¡Estamos de vacaciones! Atenderemos tu pedido a partir del próximo lunes, día 20 de agosto. Descartar

Compartir el coche y bajar la huella

¿Sabías que en España el 80% de los conductores viajan solos? De hecho hay 0,6 coches por cada habitante lo que quiere decir, evidentemente, que nos sobran unos cuantos. Si cada uno de esos conductores solitarios decidiera compartir el coche con dos o tres personas, muchas cosas cambiarían.

Vengo de una ciudad como Caracas, en la que “el carro” es rey y los atascos se han vuelto infernales así que, aún después de tantos años años, Barcelona me parece el paraíso en ese sentido: el transporte público funciona y puedes ir en bici a donde quieras y es una ciudad amable, con aceras hechas para caminar. Pero a pesar de todo esto, los atascos en las horas pico son importantes, la gasolina es muy costosa y hay más coches de los que necesita la ciudad. Y por eso, demasiadas personas pierden demasiado tiempo tras el volante, día tras día, al tiempo que contribuyen a agudizar el efecto invernadero y, de este modo, agravar el calentamiento global.

Fuente. Revista Qué! / Archivo.

Sin embargo, el coche sigue siendo una opción cómoda e ideal para trasladar objetos pesados, para llegar a ciertos lugares que no tienen fácil acceso en transporte público o para ciertos viajes en familia.

Nosotros, en los últimos 7 años siempre hemos tenido un coche de segunda mano compartido con algún amigo. Igualmente llega a pasar semanas sin moverse a pesar de que Mauricio, mi compañero de aventuras, trabaja a 22 km de casa. Cuando no comparte el trayecto con dos compañeros que viven más cerca de casa, se va en bici o corriendo por “los caminos verdes”. Para él es la oportunidad de hacer deporte en la naturaleza cada día. Es cuestión de buscar cómo darle la vuelta a las cosas. Claro que no todos somos tan frikis del deporte, así que está bien contar con alternativas al coche privado, cuando hace falta.

Carsharing: tener un coche sin tener un coche

Si el uso que le das a tu coche es ocasional, como debería ser, tal vez no tenga sentido tenerlo aparcado en un garaje. Y por eso nace el concepto del carsharing, que en España fue introducido por la empresa Avancar en el año 2005 y es uno de los primeros ejemplos de consumo colaborativo organizado que logró prosperar en nuestro país.

Los miles de socios de Avancar comparten una flota de coches, con diferentes planes de pago, que en todo caso tienes que revisar si cuadran con tus necesidades. El uso es sumamente sencillo y cómodo. El usuario simplemente debe darse de alta, recibir la tarjeta magnética por correo postal, reservar un coche (a escoger entre varios precios y modelos, lugares de recogida…), abrir el coche con la tarjeta, conducir y devolver el coche en el mismo aparcamiento en el que ha sido recogido. La gasolina está incluida. Las empresas Bluemove (Barcelona y Madrid) y Respiro, (Madrid y Palencia) funcionan con un esquema similar.

Para ir a buscar un armario, o una salida puntual fuera de la ciudad (y acompañado) el carsharing puede ser una excelente opción, pero para utilizarlo a diario o para un viaje largo, no lo creo, porque para viajar durante una semana puedes conseguir coches de alquiler por menos de la mitad de precio. Y esa sigue siendo una buena opción si no tienes coche privado y sólo quieres hacer un viaje. Eso sí, si lo que quieres es viajar a un lugar pero luego no necesitarás utilizar más coche, o tienes coche privado y tienes que hacer un largo viaje, solo o con tu pareja, hay otras opciones de uso compartido que pueden venirte como anillo al dedo.

Compartir el viaje

  • Blablacar: es una red social en la que los conductores que viajan con plazas desocupadas pueden conseguir compañeros para compartir el trayecto, reducir los gastos, tener con quién conversar (o no) y, sobre todo, reducir la huella de carbono de su recorrido. En casa ya lo hemos probado varias veces.

En Blablacar los usuarios tienen un perfil social en el que expresan sus preferencias de toda clase para que el trayecto sea más ameno y no haya conflictos por un cigarrillo o un género musical. El conductor define una ruta y la aplicación calcula los costes del viaje (está dirigido sobre todo a viajes de más de 150 km, aunque no tiene ninguna restricción real) y le proporciona un rango para ajustar el precio, porque la idea es sólo cubrir gastos y no generar beneficio.

Quien busca un conductor para su trayecto, puede solicitar el viaje o utilizar el práctico buscador para conseguir la mejor opción. Podrá ver, por ejemplo, la clasificación y el modelo del vehículo, el tamaño de equipaje permitido, la edad, la cantidad de viajes publicados, la antigüedad del conductor, y si está dispuesto a desviarse y hasta qué distancia.

Conductor y pasajero se encuentran a través del sistema, deciden que cumplen las condiciones básicas para lanzarse a la aventura juntos, quedan en un lugar concreto (con ayuda de un mapa interactivo que ofrece la aplicación) y se ponen a rodar generando la mitad del CO2 ¿o eran tres pasajeros? ¡Ah, eran 4!. …la cuarta parte del CO2, quería decir, del que hubieran generado viajando por separado.

En el perfil del usuario pueden estar certificados por la empresa el móvil, el e-mail y el perfil de Facebook. Incluso es posible saber cuántos amigos tiene el personaje en la súper popular red social, por si a alguien esto le dice algo.

Otras web para compartir

  • Amovens: Puedes optar por un coche compartido, alquilarlo a particulares o conseguir un coche nuevo por leasing. Permite realizar búsquedas por lugares de partida y destino, y es posible ofrecerse como conductor y como pasajero.
  • Compartir.org Es una red de municipios, empresas y organismos de todas partes del mundo, que permite buscar ofertas de coche compartido entre dos destinos. Puedes buscar pasajeros para tus trayectos o buscar conductores que busquen pasajeros. Está pensado para todo tipo de trayectos: desde viajes cotidianos al trabajo a la universidad, hasta viajes puntuales de largas distancias. Tiene la peculiaridad que calcula en CO2 generado y el coste por el trayecto, en solitario y según el número de pasajeros.
  • Carpoolworld es una red mundial, aunque por lo que he podido ver sólo tiene actividad real en Estados Unidos y Europa (menos que en Norteamérica). Sin embargo, es posible crear rutas en cualquier localidad, así que sólo es cuestión de ponerse a ello y correr la voz. La página está en inglés.
  • Compartocoche.com es un sitio muy simple y sencillo, donde se pueden ofrecer rutas con fechas abiertas o cerradas, y dispone de un buscador por rutas.
  • Drivy: Se trata de una plataforma peer-to-peer, es decir “entre pares”, que permite alquilar coches de particulares. Me parece genial, porque es una alternativa para sacar provecho a coches que probablemente están subutilizados.

 

LogoParking(day)-bcn¡Ah! hablando de los demasiados coches que tenemos, averigua si en tu localidad hay Park(ing) day y participa: por un día, las plazas de parking se convierten en áreas comunes, parques… En fin, espacios para las personas y no para los coches. Se celebra cada les de septiembre en muchas ciudades del mundo.


¿Acostumbras viajar en coche? ¿Y lo haces con compañía? ¿Y en qué condiciones utilizarías un coche compartido?


 

6 comentarios de “Compartir el coche y bajar la huella

  1. Pingback: Hamburgo sueña en color verde | La ecocosmopolita

  2. Maxi dice:

    Amovens para viajes largos es muy bueno. Yo suelo viajar de Madrid a Valencia y como decís agradezco que se puedan elegir preferencias como fumadores, mascotas, maletas, etc. y sobre todo son muy transparentes en los temas de seguridad. Me gusta el coche compartido!

    • Yve - la ecocosmopolita dice:

      Máxi, Realmente está muy bien poder tener claras las preferencias y expectativas de los viajeros. Y muchísimas gracias por el
      comentario. El artículo es mucho más útil con testimonios de usuarios. Un saludo ¡y bienvenido al blog!

  3. Pingback: ¿Cuánto CO2 emite tu vida? | La ecocosmopolita

  4. Pingback: Coche sostenible: Sólo si es MUY compartido, con energía renovable… | BlogSOStenible··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· – – – ··· «Otras» noticias, y «otra» forma de pensar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *