal (HF): un distintivo que informa al consumidor sobre el país en el que la empresa paga sus impuestos. Así, un usuario de sitios de venta online puede saber a dónde va a parar el dinero que invierte y tomar las decisiones pertinentes. Cualquier empresa puede solicitar a la fundación su distintivo y lo recibirá de forma gratuita siempre que se cumpla con los requisitos.

¿Quieres ser un consumidor knowcoster? Pues sólo tienes que cumplir estas tres premisas:

  • Recuerda que cada compra que realizas es un voto a favor de un proyecto de sociedad.
  • Compra desde una verdadera libertad, cosa que sólo lograrás si lo haces con plena consciencia.
  • Infórmate siempre de lo que hay detrás de un producto y una marca.

Si cumples con estas tres normas y te conviertes en un consumidor knowcoster, apoyarás la producción local y sostenible,  ayudarás a proteger el entorno en el que vivimos, darás impulso al desarrollo de una sociedad más sustentables en todos los sentidos y, además, retirarás el apoyo a las empresas que siguen malas prácticas sociales, ambientales y fiscales.


¿quieres apoyar esta iniciativa? Entonces colabora con ella difundiéndola por las redes o apoya la campaña de crowfunding, que comenzará proximamente.

¿Quieres saber si eres un auténtico knowcoster? Entonces completa este sencillo test de 21 preguntas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.