Adeu, Mercé.

fiesta de Mercè. Clotus y Melis, Gegants del Clot

Fiestas de la Mercè 2013 con los Gegants del Clot

Era septiembre del año 2001. Teníamos pocos días en Barcelona y, de pronto, estábamos en medio de una ciudad en fiesta. Las fiestas de la Mercè. Nunca habíamos visto algo así. En cualquier esquina podías tropezarte con un espectáculo de cualquier clase, talleres para niños, actividades deportivas o alguna muestra de las muchas tradiciones populares que se conservan en Cataluña.

Durante muchos años, Mauricio y yo le sacamos el jugo a los conciertos sin perdernos la diada castellera, el correfoc y la cercavila, entre otras cosas. Cuando nació Abril, nos olvidamos de los actos más multitudinarios y nocturnos, y aprovechamos el teatro callejero en La Ciutadella o en Montjuic y, claro está, seguimos persiguiendo gegants. El correfoc lo veíamos a lo lejos, hasta que la pequeña pedía casa.

Y un buen día, hace unos tres años, decidimos unirnos a la colla de gegants de nuestro barrio, el Clot, arropados por nuestra adorada Eva que siempre está dispuesta a hacer crecer la familia adoptiva. Para ella y para la Colla de Gegants del Clot va este breve post de hoy, que no es sobre ecología sino sobre el valor de las redes sociales, las verdaderas, dentro de una comunidad. Sobre las personas que, desinteresadamente, hacen posible que estas tradiciones culturales sigan llenas de vida. Sobre el placer de ver a toda la chiquillada festejando durante horas estos ritos que ellos transmitirán a los que vengan.

Xambanga de Gegants en las Fiestas de la Mercé

Celebro y aplaudo con una galería de fotos sencillas estas fiestas de la Mercè 2013, porque las hemos disfrutado especialmente, y de paso agradezco a toda la colla por permitirnos estar, una vez más, del lado de los que recibimos esas increíbles sonrisas. ¿Había dicho desinteresadamente?

Cercavilla: Roda el món i torna al Born

Solo una gran recomendación para terminar: Conoce las distintas agrupaciones de tu comunidad y busca una manera de apoyarlas.

Seguro que hay una a tu medida.

Un comentario de “Adeu, Mercé.

  1. Pingback: L’Ombeliqo de Barcelona | La ecocosmopolita

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *