Phonebloks ¿el fin de los móviles desechables?

Imagen de la campaña de Phoneblok en Thunderclap

Mientras todos los fabricantes de teléfonos móviles (y de toda clase electrónicos) se empeñan en diseñar productos casi desechables, un diseñador llamado Dave Hakkens emprendió una carrera en la dirección opuesta.

Cansado de escuchar es-más-caro-repararlo-que-comprarte-uno-nuevo y de la obsolescencia programada que tanto daño nos hace, Hakkens concibió el Phonebloks, un revolucionario teléfono móvil en el que cada elemento (procesador, memoria, batería, cámara, bluethooth, altavoces, etc) es independiente. Como si de un puzzle se tratara, los elementos encajan fácilmente en una base que los conecta entre sí, y que a su vez se conecta con la pantalla.

Si se daña a cámara o se rompe la pantalla, ambos elementos son fácilmente reemplazables. Si deseas aumentar la memoria del equipo, o si el procesador ya no te ofrece las prestaciones que  necesitas, sólo tienes que cambiar el bloque adecuado.

El objetivo del diseñador no es producir todos estos elementos por su cuenta. Sus aspiraciones van más lejos: conseguir implicar a las diversas compañías que están en el negocio de los teléfonos móviles (ya sea de forma directa o indirecta) para que se apunten al proyecto, y diseñen y fabriquen los componentes necesarios.

La idea es que puedas armar un teléfono a tu medida desde una tienda virtual, en la que puedas escoger los diferentes bloques, que se ajustan a lo que buscas, entre las marcas de tu preferencia.

Aquí lo explica el mismo Dave Hakkens.

Cómo apoyarlo 

NOTA DE ACTUALIZACIÓN: Esta campaña ya finalizó.

Con todo gusto abandonaría la manzanita y me compraría un phonebloks. Eso sí, no antes de que mi móvil decida despedirse de este mundo cruel, ¿qué sentido tendría entonces? Y para que esto sea posible, además de cuidar mucho el móvil que tengo (para dar más tiempo al teléfono en bloques), me uno al llamado de Hakkens.

Este diseñador idealista necesita que apoyemos su proyecto. Y no nos pide soporte económico, sino que le ayudemos a crear una red de seguidores de tales dimensiones que las compañías no puedan hacerse la vista gorda y pongan manos a la obra. Para ello ha creado una campaña en Thunderclap. El funcionamiento es, en resumen, éste: el creador del mensaje se propone obtener un número de seguidores y, si lo consigue antes de la fecha definida (en este caso el día 29 de octubre a las 10 am), Thunderclap difunde el mensaje de forma masiva y simultánea a través de las redes sociales de quienes han brindado su apoyo.

Básicamente he escrito este post de hoy para pedirte que te unes a esta inmensa plataforma, apoyada a fecha de hoy por 848.000 personas que deseamos que nuestro próximo teléfono móvil no acabe al poco tiempo en la basura (o en una cadena de reciclaje).

Escoge el motivo que prefieras:

  • Reducir la producción de desechos electrónicos (y la contaminación que ésta implica).
  • Ahorrar (seguramente será un teléfono caro, pero cuando quieras cambiarlo por una versión mejorada, sólo tendrás que cambiar un chip).
  • Diseñar un móvil a tu medida (con aquellos atributos que tú necesites).
  • Ayudar a poner punto final a la producción de productos electrónicos con fecha de caducidad implícita.

Y cuéntame qué opinas, ¿cuáles ventajas y desventajas ves en Phonebloks?, ¿tú también quieres un teléfono que dure?


Post relacionados:

 

7 comentarios de “Phonebloks ¿el fin de los móviles desechables?

  1. mstr dice:

    imagina las implicaciones de esto si se aplicara a los ordenadores, a los coches y en gran escala, por qué no, a maquinaria pesada, trenes, aviones… es una filosofía, más que un producto. Peter Joseph (Zeitgeist movies) habla de este tipo de tecnologías en algunas de sus propuestas. Contamos con la tecnología, si no se ha hecho es por simplemente el sistema de mercado… vaya m…

  2. Yve - la ecocosmopolita dice:

    Sí, él de momento ha apostado por los móviles pero tiene claro que es extrapolable, totalmente.
    ¡Gracias por la referencia, lo miraré! y gracias por comentar, como siempre 🙂

  3. Pingback: Rompe el paradigma y cambia de hábitos | La ecocosmopolita

  4. Pingback: El top-5 de la Ecocosmopolita en el 2013 | La ecocosmopolita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *