¿Y si el hielo desaparece del Ártico?

Aseguraría que cualquiera que esté leyendo estas líneas habrá oído hablar del deshielo del Ártico. Sin embargo, el Polo Norte nos queda muy lejos y a veces nos cuesta tener conciencia del efecto que sus problemas pueden tener en nuestras vidas aunque, como veremos hoy, no son intrascendentes.

La posibilidad de que el Ártico desaparezca por completo es hoy una realidad aceptada por la mayoría de los científicos y al paso actual podría ser cosa de tres de décadas. De hecho, en los últimos años se han derretido las tres cuartas partes del hielo flotante o banquisa del planeta: una media de 500.000 kilómetros cada diez años, que equivalen a la extensión de España.

Oso Polar en el Ártico. Imagen de Greenpeace

Por eso inicié hace algunas semanas una serie de artículos que hablan sobre las amenazas que acechan la región y sobre los 30 activistas de Greenpeace que pasaron entre dos y tres meses de sus vidas en prisión por hacernos saber que, en realidad, el Ártico es vital para el equilibrio del planeta. En el post de hoy haré un repaso de las principales consecuencias del deshielo del Ártico.

Los afectados por el deshielo del Ártico:

  • Los cuatro millones de personas que viven en la región. Si pierden su sustento tradicional, perderán su cultura milenaria. Es probable, aunque nadie pueda asegurarlo, que sean capaces de adaptarse a los cambios en la región y generar nuevos mecanismos de supervivencia pero es imposible que su cultura sobreviva al deshielo de los peores pronósticos. Te recomiendo leer el vínculo anterior y este articulo de El Mundo.
  • Una riquísima fauna. Incluye cetáceos y otras especies que sólo existen en ésta zona, como el oso polar, que ya tiene problemas para conseguir su alimento en el verano. ¿Cuánto durará en estas condiciones?
  • El clima mundial, que como ya hemos dicho en un post anterior, se ve afectado directamente por la temperatura del Ártico en particular y de los glaciares en general.
  • El nivel del mar, que aumenta tanto por el deshielo como porque el agua de los océanos, al calentarse, se dilata. Si el deshielo se agudiza, esta subida en el nivel del mar podría ocasionar muchos problemas en regiones costeras (como grandes inundaciones, aumento de la erosión y consecuentes alteraciones en sus ecosistemas). El mediterráneo aumentó su altura en unos 20 centímetros en los últimos 100 años y se espera que aumente unos 35 centímetros más a lo largo del siglo actual.
Imágen ficticia de Manhattan inundada por el deshielo.
Representación ficticia de Manhattan inundada por la desaparición de las grandes masas de hielo terrestre.

Colaboremos

No podemos quedarnos de brazos cruzados mientras observamos este desastre. Firma esta petición de que el Ártico sea declarado santuario natural, cambia tus hábitos siguiendo los consejos de esta entrada y sigue apoyando a los 30 jóvenes que están acusados de vandalismo y piratería por defender el Ártico y, con él, a todos nosotros. En este enlace encontrarás un artículo en el que Greenpeace propone 30 acciones para respaldarlos.


Actualización

A comienzos de diciembre del 2013 los 30 activistas de Greenpeace ya habían sido excarcelados y el 26 de diciembre comenzaban a recibir sus visados para volver finalmente a sus respectivos países. Sin embargo, la situación del Ártico no ha cambiado.


Te recomiendo leer este completo informe publicado por Greenpeace: El Ártico, la última frontera.

 

(Visited 1.168 times, 1 visits today)

15 comentarios de “¿Y si el hielo desaparece del Ártico?

  1. mstr dice:

    lamentablemente -en la línea de lo que comentas- la gente ve este problema como algo lejano, y no sólo en distancia, sino en el tiempo… se cree que la magia de la tecnología, el misterio de la ciencia, encontrará una solución ajena a nosotros y nuestras costumbres cotidianas…

    no se le da la importancia que tiene al tema. Esto es gravísimo, pero nuestros políticos, sus corruptos, las grandes empresas y los medios de comunicación se encargan de tener a la gente suficientemente ocupada para que tenga que encargarse de necesidades inmediatas, de lo urgente, sea ficticio (basura mediática, moda, etc.) o la verdadera necesidad de subsistencia (comida, medicamentos, vivienda, etc.), como para que este problema quede relegado a miseria, a nada, por más que mucha gente lo grite o insista en ello… hasta ahora la mayoría de las acciones son prácticamente fútiles… nos enteraremos de lo grave que es cuando el agua nos llegue al cuello (literalmente).

    • Yve - la ecocosmopolita dice:

      Mira, confieso que hasta en cierta forma a mí ha pasado lo mismo. Cuando comencé el blog no planeaba escribir sobre el Ártico (que no es nada cosmopolita) pero a lo largo de este camino por el que voy andando me doy cuenta de que es importante tomar consciencia del efecto que nuestros actos tienen en todo el entorno. Esta serie de artículos sobre el Ártico no son nada práctico (tal como suele ser la línea de La ecocosmopolita) pero espero que ayuden a hacer ver que es un problema del que formamos parte (por ejemplo, como consumidores) y que también nos llegará el “agua al cuello” (ya sea de una forma simbólica o literal) si entre todos no hacemos un esfuerzo por detener este proceso (cambiando nuestra forma de consumir, respaldando o fomentando acciones de protesta, etc.). De momento, todos a firmar para hacer el Ártico un santuario: http://www.savethearctic.org/es

      • mstr dice:

        con gusto… a mí me parece totalmente pertinente que la “ecocosmopolita” hable de este tema, pues nuestras costumbres de consumo en la ciudad son una de las cosas que más afectan en este tema, en la huella de carbono que afecta al ártico.

        así que ojalá sigas tratando estos temas y ojalá la gente participe más, porque para otras chorradas sí que comentan en el facebook. Yo igual, cansinamente me repito y digo que a la gente esto le sabe a “nabos” y que estamos condenados a una catástrofe, 10, 20, 50 u optimistamente 100 años, pero es seguro que por el camino que vamos, el colapso viene.

        • Yve - la ecocosmopolita dice:

          Desde luego, Marco. Es pertinente exactamente por lo que dices. En última instancia, nosotros consumimos todo aquello que se produce. Aunque sea de forma indirecta.
          Yo trato de no pensar en catástrofes si no en lo que puedo hacer de momento. Un abrazo.

  2. papidovella dice:

    No se suele comentar, Yve, pero una pérdida del hielo ártico, sostenida en el tiempo, podría llevar, aunque a primera vista parezca paradójico, a una nueva glaciación en el hemisferio norte. El proceso es complejo y quizás no se diera, pero la posibilidad está ahí y el posible daño es tan grande que no se puede ignorar alegremente. Recuerdos de Ernesto para Abril 🙂

    • Yve - la ecocosmopolita dice:

      ¡Bienvenido Papidovella! Pues me tocará ponerme a investigar, porque mira que he estado leyendo cosas y, efectivamente, eso no lo he conseguido aún. Si tienes algún artículo que recomendarme, será bien recibido 🙂
      Lo cierto es que no vendría nada bueno, ¿no? Y que vamos corriendo en esa dirección. Ya me contarás más en la puerta del cole un día de estos. Un abrazo a la familia y ¡muchísimas gracias por ese comentario tan interesante!

  3. Pingback: ¿Y si el hielo desaparece del Ártico? (Scoop.it!)

  4. Pingback: 56 días en prisión. #FreeTheArctic30 | La ecocosmopolita

  5. Pingback: Guía para actuar contra el cambio climático (ya)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *